CyberDay el placebo del comprador compulsivo

CyberDay el placebo del comprador compulsivo

El consumo exacerbado es una de las característica de los tiempos actuales del modelo posfordista en el cual nos encontramos.

De una u otra forma, la gran mayoría es presa fácil del sin número de productos que nos presenta la industria a través de las tecnologías de información capturando las distintas clases sociales.

Si algo en el cual tenemos que reparar, es en no engañarnos, las ofertas no existen, las 24 empresas disponibles que llevan a cabo esta tentadora promoción no nos regalará un solo producto por menos de lo que vale, ni tampoco ésta, es la ocasión de echar mano a los grandes consorcios para arrancarle un trozo de las plus valida.

El placebo del comprador compulsivo se aboga este placer de comprar, albergando el deseo y el disfrute con el fin de obtener la compra del objeto preciado, este proceder seria cuasi una trampa del pseudo precio conveniente, que en la normalidad sería mucho más alto y en algunos casos inalcanzable, pero que en esta oportunidad, estaría al alcance brillando en su pedestal.

La ansiedad del comprador compulsivo está expectante  y sumando ganas a tan excelente eventualidad, alimentando sus deseos frustrados con la posibilidad de ser feliz, al menos alcanzando ese objeto preciado que antes no podía consumir, no obstante, el supuesto discurso del Cyber Monday es que ahora la oferta es distinta, es de “verdad”, o al menos así lo hacen parecer los medios de comunicación y las empresas.

El discurso de “ahora podrás tener lo que tanto anhelabas” es latente.

Como dato y haciendo memoria, en la ocasión anterior, en el evento llamado Cyber Monday, existió un montón de problemas asociados con la capacidad tecnológica para responder los requerimientos de los usuarios, y lo más importante, las “ofertas” no eran como todos esperaban, en el consciente colectivo  rondaba la idea norteamericana, la que hacía pensar que los productos de primera línea estarían a un precio irresistible, el cual no procedió.

Un factor a destacar para el mercado, es el acceso del medio a estas plataformas, este medio hoy en día está casi garantizado en un gran porcentaje en el mercado Chileno Criollo, en él, abundan las tarjetas de crédito, por tanto, la segregación en este aspecto ya no es un problema, sin embargo, no nos engañemos nuevamente, una cosa es el acceso y la otra es hacer caso omiso de las desigualdades y la capacidad de endeudamiento que tienen los sectores más vulnerables de la población, recordemos que hace mucho que el negocio del plástico es lo mejor que le pudo haber sucedido a los grandes.

Por otra parte, nuestra cultura se hace parte y encaja perfecto con estos eventos de consumo, el “Chileno Winner” estará en su máximo esplendor para aprovechar tal oportunidad, para comentarle a los demás que él, ha podido realizar una compra nunca antes vista, que por supuesto su dinero gastado ha sido el mejor invertido, que el resto se lo pierde, que no habrá otra oportunidad como esta, porque ese es el “Chileno Winner”, el que la hace porque es pillo.

Por último, la creación de la necesidad y el discurso comunicacional están bien logrados, la fiesta y la algarabía es el acompañamiento perfecto para esta gran comilona, el comprador compulsivo esperará su placebo para que llene todo su deseo y obsesión, para luego caer en una especie de vació y conformarse con su gran hazaña.

Piénselo bien, en esta época capitalista nada es gratis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube