Alcohol en descontrol, la pérdida del reposo

Alcohol en descontrol la perdida del reposo

Alcohol en descontrol la perdida del reposo

El alcohol es el histórico brebaje y pseudo acompañante del ser humano, que ha pasado por distintas épocas.

Donde ha estado presenten en innumerables cuentos y pasares maquillando el lecho del bebedor.

El Chile contemporáneo no es la excepción a la regla, ya que desde la colonia los conquistadores han dejado como herencia un condimentado beber de demencia, vehemencia con toques de bohemia elitista, adosado a estratos y cargos reservados.

El resultado de la concepción al Chile de hoy, moderno e inmerso en la amalgama económica, ha dado muestras de los altos porcentajes de alcoholismo y aburguesamiento del bebedor promedio, que solo a modo de sentido común, se ha compuesto del compartir casual y esporádico que entregan algunos atisbos de estos números.

Hace un par de décadas, el vino era parte fundamental de la juerga, el festejo y la gula alcohólica de los sectores más populares; junto a ellos, el recuerdo del Borgoña, del Enguindao, del Navegao, del Enchirimoyao, del Ponche a la Romana, del Ponche de Fruta, etc.

En las esquinas de las poblaciones y barrios se asentaban los sucuchos y botillerías que apostaban por la chicha y el chancho que mataba el hambre  y la sed, que acompañaban el conversar chileno cotidiano a la salida del trabajo, apadrinado por la libertad horaria del machismo de la época, donde se ensalzaba de poco en poco el chancho con pebre cuchariado y se levantaba la copita durante la amena conversación, mientras los grados etílicos subían lentamente.

Años más tarde, el vino vive su disminución ante la competencia de la Pilsen, el Pisco y el Coñac, entre otras variedades, de precios accesibles para este tipo de estrato social, donde el aumento de los grados de alcohol en las nuevas bebidas parecieran permitir una mayor velocidad del estado etílico y, por supuesto, un menor tiempo de conversación.

Hoy, el bebestible popular conquistado por “Terremotos” y “Maremotos”, adornan el supuesto proceder huachaca del chileno actual, que en la chicha y el chancho arengando el festejo urbano va en busca del chileno más popular, e instintivamente al encuentro de la esquiva identidad chilena.

Conforme pasan los años, el crecimiento económico del país y la globalización han permitido tener  un mayor acceso a nuevas degustaciones del beber; junto a ello, las nuevas generaciones con supuestos gustos más refinados o maduros, han optado por la Cerveza artesanal, el ron, el vodka o el whisky entre otros destilados, que si bien sus valores no son tan bajos, sus efectos son más rápidos y efectivos, los cuales proporcionan y adornan la nueva forma de beber eufórica y rápida de los tiempos modernos.

Por otra parte, el beber alcoholes de bajo precio parecer sinónimo de roto y torrante, apodos de personajes de la historia de la identidad chilena que los oligarcas ocupaban para referirse a los pobres.

Curiosamente, los jóvenes profesionales o el adulto joven que en sus momentos de adolescencia tomaron vino en caja, hoy con dinero y aburguesados, optan por la cerveza artesanal, el ron, el vodka o Whisky, obedeciendo a la conducta más oligarca del supuesto paraíso del buen vivir, de las conversaciones del emergente capital material, aspiracional, exitista y superficial.

Desde un punto de vista psicológicamente romántico, el beber inspira transparentar sentimientos que muchos, sin los efectos del alcohol, no se atreverían si quiera a pensar, claro porque el chileno acostumbra a beber cuando esta alegre o triste, como un remedio para su estado de ánimo o como un regalo para su alegría o mal humor, “la excusa no falta”.

De cualquier forma, el motivo de beber, en general, se ha vuelto un espacio para librar la congoja cotidiana, laboral, familiar y por supuesto individual, donde de alguna manera hay que abrir la tapa de la olla para expulsar y liberar la presión antes que reviente.

No es impresionante observar como algunos jóvenes bajo los efectos del alcohol y ante un hecho inesperado de diferencias discursivas, son gatillados y de la nada rompen en ira con golpes, distorsión y desorden efusivo, como si la interrupción fuese un intolerable de vida o muerte.

Muchas de las conversaciones que se tratan durante el alcohol, mayormente, son de trabajo, luego pasa por el turno de lo familiar, de los etcéteras y finalmente los temas internos de cada individuo. Básicamente el aumento del alcohol, cuasi garantiza que mientras más aumenta la cuota, más llegamos a lo que está oculto o sencillamente a lo que buscamos inconscientemente.

En términos generales, los chilenos y chilenas están cansados, están tristes de la vida que llevan. En las fiestas cercanas hablar de trabajo prácticamente es la primera pregunta inicial, ¿A qué te dedicas?, como si eso pudiese condicionar hablar o no, como para analizar todas las posibilidades de sociabilizar solo por su trabajo, los temas propuestos son vanos y que al poco tiempo de escarbar se van convirtiendo en un absurdo y van demorando el mundo de fantasía construido para la apariencia y la aceptación social.

También, pareciera que es normal y cada vez más común las relaciones sexuales generadas por el alcohol, aparte de ser un inhibidor, pareciera inhibir también lo material y superficial permitiendo que dos individuos tengan las mismas posibilidades de satisfacer sus instintos solo porque tiene la posibilidad o condición humana y no precisamente por estatus, estrato u otra categoría de construcción social.

En términos generales, el reposo de la conversación acompañada por un vaso de alcohol se ha convertido en algo difícil de llevar a cabo, partiendo por el tiempo y también por las temáticas disponibles del general de los contertulios disponibles.

El alcohol por lo demás es muy poco probable que se acabe, no obstante siempre está la oportunidad de disfrutar los placeres de la vida con prudencia, paciencia y aprovechando de buena forma las oportunidades para que no en solo momentos etílicos el espíritu pueda tomar aire.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube