Lo siniestro en la política de los consensos

Lo siniestro en la política de los consensos

Lo siniestro en la política de los consensos

Al parecer lo siniestro en la política se ha instalado como una mas de las armas que tiene el gobierno a la hora de establecer algún consenso con conglomerados opositores e independientes.

Es inevitable hacer la pregunta del porque de estos acuerdos en las esferas políticas y mas aún, entender cual es la letra chica de cada acuerdo que se presenta como un gran logro país.

La angustia no tarda en generar miedo tras los hechos estéticos, por consiguiente en la ciudadanía inmediatamente reaparecen los fantasmas y junto con ellos los miedos, tomando en cuenta por cierto que la angustia que se provoca es un factor siniestro e insólito, la mezcla perfecta para ensalzar un buen dulce para el pueblo.

Lo fáctico de la clase política y sus acuerdos se han vuelto imprevistos e ilógicos, se han hecho cada vez más familiares con algunos sectores partidistas, de acuerdo a esto, es inevitable revivir traumas y temores que se encuentran anquilosados en nuestros orígenes cultures  que llevamos en el adn, que sin vacilar rememoran y reprimen el deseo de un mejor vivir.

“No me importa la política, total mañana tendré que trabajar igual”

Por supuesto que el general de los ciudadanos siente un desentendido con la escena política, el miedo conlleva al ocultamiento, al no enfrentar, al dejar pasar, al mejor no entender.

Es siniestro que imágenes políticas de un supuesto conglomerado logrr las mismas imágenes de años atrás donde la gran mayoría estaba en desacuerdo, pues la rememoranza de esas imágenes es traumático y terrorífico, sin escatimar parangón se lleva a cavo con una sabiduría que deslumbra, la política en su mejor escenario presentando el hecho como una casualidad y bienestar.

Nuestra formulación final sería entonces la siguiente: lo siniestro en las vivencias se da cuando complejos infantiles reprimidos son reanimados por una impresión exterior, o cuando convicciones primitivas superadas parecen hallar una nueva confirmación. Freud.

No es casual que al momento de los acuerdos, la ciudadanía vea oscuridad, silencio y susurro vinculado directamente a la angustia, ademas de  resquemores que acompañan la rabia reprimida de situaciones cotidianas de lo mundano.

Al parecer lo siniestro en la política de los acuerdos continuará por un buen tiempo, porque las estrategias para infundir miedo son de antaño, porque dan resultado, porque generan incertidumbre, porque muchas veces tienen éxito, porque somos humanos miserables.

Es inverosímil darle una oportunidad a nuevos tiempos porque al parecer estamos destinados al trauma infantil y el retorno a la infancia, porque tal vez de otro modo no podríamos criar y una vez mas la voluntad ha sido encerrada en su cárcel con sus grilletes de costumbre, esperando que alguien de buena fe pueda desencadenarla y liberarla para que haga su trabajo.

Es necesario un actuar político y un empoderamiento ciudadano de la política, para que la incertidumbre y la sensibilidad de las imagines y las acciones de la clase política no estén al fragor de las oportunidades sino sobre las necesidades del pueblo y que el pueblo también sepa interprete el funcionamiento con conocimiento de causa para tomar acciones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube