La Identidad Chilena

La Identidad Chilena

La Identidad Chilena

Es indiscutible que los chilenos vivimos múltiples realidades como por ejemplo: brechas en niveles socio económicos, pensamientos políticos o religiosos, calidad educativa, entre otros factores diversos que influyen en la construcción o búsqueda de la identidad.

Cada región del país tiene sus propias tradiciones, comidas típicas, música, bailes y hasta la forma de vivir, hasta la fe es distinta. A pesar de todas estas diferencias culturales y sociales hay algo que nos une a todos los chilenos y que genera una gran interrogante. ¿Existe una identidad chilena?.

La cultura chilena se ha caracterizado por ser particularmente única, muy distinta a todas las culturas en latinoamerica, estas condiciones se ha generado como inicialmente por las variables: tiempo espacio, donde se destaca la geografía característica nuestro país.

Acerca del comienzo formal, en Chile, la modernidad tanto como la identidad cultural son procesos que se construyen históricamente. Cuando Chile era parte de la colonia Española, cuando era una más de las tierras conquistadas y tenían características similares a los otros pueblos latinoamericanos, bajo la mirada de los monarcas españoles que componían los virreinatos vecinos, entonces, precisamente esta formación y evolución del pueblo chileno comienza bajo el proceso de Independencia.

La idea de identidad como todas aquellas concepciones esencialistas, puristas y metafísicas, extraen aquellas percepciones que abordan el tema como un conjunto de dimensiones que son inalterables y fijas, las cuales vendrían a demostrar que la identidad cambia a lo largo de la historia y donde esos cambios tendrían que ver con los rasgos ideológicos imaginativos y discursivos.

Estos rasgos son los que operan sobre el núcleo de la identidad chilena, donde su forma de ejercer es atravez de la cultura oral alojada como capa superficial discursiva y que no entrega valor a lo campesino, tampoco se encarga de darle valor alguno a lo urbano, menos le otorga importancia a la cultura letrada, a los medios de comunicación ni a las industrias culturales, pues todo esto significaria, en el discurso, impurezas para nuestra sacrosanta identidad.

Una de las apuestas en la búsqueda de la identidad, esta en base a los prejuicios discursivos adjuntos y que para poder mirar con claridad la identidad chilena habria que alejar todo pensamiento o distracción como podrían ser: los medios de comunicación, donde nos encontramos con que en diversas ocasiones reflejan nuestra identidad, en otros casos productos extranjeros, donde al fusionarse con nuestra esencia país se produce una mezcla que trunca el camino de la búsqueda.

La intención de despliegue en torno a la idea de identidad y la extracción de las concepciones escencialsitas, puristas y metafísicas de la misma y su desvirtuación de aquellos puntos de vista, que plantean que la identidad está constituida por rasgos inalterables y fijos, no solo achatan la mirada sino da cuenta del hecho que no existe un solo discurso o versión de la identidad que pueda agotar todas las dimensiones y contenidos de la misma.

El relato sociológico de una identidad fija logra llenar un vació, concede una nueva visión o perspectiva de la identidad del carácter chileno, pero no deja de ser extraña sólo de concebir.

Tampoco hay que olvidar de incorporar en la búsqueda, aspectos tales como la globalización y su estado actual, donde de manera directa o indirecta afecta a nuestra sociedad, y por ende, a modo de consecuencia, nuestra identidad y nuestro carácter como pueblo, y en este punto es importante recordar algo, que constantemente estamos enfrentados con nuestros vecinos, y de lo cual no podemos mantenernos ajenos bajo ninguna circunstancia.

Obviamente estamos en el tren de la globalización, y eso nos debe mantener alerta, con una inminente preocupación y recelo para no olvidarnos de quiénes somos como pueblo, quiénes conforman nuestra sociedad, y no ser consumidos por el fenómenos culturales transnacionales.

Nuestro país se debe esencialmente a aquello que nos caracteriza como tal; el hecho de ser una mezcla no homogénea de personas constituyentes de éste país propiamente tal, que desde cuando nos constituimos como país, nos hemos ido forjando a lo largo de la historia, hemos construido una identidad y un carácter en común pero sujeto a distintas influencias, lo que nos hace ser un país con pluralidad en todos los aspectos que lo forman, religión, política, economía, razas, ideologías, etcétera, pero con muy pocas cosas que podríamos adjudicarnos como nuestras, debido a la mezcla que continuamos ejerciendo y que se acrecenta en lo general y se atenúa en la particular.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube