Nica abusar del Arte de Parra como Facto

Nica abusar del Arte de Parra como Facto

Nica abusar del Arte de Parra como Facto

Llegando a su cumpleaños número 100, el viejo Parra de la antipoesía, acompañado de sus artefactos, observa como comienza la algazara para la celebración.

¿Qué le importa al viejo Parra?, que lo conmemoren, o no valla a venir la inteligencia y se enamoren.

Es que al parecer la vieja peladora de papa, está a flor de piel para subirse al apa, y el supuesto Chile cultural no pierde tiempo, ni se le caen los trastes para subirse al carro como antes.

¿Qué le importa al viejo Parra?, que lo ensalcen, si no cantan, ni hacen.

Lo primordial para conmemorar y sin tardar, es que los antipoemas no sean un lastre, sino más bien, la poesía del caído del catre, que viene a aleccionar y a presentarse en lo urbano y en lo ciudadano.

¿Qué le importa al viejo Parra?, que lo celebren, si no exhiben, ni escriben.

Por supuesto, que los tipos locos que les falla el coco no escatiman en abusar del viejo Húsar, y que hay que entender y comprender que el legado no se construye con la biografía, se hace con caligrafía y claro con el penseque para que no se olvide ni se seque.

¿Qué le importa al viejo Parra?, el artificio, si no se construye el edificio.

Cuál sería la importancia del legado, si la estancia donde resurge lo urbano es en vano, no será que aquí hay santos en la corte, y que el cola de flecha está asechando para despistar el aporte.

Entonces, cuanto aporte hay en celebrar?, si no hay aguja que enhebrar, cuanto hay que tejer?, si no hay lana que escoger, porque a la hora de los vivitos, buenos son los autitos, resultado del abuso y mal uso del consciente pendiente que aniquila la voluntad con maldad.

¿Qué le importaría al viejo Parra?, si otro gallo cantara con otra cara.

Que los ojos de aquellos que vieron el arte, no se coarte, y se conjugue con lo facto para relucir los artefactos.

Hay que continuar con el rompimiento de la poesía clásica, para que no sea tan básica, ni tampoco para unos pocos, para que sea de todos los chilenos corajudos y valientes que viven con la sencillez y la simpleza, sin mirar la riqueza ni mirar lo material, ni lo superficial.

¿Qué le importa al viejo Parra?, que varios bailen y coman como burgueses o proletarios, si a la hora de la balanza, no hay diferencia, ni con los doctos ni con los lanzas, o al menos esa es la idea que se ladea.

Escribamos y leamos como él, construyamos y recordemos al Viejo, haciendo y mejorando como vino añejo.

Llenemos las canciones con conmemoraciones para seguir rompiendo el lenguaje de unos pocos y cultivemos en lo diario con lo que hacemos, tomémonos enserio lo que no es etéreo y pongamos una cota a la chacota.

En este país se necesita cultivar la identidad, no como una deidad, sino como un pueblo pertrecho, recuperando su origen, sin tapujo a los que eligen, y que de una vez por todas dejemos atrás las rencillas y hagamos las cosas más sencillas.

Finalmente, al viejo Parra le importa la torta que aporta y la vela que rebela y no precisamente un escenario donde la nada yace a diario.

Feliz Cumpleaños Viejo Parra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube