Frustración de un profesor cansado

Frustración de un profesor cansado

Frustración de un profesor cansado

Es triste pero es real, es crudo pero no escapa a la realidad de nuestra profesión, aquella que tanto amamos y defendemos a rajatabla, aquella por la cual decidimos colaborar y ser parte de la educación de todos los niños de nuestro país, aquella ingrata realidad que nos aqueja el bolsillo cada cierto tiempo, aquella que no es valorada como debiese, aquella que nuestras autoridades nunca le han dado la importancia que se merece, aquella que:

“…aunque nos cueste la vida, la vamos a defender…”

“…porque siento que es la hora de ganar la libertad…”

“…muchos de luchar están cansados y no creen más en nada de lo bueno de este mundo…”

Hay días en que siento que los profesores vivimos en un mundo paralelo en esta sociedad injusta, segregadora, clasista, desigual y tantos otros adjetivos que podríamos encontrar cuando existen personajes públicos que hablan de sueldos millonarios, que pueden asegurar su vida, que su carrera es muy corta y necesitan tomar buenas decisiones para sus futuras generaciones, que ni siquiera cuando estén fallecidos podrán gastar todo el dinero que tienen guardado en sus cuentas bancarias, aquí o en las Islas más alejadas de nuestro país, en fin, y la guinda de la torta, la del Señor Cristián Labbé quejándose porque su pensión es de 800 mil pesos y con eso no se puede defender ante la justicia.

Esto se generó cuando la Dictadura se hizo cargo del poder, nos vendaron los ojos, nos hicieron ver un país en progreso, nos taparon la TV con artistas de nivel mundial, con programas de entretención para ocultar todo lo que en Chile estaba pasando y creo que mucha gente se acostumbró a ver todo color de rosa y conformarse con el actual “es lo que hay”.

¿De qué país estamos hablando? ¿En este país queremos que crezcan nuestros hijos? ¿En esta sociedad queremos unión, fraternidad, afecto, identidad? ¿Acá nos tocó nacer y debemos seguir soportando los abusos a los cuales somos sometidos diariamente?

Nos encanta vivir en Chile, lejos del mundo, lejos de las grandes capitales mundiales, un país en donde tenemos una geografía espectacular y que muchos deseamos que perdure en el tiempo. Si queremos que esto mejore salgamos a la calle, manifestemos nuestras opiniones, no nos callemos, no nos quedemos sentados esperando que la vida pase ni menos analizar cada vez que podamos el dicho aquel “…hay un deseo que pido siempre que pasa un tren…”

El metro y el Transantiago son un desastre en donde a diario son maltratados todos los usuarios, tratados como sardinas, pagando mucho dinero por un servicio que presta una atención para mi gusto humillante. Los precios de toda nuestra canasta básica está afecto a un IVA abusivo el cual no nos permite comprar nada extra ni exclusivo ya que se nos va el presupuesto a las nubes. Vivimos en un país largo y hermoso el cual pocos tenemos el placer de conocer debido a que es más conveniente viajar fuera del país que recorrer nuestro territorio nacional.

Dicho esto vuelvo atrás, quienes nos gobiernan son electos por nosotros mismos, los invito a informarse, leer, recontraleer, recontra informarse del perfil de cada uno de los candidatos para que el día de mañana no nos sigamos arrepintiendo de quienes toman las decisiones por nosotros.

Si nos ponemos a pensar en términos fríos, cada vez que tenemos la oportunidad de manifestarnos, quienes no estamos de acuerdo con las directrices del Colegio de Profesores, quedamos al margen de cualquier decisión, acuerdo o desacuerdo con nuestras autoridades sin preguntarnos absolutamente nada. Han salido a la luz pública los sueldos de dirigentes, diputados, senadores, profesores, jueces de la corte suprema, todos con estudios universitarios durante al menos 5 años (en algunos casos, hay que decirlo, hay Senadores que tienen sólo 4to medio) en donde hay reajustes significativos cada cierto tiempo pero a nuestro gremio siempre es el menor, siempre el más bajo, el más criticado, el más vapuleado, pero a diferencia de otros profesionales, siempre seguimos luchando primero por nuestros alumnos(as) y si nos alcanza el tiempo lo hacemos por nosotros mismos.

Lamentablemente nuestra realidad nos indica que los padres quieren que sus hijos estudien desde Ingeniería para arriba, no potencian las habilidades que cada niño o niña tienen en su etapa escolar ya que el mercado está regulado para las profesiones de mayor ingreso, todo con el fin de velar por la economía, el crecimiento, la imagen país…

Esperamos de corazón que algún día nuestras autoridades cambien por completo su pensamiento que lo más importante no es la economía, el crecimiento o la imagen país, sino un nuevo concepto que diga “queremos hacer de este país un Chile Feliz”, recién ahí creo que nos comenzaremos a entender todos juntos y al fin hablaremos el mismo idioma, por mientras a seguir luchando, a morir con las botas puestas porque en el sistema que estamos actualmente no lograremos nunca tener una Educación Pública, Gratuita y de Calidad como realmente se merece un país como el nuestro.

Mientras nuestros políticos sigan defendiendo a los empresarios no tenemos por donde, mientras sigan defendiendo los intereses financieros para que, valga la redundancia, financien su imagen y campaña, estamos fritos.

Francisco Javier Alonso González
Profesor de Educación Física
Deportes y Recreación
UCSH 2002

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube