El fenómeno de la Cosificación

El fenómeno de la Cosificación

El fenómeno de la Cosificación

El fenómeno de la Cosificación es uno de los temas que está inmerso en el diario vivir de la sociedad, de forma natural actuamos y componemos una sinfonía de acciones intermediadas a través de las cosas.

No es casual que normalmente en las ferreterías de barrio existan carteles del tipo:

Sr. Cliente: Si usted necesita “El cosito del coso“,favor tráiganos “El coso donde va el cosito“.

El fenómeno de la cosificación nace del tráfico mercantil en formas primitivas que posteriormente se instalaría en forma general en el capitalismo moderno.

Si bien el fenómeno de la cosificación no es fácil de abordar, sobre todo por su composición que recubre de carácter fetichista que adopta la mercancía en el capitalismo moderno. Pues a la hora de sacar la mascarada y despojar la envoltura emana por cierto la vida mercantil de miles de años de comercio donde se abre el camino para transitar el análisis.

Dicho lo anterior, podemos mencionar que la cosificación tiene aquel carácter que adopta la relación entre personas o vida mercantil, ocultando una racionalidad legal y rígida de la naturaleza esencial que la constituye, una relación entre sujetos.

Ahora bien, el transito sutil que navega el tráfico y específicamente el producto desde su valor de uso y de cambio es el avance cualitativo que ha llevado a la presencia de la cosa, ésta en una sociedad moderna y sin despreciar el aumento en tecnología comunicativa.

No es casual que las personas en la sociedad moderna se comuniquen a través de las cosas y las conversaciones triviales se realicen sobre las cosas cuando hablamos de los objetos que estén o no a nuestro conocimiento.

Esto ha provocado que en las prácticas comunicacionales y los temas más cotidianos y humanos comiencen a perder su fortaleza y cada vez sea más dificultoso hablar de otros temas donde no intermedien las cosas.

Inclusive en los psicópatas, unas de las características en la patología es el proceso de cosificación, donde el individuo transforma la percepción de una persona como una cosa, por ende los sentimientos y culpa por el valor asignado a una persona pasa a ser el valor de una cosa, por consiguiente el individuo y su desprecio e indiferencia al valor de los objetos toma peso como para realizar una acción o no dependiendo de su compulsión.

Haciendo historia nos damos cuenta que la producción en general en una sociedad precapitalista, estuvo exenta de valor de cambio por tanto no dejaba espacio a la subjetivación de la cosa ni a su proceso, no así en el capitalismo moderno donde el valor de uso y de cambio como componentes adquieren el comportamiento comercial para que la cosa se instale en el sitial que adoptaría.

Esto se produce porque aún en la sociedad precapitalista no rebalsaba la producción con la cantidad requerida por el consumo, o sino estaríamos hablando de medios de intercambio, además existe un carácter disolutorio donde el flujo de la mercancía procede desde las zonas de intercambio donde se orientaban hacia el seno de la comunidad, a diferencia de la sociedad moderna donde el carácter cualitativo que opera en el valor de cambio esta originado el dominio de la mercancía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube