Fiestas de fin de año la identidad del chileno aflora

Fiestas de fin de año la identidad del chileno aflora

Fiestas de fin de año la identidad del chileno aflora

Con ansias el ciudadano espera los festejos de año nuevo, para disfrutar en casa con la familia o en algún evento en particular donde este cómodo y pueda tener a mano los ingredientes para condimentar una jornada de rememorar u olvidar recuerdos del año que nos abandona.

Para ello el comercio ofrece y provee, el lucrativo negocio de los eventos de año nuevo parece no acaecer tentando a muchos consumidores a pasar un año nuevo distinto en un lugar con muchas personas divirtiéndose bajo la comodidad de tener música y alcohol a disposición hasta que las velas no ardan.

El chileno es de las masas, le gusta disfrutar en grupo, a pesar que no es sociable, pero con un poco de alcohol es apatotao y desinhibido, da rienda suelta a ese ciudadano simpaticón que quiere disfrutar a como dé lugar con todos los que estén con el bajo el mismo poncho.

Porque si hay alguien que le gusta celebrar, ese es el chileno, chacotero, dicharachero, weno pa’ tomar y divertirse, estas características que emana luego de unas copitas de alcohol es algo así como el resultado de la atadura anual, donde suele desprenderse en la libertad del festejo, algo así como un espacio de libertad social, un chipe libre que no lo volverá a tener por lo menos hasta fiestas patrias y nuevamente a fines del año que viene.

Los hoteles, no se quedan atrás ofreciendo cenas apoteósicas para sellar el cuadro completo, comida, alcohol, baile y el descanso, tentando al consumidor tras la paga de un monto elevado para que disponga de todo el circuito de festividad de año nuevo.

En el caso de las cenas y el otro consumidor hotelero de gustos elevados, ese otro chileno solo quiere que lo atiendan y tener todo a disposición para luego ser el rey de la fiesta,  apalancado sobre un poder adquisitivo como característica habitual que se esconde y se solapa silente bajo la confidencialidad del hotel y sus onerosos clientes, que en el mundo superficial de la completa comodidad se sientan en la cima del mundo a ver el resto de los serviles.

Los fuegos artificiales se han instalado como una variable ambiental que puede cambiar desde el lugar de celebración hasta como festejar, cada vez con más tiempo de duración y variedad de iluminación, las municipalidades han dado cuenta del gran nicho publicitario con el mensaje simbólico de destacar la labor que realizan durante el año, como para cerrar la gestión anual.

En cada región del país se realiza el emblemático lanzamiento de fuegos artificiales al cumplir la hora cero, uno de los eventos más grandes del país y que refleja la realidad son los de Valparaíso, Viña y Concón.

Donde algunas familias han caído en los brazos del aparato confabulado de la unión de estos tres municipios para crear un gran show de fuegos artificiales, donde las personas de las regiones cercanas han sido fuertemente tentadas para comenzar un año con una enorme cantidad de pirotecnia.

El chileno como es ingenioso no ha escatimado en obstáculos para aprovechar el evento gratuito, hace unos años atrás se instalaba en carpas, pero se prohibió, luego eran en los estacionamientos, también se prohibió, ahora las vías de acceso son  solo a pie a estos lugares los cuales están cada vez más colapsados.

Para la completitud del show, se han de montar por parte de los municipios escenarios con artistas destacados para el bailoteo, para que los ciudadanos acompañados de una botellita de champan y serpentinas sigan celebrando al unísono y por sobre todo gratuitamente.

El comercio también ha dado su opinión, ya que si el show está en la calle y gratis, los clientes no irán a pagar a locales del sector, problemáticas que ha generado la extensión o corte horario del festejo.

Por otra parte, los arriendos de departamentos y casas para disfrutar del espectáculo en la zona ha traído con sido grito y plata para algunos, así como personas pueden pagar un arriendo por una noche, otros pueden ofrecerlo y aprovechar la ocasión para generar unos pesos extras y comenzar bien el año.

El año nuevo desde que fue instaurado el 1 de enero por el papa Gregorio XIII en 1852  no ha estado ausente de ritos, tradiciones, típicas cábalas y artilugios que decoran la tradicional fiesta.

Para el chileno, las cábalas son un tema que no pasa desapercibido como por ejemplo: vestir de blanco, ropa interior amarilla, cinta roja amarrada, pasear con maleta, primer saludo, oro en la copa, comer uvas, comer lentejas, etc.

Porque si hay algo que al chileno le tiene cuidado es a la suerte, porque ahí están sus miedos, sus frustraciones, sus oportunidades, donde al momento de terminar bien o mal, la suerte en primer caso es la culpable y no del responsable del caso.

En lo particular la suerte le ronda al ciudadano, ya recordemos que últimamente a los mandatarios, los opositores los tratan de forma despectiva con el apodo de Yeta, como si la naturaleza se confabulase para que las condiciones sean adversas con solo el hecho de estar la persona presente, como un karma.

Luego de tanta celebración y jolgorio, las zonas desoladas y uno que otro rezagado adornan la ciudad dejando su huella.

Tras el reventón social del festejo, los sobrevivientes vuelven a casa para comenzar un nuevo año que les traerá buenos o malos pesares, las huellas de la ciudad denotan basura y desprendimiento de todo aquello que sirvió para festejar una noche que vuelve itinerantemente cada año a su ritmo.

Hay que tomar en cuenta que todo lo que uno logre es por el esfuerzo y la dedicación que tenga para lograr alcanzar algún objetivo, sería iluso pensar que en la vida lo aprendido se regala, todo lo contario, se gana y con mucha voluntad.

Disfrute con sensatez y madurez no sea presa de olvidar su vida en un festejo que es corto, sea sincero consigo, usted tiene la vida en sus manos, haga de ella una mejor cada día y un mejor año nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube