Caos en la base evolutiva

Caos en la base evolutiva

Caos en la base evolutiva

En términos simples, y apelando a la Cosmogénesis griega, la deidad primigenia Caos (Khaos) era entendido como el vacío original en el medio de la nada.

De hecho, textualmente significa “vacío que ocupa una caverna”, vacío del que surgirán la Noche y el Destino (Nicte y Erebo respectivamente) para luego, gracias a la incidencia del Amor (Eros), dar lugar a Tierra (Gea), y de ésta llegar al Cielo (Urano). Este “desorden” primordial, inmaterial en sentido físico pero poseedor de la fuerza original, podríamos analogizarlo (con todo el respeto que se merece) a la conocida Teoría del Bing Bang, punto inicial de todo lo que conocemos, y de lo que aún se está por conocer.

Dando una rápida vista a los elementos que explican la Cosmogonía en las distintas religiones, culturas, civilizaciones, siempre podemos trazar una línea evolutiva de inicio a fin, que didácticamente nos muestra un camino de la nada al todo, del desorden al orden, de la dispersión a la concentración.

Hoy por hoy, y aún siendo eslabones de esta cadena, mantenemos un comportamiento aprehendido que pretende estar y mantener esta armonía, y que esperamos legar tal cual fuera un precioso tesoro fruto de nuestro esfuerzo íntimo.

Quizá la mirada aventurera, soñadora, llena de esperanza, no debiera revolotear tanto y mantener un poco los pies en la tierra, y dar cuenta que aún es bastante en lo que debemos esforzarnos como para ya pretender desligarnos y confiar en que nuestros futuros descendientes resolverán.

Aún me parece que hay mucho por hacer como para ya sentarnos a contemplar satisfechos lo poco que hemos hecho y crecido. Son muy breves los instantes en que sólo al girar la vista, no testifiquemos conductas que retroceden nuestro “crecimiento” social. Convivir con el irrespeto se ha vuelto tan normal, que de hecho nos sorprende dar cuenta de actitudes que lubrican el alma y la fe, acariciando el honor, abrazando la empatía, humanizándonos.

Vivimos tiempos difíciles, crisis de todo tipo y por doquier, profundos cuestionamientos que desgarran nuestra existencia, conflictos y discusiones a flor de piel, pero no es ésta la forma en que nos desarrollamos?? Es la historia ajena a tiempos difíciles?? Apelando a la memoria, aún la más breve, no siempre hemos estado sumidos en espirales cíclicas que dan cuenta de este devenir??

Sigamos soñando, sigamos echando mano a la creencia, a la fe, a la evolución, pero descartemos la absoluta mirada etérea en esto, sin esperar que las cosas simplemente se van a desarrollar de manera axiomática sino también aplicar pragmatismo a nuestra vida, hacer con tanta fuerza como el desear, en pequeñas cosas, pequeños gestos, de los que están a nuestro alcance, revitalizar el día a día, retocar la casualidad en virtud de la causalidad.

Desde temprano en la mañana, al despertar, incluso en los albores de la vida en si, ya somos artífices del cómo queremos terminar el día, independiente de las tareas o deberes que debamos cumplir, siempre hay espacio para hacerlo en el marco de una actitud positiva, o al menos equilibrada, para caminar más en rectitud, para pasar de la dispersión, para pasar del desorden, para pasar del caos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube