La estética del joven profesional jurel tipo salmón

La estética del joven profesional jurel tipo salmón

La estética del joven profesional jurel tipo salmón

El mercado laboral y profesional no se queda ausente de los cambios sociales y junto con ello a la estética y al estatus.

El joven profesional se ha encargado de convertirse en un producto del mercado, ya no es suficiente con el currículo teórico practico, ni con la experiencia para poder mantenerse en el circulo laboral del mercado.

Hoy por ejemplo, se ha vuelto una norma la vestimenta “casual” de los ejecutivos de día viernes

No es muy difícil dar cuenta de la vestimenta masculina

Camisa con logos bordados de caballos, cocodrilos, deportes ecuestres o náuticos coinsidentemente con deportes “históricamente de la élite”, el color normalmente celeste.

Pantalón color beige marca estibadores significado de los cargadores de los buques de los puertos, coincidentemente asociados a la sociedad trabajadora de los puertos en el siglo XIX.

A esto se le suma un chaleco de hilo también con marcas anteriormente de camisa para hacer juego y poner el timbre presunto.

Luego esta el ejecutivo semanal, con traje ajustado, pantalón de pitillo zapatos en punta y camisa ajustada, un arrollado de huaso pero de color azul. Al mas estilo italiano pero criollo.

No pueden faltar las gafas, aquellas de marco grueso, aquellas que en los años 80 los niños con problemas de vista, eran la burla por lo tosco y feos que eran esos marcos negros, pues hoy, es moda y obedece a una mezcla rara de la selva entre hipster y snob criollo.

No obstante, solo es imagen, la estética para el estatus, la gran mayoría no hila dos frases para plantear una conversación de cultura general, las conversaciones tienen ribetes superficiales y de poca monta, aludiendo a últimas propiedades, marcas y modelos de automóviles en vista y lo grandioso que puede ser una camioneta tipo casa rodante para estacionarla al lado de un city car.

Seamos realistas, las personas inteligentes y estudiosas no se preocupan de tonterías superficiales.

Esta juventud profesional salmón tipo jurel es aquella que comienza a hablar del after y del before para el carrete, que sin saber en demasía español termina las frases en ingles para que suenen destellantes, hilarantes  e interesantes.

Este joven profesional que toma el café en un local tipo parisino, para acercarse a la clásica e histórica oligarquía Chilena.

Por cierto que la tecnología no queda aislada, todo lo contrario, el celular es un buen compañero para dar alevosía a la actitud y al disfraz auspiciado por la marca de la manzana, quien  en sus mejores tiempos es el símbolo del diseño y la estética moderna reflejando armonía y riqueza, pero casual.

Este profesional salido del catre es aquel que esta obnubilado por el éxito y el business, la música electrónica y el reguetón en silencio como placer culpable.

Si algo se puede decir, es que esta juventud es aquella desinteresada de la contingencia nacional, los nuevos “no estoy ni ahí”, los que dejó la ola de los años de Concertación, los hijos de la Concertación, aquellos que están alejados de los problemas país, aquellos que viven en un mundo económico en la nube de lo superficial, apelando a que todo se resuelve con dinero y los otros que no lo tienen son flojos.

Ojala que nuestros hermanos profesionales jurel tipo salmón sean solo una anécdota en la historia de nuestro país y las futuras generaciones rompan este andar.

Por de pronto el jurel no es malo y el salmón tampoco, pero que te vendan uno por otro, eso es un engaño.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube