Medios de Comunicación ausentes del #ParoDocente callan

Medios de Comunicación ausentes del #ParoDocente callan

Medios de Comunicación ausentes del #ParoDocente callan

Ser un medio de comunicación es una gran responsabilidad social, tomando en cuenta el rol es de servicio a la sociedad, donde cumplen un rol fundamental en la opinión pública y por sobre todo en sociedades democráticas donde adquieren un compromiso ético para atender los intereses del bien público.

Por lo demás la ética del periodista parece estar atrapada dentro del poder fáctico que toca a los directorios de los canales de televisión, diarios y revistas, quedando el periodista como un instrumento desechable sin autonomía y sin libertad, donde no pueden emitir ningún tipo de opinión dentro ni fuera de su trabajo que no esté acorde a la línea informativa de cada institución que lo acoge.

Las redes sociales de información por su parte han logrado interconectar la información con todas aquellas personas que antes dependían absolutamente de los medios nacionales disponibles, ahora, la velocidad y accesibilidad de las aplicaciones sociales soportadas por herramientas tecnológicas han permitido que las personas se logren comunicar mucho antes que los medios existentes.

Las movilizaciones sociales han visto en este tipo de herramientas la posibilidad, para llevar a cabo una coordinación simple y rápida para comunicar con fluidez las actividades que se trazarán.

El #ParoDocente como se le ha denominado en redes sociales aludiendo a las movilizaciones de los profesores a lo largo de todo el país, ha sido un ejemplo de lo bien que se pueden ocupar estos elementos tecnológicos para dar a conocer al resto de la sociedad lo que está sucediendo, si bien la confianza y la veracidad de la información en internet no es aún de las mejores, lo cierto es que un movimiento social y la cantidad de información que produce aumenta la confianza y la credibilidad, también dada por la suma de adherentes además del promedio de credibilidad de la información producida para el lector.

La movilización de los profesores a través de las redes sociales parecen ser un fenómeno que estuviera en tierra de nadie, es curioso porque durante todo el tiempo que lleva la movilización de más de 1 mes, no se han escuchado ni a políticos de ningún sector ni color político, candidatos y  ex candidatos, la bancada estudiantil ha brillado por su ausencia, en fin, todo el conjunto de políticos que día a día aparecen en televisión, hoy se prestan a sentarse en la galería a observar y callar.

Los canales de televisión han estado ciegos, sordos y mudos, los periodistas que componen los canales, animadores, rostros de tiendas y personajes que en su discurso dicen estar preocupados de las personas se ha desvanecido como polvo en el viento y callan.

No deja de extrañar que los canales de televisión del estado, de oposición y privados, todos de acuerdo al unísono tomaran la opción de no informar, el cual tienen una responsabilidad social y ética de hacerlo, alguien podría aceptar hasta cierto punto que el canal nacional o estatal pudiese tomar esta opción por fines políticos para no dañar la imagen del gobierno, pero además los canales ligados a sectores opositores del gobierno no ocupen lo que está en bandeja para aprovecharse también es curioso y si a esto le sumamos que los canales a cargo de privados que patean para los dos lados tampoco, es por lo menos curioso, pareciera ser que todos los caminos conducen al mismo destino.

Sin bien el optar por no mostrar imágenes o no estar interesado no es censurar directamente, indirectamente el sentido común y lógica indican que los fenómenos por más pequeños que sean, están sucediendo y por tanto la sociedad pública tiene que ser informada.

Por otra parte los dirigentes tanto del colegio de profesores y la central unitaria de trabajadores han mostrado sus cartas en los medios de televisión, donde solo han encontrado el repudio de los que componen la movilización.

También los personajes más visibles de los medios televisivos del país han denotado sus ataduras como esclavos de su dinero, del miedo han sido subsumidos por su trabajo mediático, se han convertido en títeres tontos con autos lujosos y con discurso querendón hacia los desposeídos, sin embargo igual de ausentes y callados.

La prensa escrita  tampoco ha estado presente, ni siquiera los diarios populares han puesto una notita al pie de página, han estado callados al igual que los medios en internet, algunos que parecían ser independientes liberales y revolucionarios también callan y acompañan a los demás sentados en la galería a ver como sus profesores se van a las calles a marchar.

Ni siquiera los medios digitales, con tecnología más barata para realizar cambios pasajeros en los sitios web con alusiones que no les tardarían más allá de unos minutos para realizar han hecho algo, también han optado por callar y sentarse en la galería para ver como sigue la cosa esa del paro.

Hay que rescatar que los medios más preocupados han sido aquellos que están en regiones, porque si hablamos de la capital, esa región donde se dice que no es Chile, esa región es donde los medios callan.

Cuasi como una mafia italiana le han dado la orden a auspiciadores políticos, asociaciones de partidos y al gobierno, les han indicado a los medios de comunicación quien manda para que callen, en ese  sentido los censurados no son precisamente los que están movilizados por el #ParoDocente, sino los medios de comunicación que han sido acallados y bloqueados por quienes están velando por sus intereses económicos férreamente.

En la hipotética idea que las relaciones de poder estén alineadas en no mostrar información, entonces cual sería su intencionalidad: ¿Qué los profesores no deben tener lo que exigen dejando a fuera ni más ni menos que una deuda histórica?, ¿Por qué algunos querrían que los profesores no estuviesen mejor y pudiesen brindar mejor educación y enriquecer los procesos para mejorar la calidad de la enseñanza y por tanto a la sociedad?

Lo único que se puede pensar es que mientras las personas y los ciudadanos tengan menos educación y mala educación, más tontos y fáciles de manipular, mientras tanto hay que seguir con más programación estúpida en la televisión, mas diarios escupiendo teleseries políticas y más medios supuestamente independientes y revolucionarios haciendo creer a todos que están viviendo en un país que les da la prestaciones necesarias para educarse y alcanzar como ovejas el camino del hipotético éxito y la tan esquiva felicidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube