Las relaciones de pareja y la cultura de lo desechable

Las relaciones de pareja y la cultura de lo desechable

Las relaciones de pareja y la cultura de lo desechable

Las Relaciones de pareja y la cultura de lo desechable ha llegado para quedarse, lamentablemente para el concepto de familia.

Hace ya un tiempo la sociedad esta inmersa en un entorno desechable, los útiles de aseo, muebles, electrodomésticos, ropa, juguetes, en fin, la gran cantidad de los productos si es que no todos, los consumidos por las personas, han ido pasando a su estatus de desechable.

Románticamente ya los objetos no los confeccionan para que duren toda la vida

La cultura de lo plástico

Los productos que hoy consume la sociedad son desechables en sus mas amplios aspectos, está instalado y naturalizado, la necesidad por la renovación tecnológica es un gran ejemplo del como se ha creado la necesidad de tener un objeto sin haber perdido su utilidad, por otra parte, el impulso por crear obsolescencia y obligar a cambiar los objetos antiguos es primordial para parte de una sociedad que está embebida en la superficialidad y la estética.Aunque también algunos románticos e idealistas han logrado plasmar una alternativa como freno a la compulsión del consumo y destrucción del medio ambiente abogando por la restauración, el reciclaje y la autosustenatabilidad.

Parejas desechables

Nos obstante, al parecer, de lo desechable de los objetos hemos pasado a lo desechable de las relaciones de pareja, este es uno de los fenómenos que hemos estado viviendo ya hace un tiempo y que aparentemente llego para quedarse.

Lo vemos en las relaciones casuales, en la corta durabilidad de los matrimonios, la precocidad de las relaciones en los jóvenes, la enorme cantidad de parejas separadas, de madres solteras, etc., todo lo anterior se ha convertido en el gran antagonista de la Familia en el concepto mas puro.

Por que al parecer ya no basta con hacer una vida en pareja, no basta con hacer una vida en familia, lo temporal y parcial actualmente es bastante mas fácil y sencillo, no hay que gastar esfuerzo en mantener, no hay que crear, no hay que renovar, no hay que imaginar, solo vivir lo inmediato del placer lujurioso para luego seguir buscando. Porque no hay tiempo para quedarse con el producto de plástico que dura poco y mas encima lo podemos cambiar.

Los viejos de antaño que se casaban para toda la vida se han convertido cuasi en un mito de los aburridos y las familias numerosas han pasado a ser parte de lo que alcance o cubra el dinero.

Los tiempos modernos avanzan tan aceleradamente que la búsqueda de la madurez a partir de la oportunidad es lo que prima al momento de encontrar tantas parejas como sea posible, y no necesariamente madurar con un ser opuesto para envejecer durante un largo tiempo, porque precisamente la forma precipitada es lo que se busca en una relación temporal y es lo que probablemente no se encontrará en una relación duradera, causando que esta inmediatez solo conduzca al desecho y al fracaso a corto plazo por su plausibidad y banalidad mediante.

Lamentablemente hoy estamos inmersos en este sistema y se va naturalizando cada vez mas, parece que el tener relaciones en el ascensor es lo que hay que hacer con cuantas parejas sea posible sin escatimar en dudas o moralidades, por que allá fuera están todos esperando por la plaza abandonada o la excitación en lo prohibido, en la experiencia espectacular que todos quieren escuchar pero pocos se atreven a maniobrar o mencionar.

Solo velar porque el seno familiar sin pasar a lo moralmente puro, sepa convivir con los nuevos tiempos en la cultura de lo desechable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube