Redención económica de la iglesia

Redención económica de la iglesia

Redención económica de la iglesia

La promesa de Francisco y mi juicio a la venta de FE. A principios de la historia post-Cristiana la iglesia ha jugado papel fundamental en la conformación de las sociedades modernas.

Antes perseguida y maltratada desde los tiempos de Neron, luego respetada y adquirida gracias a Constantino quien en el año 313 firmo el “Edicto de Milan” documento que garantizaba la libertad de culto en todo el imperio romano mientras se comenzaba ya a entremezclar las festividades del sol invictus (25 diciembre) originaria religión del imperio y la nueva cristiana a la cual Constantino I se haría fiel en su lecho de muerte, originando así la importancia de esta fe y su expansión desde estos tiempos.

Mientras las enseñanzas de Cristo comenzaban a ser expandidas a todos los confines de la tierra convirtiéndose así en una de las religiones con más adeptos a nivel global y también la más poderosa, cabe destacar la manera que se hizo esta conversión de los indígenas Americanos, una religión que ha fundado su crecimiento en la imposición de la fe por la fuerza, si la razón no lo permitía.

Ya en nuestra era, hace unos días el pontífice Jorge Mario Bergoglio hizo acusaciones muy fuertes a su propia iglesia, donde encontraba inconcebible que una institución que se funda en el amor al mundo y con bases muy fuertes en la humildad y la austeridad este vendiendo sus bendiciones y sacramentos, una lista de precios en la entrada de cada una de las iglesias y parroquias en todo el mundo le hacen mucha razón al heredero de Pedro, esto lo hace buscando la sanidad  y rectitud de las enseñanzas episcopales intentando remediar el daño generalizado desde los inicios de la evangelización y desde el momento que la economía y la ambición comenzó a ser parte de cada ser humano.

Este problema no es nuevo desde los principios de los siglos en Latinoamérica los emisarios europeos motivados por la evangelización y la conquista de los pueblo americanos y sus riquezas comenzaron a inculcar la fe cristiana a los indígenas de la región con la metodología de la fuerza destrucción de sus altares y dioses que a los ojos cristianos eran cultos paganos, se les solicitaba a los autóctonos del territorio proceder a destruir ellos sus estatuas y símbolos, si no obedecían los militares españoles procedían a realizar la voluntad de la iglesia con fuerza desmedida y ejemplificadora, asegurando así, por el miedo la aceptación del evangelio en el los primeros años de América Latina.

En estos primeros años de la colonización americana, desde el virreinato del Perú se incursiono al reino de Chile como se llamaba a las tierras del sur de este territorio, Arribaron junto a los militares españoles la primera Orden de la Merced procurando estos la anexión de nuevos territorios y de autóctonos en nombre de la iglesia católica.

En los años del siglo XVI arribaron a Chile los mercedarios, dominicos y franciscanos que juntos se preocuparon de la propagación de la fe en el territorio recientemente conquistado, esto gracias a los aportes de los vecinos, los recursos dados por el trabajo indígena y la ayuda de la corona erigieron los primeros templos católicos, por lo que podemos afirmar  “la gran casa de piedra” ha sido fundada y levantada desde  de la conquista americana con los recursos de feligreses, dotes y esclavitud de indígenas.

Durante esta época las ordenes religiosa contaban con gran popularidad por lo que reciben bastantes riquezas en territorios y en dinero gracias a limosnas, donaciones y herencias, La compañía de Jesús con los jesuitas misma orden a la que pertenece el santo pontífice fue una de las más populares de Chile y por lo tanto con mayor cantidad de territorios y riquezas.

Gran parte de los territorios de la capital Cuando Santiago comenzó a ser Santiago, pertenecían a estas grandes congregaciones episcopales por lo que no es de extrañar la influencia económica de la iglesia en la formación de cada ciudad, así como también en la formación académica de los nuevos miembros episcopales, especialmente con la creación de conventos de distintas líneas para señoritas de familia.

Uno de los grande negocios de la iglesia ha sido la venta de estos territorios adquiridos sin desembolso monetario y luego vendidos a los gobiernos para crear y levantar los nuevos asentamientos, como por ejemplo los terrenos del cementerio general de Santiago pertenecientes a la congregación dominica donados por Inés de Suarez  incluyendo el cerro blanco y hasta el cerro san Cristóbal, así gran parte de las ciudad de Santiago esta sobre los terrenos de las Congregación de los Agustinos, Franciscanos, Dominicos entre otros, terrenos que fueron cedidos a la iglesia y luego ella vendió al estado o a civiles o bien cedió para que fuera utilizados, la ambición de la iglesia se gesta desde mucho antes de la fundación de Santiago.

Al margen recuerdo que alguna vez ley un grafiti que hace mucha relación con este tema, el grafiti estaba en uno de los muros de la iglesia de los carmelitos en Avenida independencia con calle Borgoño y rezaba “La iglesia vive gracias a los pobres” escrito que me hace mucha razón hoy, mientras que en épocas coloniales estaba destinada y vivía gracias al otro lado de la vereda.

Algunos meses antes de este anuncio el santo pontífice se comprometía a investigar los casos de abuso sexual a menores por parte de miembros de la iglesia, lo que me llevo a pensar en la cantidad de abusos de todo tipo que este negocio de la fe ha tenido contra los distintos pensamientos durante tantos años.

La verdad se me hace muy difícil explayarme, tengo tantos sentimientos encontrados con esta gran abusadora llamada iglesia que vienen a mi cabeza cada una de las aberraciones humanas y de poder que ha hecho la mal llamada casa de Jesús, que me es muy complicado mantener la línea y no dejar de mencionar los abusos de la inquisición, los robos, asesinatos he invasiones efectuadas por los nobles caballeros cruzados, la imposición forzada de la fe que aplico en sus conquistas y dominaciones a las tierras sudamericanas, y cuantas cosas más dejo en el tintero para no perder la compostura y comenzar a disparar a diestra y siniestra contra esta noble legión de “grandes hombres”.

La empresa Vaticana está intentando limpiar su nombre y procede para ello a elegir a un Jesuita que muestra la humildad y austeridad de su línea cristiana, él se compromete a sacar los abusadores de las iglesias haciendo creer a los fieles que está tomando las cartas en el asunto, sin embargo lo único que hace es cambiar a los abusadores de templo y les da otra congregación o simplemente no los deja ofrecer las liturgias que acostumbraban, pero de igual manera les mantiene sus beneficios, sus auto, sus sueldos, sus nombres en lo más alto, sus estatus de poder.

Que estén haciendo algo en este momento para limpiar y sanar la imagen de la casa, mal llamada hoy “casa de Dios” me parece simplemente tapar el sol con un dedo, no quiere decir que no crea en la voluntad del Santo pontífice más bien no creo en el cuarto de poder que se esconde tras las gigantes puertas de hierro que guarda los secretos en el Vaticano, muchas veces cuestionado y nunca investigado.

Quizás Francisco quiere hacer las cosas bien, como Jesuita y hombre de noble y apegada fe, estar cerca del pueblo y manejar las cosas con la humildad que caracteriza a esta hermandad, pero ¿podrá? Si el solo es la cara visible para la comunidad cristiana y bien sabemos que el nombre o el cargo de PAPA no es más que eso, un nombre representativo para la comunidad y sus feligreses. Me caben mis dudas sobre la gestión que pueda realizar el santo, que tanto poder puede el tener para corregir la corrupción y la maldad que escurre desde los cimientos de esta tan grande institución capas de corromper, manipular, asesinar, dominar, invadir, robar, mentir, violar, etc.

Todo eso en nombre de Dios. Dejadme dudar pues ya no creemos como seres pensantes que la casta “puritana y noble” de la iglesia Cristiana tenga la capacidad de dejar de lado sus ambiciones y limpiarse de la mierda que flota en sus aguas que nunca fueron blancas.

Que Francisco erradique la ambición, la maldad, el odio, el poder, de la iglesia seria el gran logro de los Jesuitas y un nuevo comienzo para los fieles que profesan el cristianismo.

“Dios así lo quiera”

 

J. Freddy Rivas

Poeta sin una pluma desde los 14 años, heredero de la escuela literaria de la cisterna Santiago por mi abuela poetisa, hoy incursiono en las novelas y estoy además preparando una publicación de un escrito a cuatro manos.

Santiago
Chile

Twitter: @jf_rivasm
http://gotasyletras.es.tl

 

One Response to Redención económica de la iglesia

  1. Juan Alberto Toro G mayo 24, 2015 at 11:23 pm

    Estimado J Freddy Rivas

    El contenido medular está correcto, el remate no cuadra
    sic “Que Francisco erradique la ambición, la maldad, el odio, el poder, de la iglesia seria el gran logro de los Jesuitas y un nuevo comienzo para los fieles que profesan el cristianismo”

    El pertenecer a una agrupación religiosa aunque se diga cristiana, jamás tendrá el poder de convertir a alguien en un auténtico cristiano.
    Las Iglesia católica, las religiones y sectas del mundo son la otra cabeza del stablisment son una especie de freno y rienda a las propias inclinaciones malignas del humano, encargados de mantenerlos sumiso y serviles incluso asesinos como es el caso del Islam.
    Una persona que tiene freno y rienda para ser dirigido No es “recta por si misma”, entonces la mayoría de las personas que profesan una religión simplemente están atrapadas.
    Francisco está atrapado y se siente cómodo; El verdadero anticristo es el poder Jesuita que gobierna al Papa como una marioneta. Ellos manejan el banco del vaticano, el banco a través de terceras partes tiene inversiones en desarrollo y comercialización de armas, en proyectos mineros, inmobiliarias y todo proyecto de alta rentabilidad.
    Pedir que un prisionero como Francisco influya en sus corruptos mandantes Jesuitas es ilógico, al contrario la gran ramera bíblica está cayendo y desmembrando a una velocidad pasmosa en cumplimiento a las profecías.
    Ser cristiano no es un título que lo da una congregación en particular, es un título que solo lo da una vida recta, Jésus y DIOS no son prisioneros de agrupaciones humanas, no son patrimonio de las religiones…Ser un Hijo de DIOS es un título que solo lo define DIOS..Para conversar con DIOS no se requiere de intermediarios humanos ergo un humano recto No necesita de frenos ni riendas, de lo contrario no hay “libre albedrío”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube