La banalización libidinosa de la televisión

La banalización libidinosa de la televisión

La banalización libidinosa de la televisión

La banalización libidinosa de la televisión local está hoy en nuestros hogares, tan naturalizada como tomar un rico desayuno por la mañana.

Así es, ha invadido todo nuestro entorno de vida cotidiana y por supuesto está anquilosada de tal modo que la gran mayoría que absorbe estos contenidos argumenta su realidad y justifica el funcionamiento global y entorno respecto de lo que ve sin sospecha o duda.

La gran cantidad que consume estos contenidos no realiza un mea culpa de su situación ni de su hipnosis cualquiera, no hace segundas lecturas criticas de lo que absorbe ni se propone una salida.

Es cierto que la pantalla chica cumple su rol fundamental a la perfección, es un aparato que está ahí para sentarse en el sillón y ver pasar el tiempo de ocio, es que ésta pantalla mágica entrega divertimento sin mayor esfuerzo, solo cinco botones nos separan de ella y hacen de su funcionamiento un placer. Este objeto no es el problema si no el uso y la posición e importancia que hoy en los tiempos modernos se le da y ocupa.

No hay que dejar atrás y es de manifiesto que los contenidos creados para reproducir en la caja administrada con cinco botones son la principal atracción y he aquí donde está la cuestión.

Hoy al parecer la economía y la competencia que se produce para auspiciar el contenido han hecho del entorno televisivo un negocio a gran escala sin precedentes con consumos embebidos de todo tipo y carácter distribuidos en distintos horarios y para todo espectador.

Las Capturas

Por la mañana comienzan las penas, el asalto, la tragedia, el rumor, la injusticia en general para apuntar a la dueño(a) de casa tras pelar las papas para el almuerzo, en fin, este contenido esta generado y disponible para los distintos sectores que consumen televisión por la mañana y no están frente a un computador. Para la guinda de la torta los contenidos son administrados por un titiritero que conoce los números y la audiencia y escoge a títeres estereotipados por la sociedad para que de manera natural se muestren como parte de los que consumen el contenido en ese horario buscando con efusividad la estupidez para hacer reír, ya que hacer el ridículo es bueno, sano y sabroso para el espectador.

Por la tarde viene el descanso, la calma y la fantasía, se llena la pantalla de la bellas durmientes, de cenicientas, aquellas historias tan antiguas que hemos comido más de alguna vez, del amor imposible, la incapacidad física, la injusticia y el displacer.

Para finalmente llegar a la tarde donde viene el plato fuerte, el sexo, la violencia, lo inmoral, la falta de respeto, un resumen de los desechos del día con su banalidad y frenesí, algunos alimentan al espectador con empatías falsas exacerbadas pretendiendo hacer sentir al espectador una realidad que no es, tapándole los ojos con brillantina.

Ideas

La represión y el coto de apertura para ampliar la mirada del televidente es importante para los que crean este contenido, mientras más capturado y más disminuida sea la mirada del espectador mayor el auspiciador y próspero el negocio, tal caballo de carreras para que la industria progrese.

Alguien pensó que los formatos de show realidad permitirían subsanar la empatía o cercanía, sin embargo ha aumentado la exposición de la banalidad y el deseo. Por supuesto este análisis deja a un lado el ápice de programación que aporta contenidos orientados al bienestar de la sociedad.

A modo de metáfora, los administradores saben que están cometiendo un error, pero encuentran un modo de justificar el funcionamiento, total si no te gusta pues la cambias o la apagas.

Respecto al tiempo, el desfase de contenidos es evidente y no necesariamente lo que está por ocurrir es nuevo, la televisión va por lo menos cinco años desfasada de la realidad, los actuales noticieros están por lo menos cinco días atrasados de las redes sociales es un dato suficiente como para salir y consumir contendido que aporten al crecimiento personal y no ver pasar la vida frente a una pantalla.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube