Canales de televisión subsumidos por el mercado de consumo

Canales de televisión subsumidos por el mercado de consumo

Canales de televisión subsumidos por el mercado de consumo

A diario la televisión abierta intenta capturar la mirada de sus televidentes y por un par de décadas lo ha logrado, e inclusive hace unos años atrás con la arremetida de los canales por cable no se rindió y se ha mantenido vigente.

La inserción de la publicidad de consumo en televisión sobre distintos productos es de antaño, nace como una forma de capital para promocionar y difundir productos en masa para llegar a todo tipo de estrato.

Hoy, los canales de televisión abierta se encuentran gobernados por sectores políticos y empresarios, han de acomodar sus servicios a placer de los auspiciadores y generar la orientación valórica de acuerdo a sus fines.

Los canales cada vez con astucia han sabido aprovechar cada inversión de parte de las marcas con la finalidad de ofrecer espacios altamente vistos para insertar anuncios, esto ha suscitado que muchas de las marcas con espacios publicitarios que se encuentran en huelga no permitan que los noticiarios saquen a la luz pública estos temas administrativos, lo que provoca una quejumbrosa reacción del telespectador, sin embargo el debil descontento no mella ni pone en desmedro a los canales ni a las marcas, a excepción de cosquillas de las redes sociales que de vez en cuando ejercen una mísera presión sobre algún tema en particular que tampoco impacienta del todo.

Por su parte, la Asociación Nacional de Televisión (ANATEL) se presenta como canales que se :

“…integran promoviendo la libertad de programación, de información, opinión y el resguardo de los derechos de los concesionarios de los canales a desenvolverse libre de presiones, al mismo tiempo que estos velarán por la responsabilidad en el ejercicio de estas libertades, comprometiéndose al respeto a las buenas costumbres, los valores éticos, la dignidad, honra y privacidad de las personas y la familia y por el cumplimiento de sus funciones de entretener e informar en un ambiente de sano pluralismo que busca la verdad, procurando exhibir de manera positiva los valores éticos. “,

un mero espectador que al fin y al cabo no media con los gestión de los canales a no ser que los temas tengan un toque moral específicamente sexual o religioso y aunque otros temas sean peores y no éticos como la censura de la información, no se pronuncia y guardia distancia como un pusilánime aunque los canales estén subscritos a esta asociación, parece que la responsabilidad social de informar sobre algún hecho que trastoque los intereses de la publicidad y o gobierno de turno sea inexistente, no tomada en cuenta y desvalorizada.

Hay que entender que mientras más auspiciadores, más ganancias y por tanto el canal obtiene sustento economico, lo cual genera que sea casi inevitable que el muñequeo publicitario y la intromisión de las grandes marcas se entrometan día a día en segmentos televisivos.

Los reportajes y documentales han sufrido el impacto, cada vez más se vuelven prácticamente un segmento publicitario donde bombardean a los televidentes con productos puestos en el ambiente o lise y llanamente promocionados por rostros famosos del segmento del programa.

En las noticias se identifica claramente cómo se auspician productos según las distintas fechas que se festejan durante el año, como fiestas patrias, navidad, año nuevo, día de la madre, del padre, del tío, del abuelito en fin, donde los periodistas del segmento supuestamente noticioso son enviados a tiendas de consumo para ver los nuevos regalos, recomendando donde comprar a los sectores más populares con el discurso del bueno bonito y barato.

Hace un par de décadas se estilaba que los rostros de televisión consumían los productos donde aparecían promocionando, hoy más que antes grandes grupos del Retail han capturado a los rostros del momento para atraer a sus seguidores para el consumo general de sus productos.

En algunas ocasiones los productos específicos de las grandes marcas ocupan rostros para promocionar, no obstante pareciera no existir una credibilidad del producto de consumo versus el rostro, la cual termina basándose en una captura de público en base a la fama de aquel rostro que en la práctica no necesariamente existe una coherencia en el producto ni que el rostro sea consecuente, mientras que el televidente en el breve lapsus publicitario que repiten reiteradas veces pueda hacer alguna una leve asociación se dan por pagados.

Los segmentos de telenovelas y reality show locales también son utilizados para vestir a los personajes y enfatizan el ambiente cotidiano resaltando los productos que auspician en el segmento.

Antiguamente no se realizaban espacios publicitarios como parte del programa televisivo, se entregaban de lleno y luego venían los comerciales, hoy los espacios publicitarios están embebidos en todo tipo de programas, también impulsado por el propio dinamismo de la televisión en vivo.

En resumen, un bombardeo prácticamente inevitable que recibe el televidente en las calles, en su hogar, hasta incluso en lo íntimo de su habitación.

Porque la televisión ha llegado a todos los espacios posibles, tener un televisor es un pelo de la cola y se ha vuelto un objeto de necesidad básica, como objeto primero que no debe faltar en una vivienda, por otra parte los medios móviles e internet se han vuelto asequibles y el acceso a la televisión local abierta está prácticamente garantizado.

Los canales a su vez garantizan el espacio para la marca o el producto de consumo donde la publicidad es prácticamente ineludible, llevando a cabo la combinación cuasi perfecta de sonido, imagen y movimiento para disfrutar cómodamente.

Aunque las personas se pueden quejar que la televisión fomenta violencia, es inmoral, falta de ética y hasta engañosa no obstante la sintonía no se pierde.

Por ahora, la publicidad en televisión es la forma más poderosa para difundir, mientras el consumo siga su camino de la banalidad y la poca crítica, seguirá apoderándose de todos los espacios necesarios para continuar subsumiendo a la televisión con sus marcas y productos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube