El Artilugio de la Vida y el Ocaso Donante

El Artilugio de la Vida y el Ocaso Donante

El Artilugio de la Vida y el Ocaso Donante

La preservación y extensión de la vida más allá de la normalidad que la contextualización de época permitía y permite, ha sido el anhelo transversal de cuanta civilización ha poblado la tierra, con ciertos matices en lo que a la trascendencia espiritual toca, pero esta temática toca el lado religioso y metafísico más que la esencial y primigenia naturaleza animal del humano.

Ocultismo, misticismo, extraños rituales y sacrificios de toda índole, tenían por objeto crear redes de protección aural que le permitieran al receptor desarrollar tareas que parecieran ir más allá de lo que los pares podían acceder, impulsando actividades de cacerías o combates con pueblos rivales, algo que casi siempre derivaba en alcanzar puestos de jerarquía dentro de la organización tribal cuando se alcanzaba el éxito.

Recurrentes eran los encantamiento, hechizos, amuletos y cuanto estigma de la fortuna pudiera significar obtener una ventaja por sobre la decadencia corpórea que significara, por cierto, una superioridad frente al resto, una concepción tan ancestral como la propia existencia, lo que Darwin ya estableció en su Teoría de las Especies, puesto que la mejor adaptación está íntimamente ligada  a una superioridad física que asegure tanto la preservación como la perseverancia de la especies.

El mito de Hércules, o las historias del valiente Aquiles, sin duda hicieron suponer a Alejandro que el poder físico más allá de la normalidad, que la inmortalidad y existencia infinita (elementos reforzados también de la cultura egipcia), eran totalmente alcanzables, y es así como los rituales y sacrificios para engrandecerlo a la altura de un semidiós se veían y repetían frecuentemente y sobre todo a la luz de sus indiscutidos éxitos militares.

No obstante, la mitología respecto a la superioridad data y se recoge ampliamente a través del orbe, donde cambian los nombres de los personajes, o la forma en que obtuvieron su ventaja y pseudo divinidad o inmortalidad, desde los directos hijos de los Dioses, sus propias encarnaciones y reencarnaciones, sus divinos regalos y cetros de sucesión real, hasta los baños de sangre mística, en fin, una inagotable fuente de explicaciones y justificaciones que apuntan a estar un peldaño por sobre los demás.

Atendiendo esta vez el tema de la limitancia física como eje de la discusión, y sumado al porcentaje de la población que tiene una defección física congénita, un creciente número poblacional empieza a ser víctima del deterioro físico que aunque no signifique un cese vital inmediato, si merma (y considerablemente en algunos casos) la normal convivencia social, temática que se desarrolló casi al mismo tiempo que éstas situaciones de menoscabo se producían.

Vistosos ejemplos de prótesis dentales, o bastones, báculos y muletas que aligeraran el paso, o artilugios primitivo que permitieran de cierta medida reemplazar alguna extremidad perdida, ni hablar de vendajes y mantas que pudieran suplir deficiencias de la piel en el abrigo, o simplemente en su ausencia producto de alguna laceración, casos que datan de tiempos primitivos y que han sentado las bases para los grandes saltos tecnológicos en la solución de restaurar condiciones de vida normal, funcionalmente referido.

Avances que van desde los implantes que simulan una estética funcional casi perfecta y natural, prótesis que hoy por hoy tienen un nivel de sofisticación tal que reproducen una creciente fidelización respecto de la sensación y percepción de una extremidad faltante, injertos de variada naturaleza, prótesis implantadas, etc., una diversidad tan extensa como las afecciones que nos afectan, que nos permiten una confortabilidad que hasta el momento estaba perdida o al menos disminuida, artilugios de vida que en algo permiten aumentar una expectativa de vida acotada el funcionalidad orgánica.

Respecto de la problemática que el reemplazo orgánico presenta, precisando la dificultad más que en lo mecánico en lo compatible, el número de rechazos y trastornos producidos por esta implantación orgánica, no tiene números despreciables, aunque la cuantía versus el número de intervenciones de este tipo y que resultan relativamente exitosas, minimizan una percepción de solidaridad humana.

Dejamos que la tecnología resuelva “científicamente” el paradigma de la vida y a muerte, mientras tomamos plácida y hasta indiferente posición de palco expectante al devenir del desarrollo quirúrgico, y si acompañamos someramente la congoja de una intervención que no resulta en lo esperado, y que el algunos casos, no tantos como se quisiera, nace espontánea la pregunta del si era factible hacer algo más, una pregunta tardía y que a pesar de tener la noción de la respuesta, puede quedar esperando en carpeta un tiempo más.

Es a través de la autoridad de turno que este problema del donante en extinción deba cambiar su postura? o es que se puede generar una obligatoriedad al respecto? una vez más, es la propia voluntad, la que yace dormida en muchos casos, el primer aliciente del que se debe echar mano si pretendemos que las cosas se desarrollen de otro modo, obviamente el apoyo legislativo es indudable, pero por las mismas causales del establecimiento del Estado de Derecho en la que no basta indicar una intención registrada en una cédula de identificación, es intrínsecamente necesario que la voluntades se aúnen en pos de generar una consciencia solidaria que nace en el seno familiar para preservar la vida, y esta vez no con el fin vano y soberbio del engrandecimiento de la individualidad, muy por el contrario, basado en el profundo y fuerte abrazo social al que estamos llamados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube