El humor negro y la brutal forma de enfrentar la realidad

El humor negro y la brutal forma de enfrentar la realidad

El humor negro y la brutal forma de enfrentar la realidad

El humor negro se ha caracterizado por su forma brutal de enfrentar la realidad que nos rodea, con ironía, sarcasmo y sátira nos golpea y despierta con verdades incomodas que en algún momento quedaron cubiertas tras los artilugios del discurso.

El humor negro ha de cuestionar las situaciones sociales que nos atañen, a través del dolor, la piedad, la lastima, la culpa, arengada generalmente por la indignación hacia las personas, grupos e instituciones con el propósito moral, lúdico o burlesco, apadrinado por el ingenio.

Una constante, es la aparición de la muerte como uno de los temas más dolorosos y delicados para el ser humano y por ende para la sociedad que habita, la cual resulta controvertida bajo la férrea relación moral que constituye bajo su cultura.

Dentro de los temas predilectos del humor negro aparecen las tragedias, las normas sociales, las violaciones, la religión, la política, asesinatos, suicidios, drogadicción, normalmente todos aquellos temas que peguen fuertemente a la moral de la sociedad, sin embargo la gracia radica en la forma cómica, inteligente y divertida de ser presentada, estando presente en un sin fin de creaciones en la cultura popular a través de los medios de comunicación, como lo son los cómic, los diarios, revistas, televisión, radio, etc.

El humor negro en ocasiones hace uso de la sátira para reflejar en forma burlesca, lúdica y con un propósito moralizador la indignación del momento. También hace uso del sarcasmo el cual agudiza el desagravio o descontento haciendo uso de la ironía para dar a entender lo opuesto de lo evidentemente representado, ambas figuras refieren a un hecho o fenómeno social contingente o histórico.

Ciertamente el humor negro está en el límite donde se hieren susceptibilidades ya que las construcciones morales de la cultura en constante cambio suelen verse trastocadas respecto de algún tema que para la sociedad sea tabú, más si las temáticas tienen que ver con muerte o hechos que pueden haber fracturado un país o en otro caso sean deficiencias que estén enquistadas en el consciente e inconsciente colectivo.

En nuestro antecedente cultural y a pesar que el chileno se caracteriza por reírse y burlarse de todo, se esconden varios temas sensibles que al momento de aplicar el humor negro nos deja una leve sonrisa incomoda.

Los chistes sobre discapacitados suelen ser algunos de los que con delicadeza y dentro de un contexto se logran emitir, tras un Estado que no se hace cargo de la discapacidad y una Teletón que a través de las donaciones de las personas logran subsanar y ayudar a muchas familias del país.

La construcción cultural sobre la discapacidad es aun lastimera y culposa reaccionando y tapujando los problemas de las personas con discapacidad con un discurso de igualdad, error, son diferentes y por eso hay que ayudarlos para que a través de la accesibilidad e inclusión ellos puedan llevar su vida de forma independiente. Si fueran iguales no necesitarían ayuda.

Por tanto, hacer humor sobre la discapacidad viene a pegar en algunos discursos simplones estancados, donde el ciudadano no ha madurado su conciencia social, mas aún tomando en cuenta que aquellos que tienen mas humor negro son los propios discapacitados, los cuales tienen que asumir su condición mas rápido que su entorno social.

En cuanto a la iglesia y con el correr de los años ha tenido que mediar con casos de abusos, la sociedad hace unas décadas atrás mucho más conservadora intervenía rápidamente ante algún hecho público o chiste mediante que fuese en contra de su moral cuasi intachable, con el tiempo la sociedad teniendo un gran respeto por la iglesia, tiende a enfrentar los sin sabores de una manera natural, para ello el humor negro alienta poniendo su estampa de manera sencilla, para que algunos errores y repudiables conductas cometidos sean entendidas y asumidas por la sociedad.

Sin duda que aún los temas eclesiásticos siguen siendo delicados porque las dosis de moralina normalmente continuaran sacando algún malestar dentro de los creyentes mas asiduos y devotos.

Los temas referentes a desigualdad y equidad también continúan en nuestro país siendo un tema tabú, sobre todo pensando en que las generaciones de jóvenes exitosos están sumergidos en el camino del éxito, para ellos el humor negro respecto de la pobreza es divertido, pero solo en círculos cerrados, en un contexto transversal ese humor negro no obtiene buenos resultados ya que las amplias brechas sociales no son un chiste y por tanto el humor negro sirve para mostrar la realidad económica del país como una verdad que duele y deja pensando.

En la salud con una cercanía a la muerte y tomando en cuenta los problemas que enfrenta el país con las desigualdad de atención y planes de las isapres, el humor negro auspicia el alegato y descontento para tomar el peso necesario con el fin de naturalizar las malas condiciones que deben soportar las personas para poder ser atendidas.

Ni hablar siquiera e intentar un chiste negro respecto de derechos humanos y dictadura militar, en este país las deudas y las verdades escasean y por tanto son temas abiertos y sensibles para el país, heridas abiertas que aun no logran sanar, donde el humor negro no puede entrar siquiera.

Al parecer lejos estamos para comenzar a conversar y naturalizar las emociones que conlleva este tema en particular, es delicado y el herir susceptibilidades es sencillo por el alto grado de sensibilidad existente, porque es cierto es un tema país a casi 25 años de los aborrecibles hechos que han manchado nuestro país, no es aquel tema donde el humor negro hoy sea bienvenido.

Los temas de educación no se quedan atrás, son un festín, hace un tiempo que el país ya no resiste continuar con el actual modelo educacional, para ello marchas y movimientos estudiantiles se gestaron para revivir y desenmascarar muchas verdades que no permitían generar una mejor educación.

Para ello, los movimientos estudiantiles en diversas oportunidades ocuparon el humor más negro y ácido para dar a conocer sus necesidades y petitorios, que por cierto atañen a todo el país, logrando finalmente poner en la mesa la discusión necesaria para realizar los cambios que se requerían.

En esta ocasión el humor negro tuvo un rol fundamental para darle fuerza a los discursos y mostrar la decadencia del sistema educacional, donde de una causa perdida el gobierno actual al menos ha iniciado un proceso de cambio, mal o bien pero un comienzo para no seguir en el estancamiento.

De los políticos ni hablar, la irresponsabilidad de algunos ha permitido que el humor negro se posicione cuasi como un bullying ciudadano generando opinión y discusión para los temas país.

Es cierto que el humor negro ayuda a aceptar verdades, a mostrar desconformidad y descontento de una forma brutal y particular, pero claramente hay temas donde no se puede hacer uso. Mientras tanto, ha seguir mejorando como país para que nos podamos reír mas seguido de las falencias y rescatar esas verdades que hacen falta y muchas veces esconden, hacer uso de la razón, el ingenio y el coraje para empujar como ciudadanos a las decisiones que nos involucran a todos y a las futuras generaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube