Recuperar los espacios públicos abandonados

Recuperar los espacios públicos abandonados

Recuperar los espacios públicos abandonados

Es tiempo de recuperar los espacios públicos abandonados

Los espacios públicos de la ciudadanía han quedado en el olvido, salvo para manifestaciones y movimientos sociales que terminan con en encapuchados haciendo destrozos.

Hay que recuperar y habitar los espacios públicos abandonados, para mejorar la participación social y la organización de clases subalternas, aquellas que renacen en el fragor del quehacer cultural de los ciudadanos.

Sin duda que la delincuencia ha ganado terreno ahuyentado a los ciudadanos de los espacios públicos.

La delincuencia ha hecho gala de su estrategia en plazas de barrio navegando por el hurto, las drogas y el alcohol, donde la alcaldía de turno ha dejado las plazas abandonadas y a la deriva, mientras niños y familias en los barrios se encierran en sus casas.

Por otra parte, los espacios públicos hoy en día, son utilizados para una reconstrucción de consignas por los movimientos populares llamados a la recuperación de estos espacios.

Porque la clase más popular y folclórica, ha sido históricamente el apalancamiento fundamental para mover a la masa durmiente de la sociedad, que solo observa pasmada como otros hacen. No obstante el resultado del emerger popular y folclórico hoy, ha sido el producto y resultado de la injusticia, como también el aumento de las brechas económicas y sociales que el sistema ha dejado como legado a la ciudadanía.

Es un problema bastante complejo, un círculo vicioso, donde los ciudadanos responsables de organizarse frente al mal funcionar institucional, no acceden a los espacios por los mismos efectos negativos de la administración institucional y luego se organizan los ciudadanos dentro de lo posible.

Las generaciones más precoces intentan habitar los espacios perdidos con drogas y alcohol como modo de desafiar las instituciones por la poca credibilidad que les han heredado sus padres y entorno.

Las tribus urbanas han tomado los espacios públicos también como espacio inconscientemente cultural, sin embargo no tienen ninguna motivación para poblar espacios con un fin ciudadano por su temporal moda adaptada y digerida sin filtros originarios.

No hay que negar que también existen grupos emergentes que están trabajando bastante duro para rescatar cultura originaria y la identidad tan perdida de nuestro país, sin duda que es honorable y respetable, pero sin no se logra traspasar la barrera de los pocos, no hay impacto ni remesón que favorezca a detener la incertidumbre cultural de los espacios públicos.

También es importante que se tome en cuenta la historia tanto originaria como en su desarrollo, pero más importante aún, es que lograr salir del estancamiento de los años 80 y comenzar con renovadas formas de folclore cultural en los espacios públicos.

Nuestro país está en un estado depresivo y anómico sumido en sus hogares convertidos en cárceles cómodas que proporcionan el pequeño espacio de felicidad, no obstante, no complace al ser social ya que en algún momento querrá salir a sociabilizar

Punto aparte son las intervenciones sociales que se han gatillado desde la tecnología, que no logran estabilizar una idea a largo plazo por su ejercer temporal y fugaz donde la gran mayoría no logra dar cuenta del habitar sino más bien de la figura de los niños que tocan el timbre y salen corriendo para no ser atrapados.

Al parecer también la arquitectura ha puesto de su parte en crear nuevos espacios artificiales para satisfacer el divertimento de una clase exclusiva de la sociedad acostumbra a  traer la montaña en vez de ir a conocerla.

Esta arquitectura ha logrado aislar e instalar de forma superficial de estructuras y parques artificiales todo en uno, para complacer a una clase desarraigada a sus raíces país que no pretende siquiera mezclarse con el resto de sus hermanos.

Es por esto y un sin fin de cosas más que es necesario comenzar a habitar los espacios para pensar en los que pretenden vivir habitando espacios públicos y no vivir encarcelados como presos de una sociedad que no logra avanzar en lo humano ni menos en lo cultural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube