Reseña Capital un pecado con historia

Reseña Capital un pecado con historia

Reseña Capital un pecado con historia

Actualmente conocemos el formato de Pecados Capitales divididos en sus siete aspectos, sin embargo, antiguamente fueron ocho…se consideraba la Tristeza como una categoría de Pecado independiente a las que ya conocemos.

Y qué pasó con la Tristeza?? ocurre que la denominación de Tristeza era considerada como desgano, falta de interés y motivación, en resumen, el deseo interno de abdicar a la vida, carencia de voluntad en términos absolutos, lo que hoy cualquier Psicólogo/Psiquiatra hoy por hoy denomina como Depresión, y tratado químicamente con los famosos Anti-Depresivos, tema que merece una Nota aparte.

El asunto es que Tristeza reunía características redundantes con la Pereza, categoría que ya existía, por lo que ésta última la anexó. Análoga suerte sufrió la Vanagloria, o Glorificarse Vanamente (Vanidad), es decir, sin un real y auténtico sentido de Orgullo, por que también se anexó a una categoría que ya existía, el Orgullo, también denominado Soberbia.

Al mismo tiempo se generó la categoría de Envidia, que por si sola tenía condicionantes suficientes y distintas a la Avaricia, quedando finalmente Los Siete Pecados Capitales.

En términos de contexto histórico, y del Lenguaje solemne que se usaba en estos conceptos, claramente Ira, Lujuria, Pereza, Gula, Orgullo Avaricia y Envidia tenía un peso semántico grave, dueño de una pesadez que obligaba a bajar la mirada y desde ya sentir el peso de la culpa propia cuestionándose esta carencia de voluntarismo en el actuar diario.

Un dato casi pintoresco de este tema, es el hecho de coincidir la Cantidad de Pecados con la Cantidad de Días que tomo la Creación en ser tal, o los nombres que tiene el Diablo, que corresponde a cada uno de los Pecados.

Pudiera parecer que los Pecados presentan una escalabilidad, pero la verdad es que cada uno tiene un Peso Específico por si solo, y cualquier orden es meramente aleatorio, cualquier pretensión de querer uno frente a otro es meramente especulativo, digno de nuestro afán inherente por entregar un primer lugar.

Me recuerdo una historia muy antigua de un campesino al que una noche sin luna se le acercó el Señor de las Moscas (pintoresco nombre que se le da al Diablo) para acompañarlo en su camino. Obviamente algo había en esta sorpresiva compañía, y sin más, este tramposo personaje le ofreció ser presa de un Pecado Capital, pero no cualquiera, sino debía elegir entre Ira, Lujuria y Gula (siempre hay una trampa), a lo que el campesino rápidamente respondió Gula, asumiendo que Ira era el más grave de los tres, seguido de Lujuria, que comúnmente lleva al Adulterio (muy castigada por esos tiempos) y finalmente gula, que peligro pudiera representar comer incansablemente?? asumió el campesino y así, después de menudo banquete más allá de la saciedad, y un consumo de alcohol que limitaba la inconsciencia absoluta, este campesino emprendió rumbo a su casa. tal era el nivel de embriaguez y saciedad que la razón ya no estaba entre sus pertenencias.

Al llegar a casa equivocó rumbo y entró al cuarto de su hermana, la que dormía plácidamente y que nada pudo hacer frente a este hombre fuera de si que se abalanzó sobre ella para desahogar sus instintos más básicos…poco y nada pudo hacer la pobre muchacha para evitar la embestida de su hermano, salvo musitar una especie de alarido que fue escuchado por su Padre de la pieza contigua, que inmediatamente fue en auxilio de su hija premunido sólo de un cuchillo sacado de la cocina. testigo de esta dantesca escena, el padre las emprendió contra su hijo, el que sin mucho esfuerzo lo despojó del arma que portaba y sin mediar razonamiento alguno, blandió en lo más profundo del pecho de su progenitor, matándolo instantáneamente…en ese instante se develó su inconsciencia, como ver la luz al salir del túnel, entre los gritos de desesperación de su Hermana y Madre…fue así como un alma inocente cayó presa del Señor Maligno, que no dudó un instante del macabro fin y del preciado botín que consigo se llevaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube