El sueño aspiracional de los niños de barrios populares

El sueño aspiracional de los niños de barrios populares

El sueño aspiracional de los niños de barrios populares

El crecimiento del país supone el aumento de calidad de vida de los ciudadanos, no obstante la brecha social ha ido aumentando con los años, junto con ello el aburguesamiento del país esconde bajo una cubierta una realidad para muchos invisible.

En el barrio, pobla, villa, toma, pasajes varios, se estila una realidad donde el futuro suele ser pecaminoso sobre todo al momento de deambular y ver las casas artesanales, canchas de tierra, peladeros y hedor a pobreza.

El lejano entender que tienen los niños de zonas marginales no da abasto para dar cuenta que en su camino o frente a ellos hay una probabilidad y posibilidad para salir de donde están, donde son auspiciados por los obstáculos en su forma de traslado hasta la simple ropa o uniforme para ir todos los días al colegio, sin embrago aunque el esfuerzo siempre sea más del doble igual se puede, de todas maneras no hay que dejar de intentarlo, la voluntad puede.

En la escuela más cercana probablemente no tendrá el potencial educacional que hará de él una persona que pueda salir del barrio, sin materiales y desinterés por que el entorno le estará susurrando al oído que es una causa perdida y que en su mayoría las condiciones ambientales pues así lo son.

En el barrio algunas iglesias de distinto credo han generado algunas oportunidades para abrir el espectro de posibilidades de algunos niños, pero no es suficiente para su fortalecimiento que podría eventualmente destetarlo del pensamiento estancado del barrio para hacer a una persona con posibilidades más amplias de las que le dio su cuna.

Por otro lado la pobreza que viven a diario frente a las riquezas que promueve la televisión, el fútbol y los narcotraficantes remueven en su cabeza las oportunidades más a mano para escapar del presente y comenzar rápidamente una escalada fantasiosa.

El narcotráfico le da la mano, le ofrece dinero rápido, poder de armamento, le entrega en sus manos la decisión de su vida, donde en pocos minutos y a veces un instante puede ser el más poderoso que sin importar dinero podrá poner a sus pies hasta el más rico del país y que en ese momento en sus ojos la pobreza verá pasar en imágenes y voces que reclaman justicia y dignidad.

La alternativa del fútbol de barrio, dado por el correr, mover rápido los pies, auspiciada con un balón de fútbol puede ser por lejos una de las mejores suertes que le puede ocurrir a un niño de barrio. Apenas aprendiendo a hablar pero tiene que saber patear bien el balón, talvez ahí puede estar la gran oportunidad de su vida y la de su familia.

Por que  la percepción de los niños para con sus ídolos, es que los futbolistas no reparan en mostrar ostentosidad, lucen de pareja a mujeres esculturales, usan autos lujosos que en su vida soñaron y aunque muchos de ellos fueron niños pobres y humildes, en la actualidad la humildad no les toca y son presa fácil de la gula materialista, aunque en ocasiones simplemente porque de algún motivo hay que gastar las grandes sumas de dinero y sus cabezas no revisten más complejidad que el vivir un presente prospero.

Y también que más se les puede pedir a los futbolistas, si todas las dificultades para vivir de otra forma no serían provechosas, como están las cosas hoy que no sepan hablar o hilar una frase con mas de dos palabras es lo de menos, un detalle, además que en general Chile no es un país que hable muy bien, por tanto da lo mismo.

Por otra parte la televisión instalada con grandes dimensiones como la estatua más importante de la casa, engulle sus pobres cabezas como parásito mostrando la riqueza y suerte de algunos para obtener a gran destajo lo que ellos paupérrimamente pisan a tras pie.

La pantalla frente a sus ojos habla de fines de semana en spa, el torneo de ski, playas paradisiacas, vacaciones en los glaciares y zonas recónditas que solo aquel que tiene llega sin estupor, teleseries con standard de vida oligárquica aludiendo a un discurso de familia promedio que escapa de la realidad actual, ejecutivos modernos, mujeres, autos, todo lo anterior obtenido por la suerte. Eso es lo que recibe un niño a sus ojos, la suerte de algunos, la rapidez con que llega el dinero, pero no precisamente por educación y esfuerzo, atendiendo que el despliegue de información orienta al espectador con teleseries y novelas para personas con alto estatus y los documentales para “gente pobre”.

Estos niños están por ahora condenados a jugar fútbol para probar suerte a ver si les cambia la vida o postular con algún talento a la televisión a ver si por ahí hacen carrera o finalmente al narcotráfico donde se iniciaran y terminaran en las manos de otro que hiso carrera mas rápido que él.

Ni hablar de la cantidad de talentos perdidos que desperdicia el país, donde pareciera no interesar como si nuevamente la maldita suerte decidiera por ellos y la esperanza estuviera tirada en el piso tras unas balas locas.

El sueño aspiracional de los niños, son producto de las condiciones sociales que estamos como ciudadanos creando, una responsabilidad enorme que tenemos como reflejo en un voto en una urna, donde se requiere que nuestras generaciones tengan oportunidades reales de desarrollo y no la suerte o fantasía del mundo de Disney llena de estereotipos de príncipes y princesas, necesitamos realidad.

Hay que dar cuenta que se requieren cambios en las poblaciones y exigir a los que fueron elegidos en las urnas, para que las posibilidades de los niños no sea la fantasía de ser futbolista o llegar a la televisión farandulera ya alicaída o morir como soldado del narcotráfico para poder tener un mejor pasar y vivir de mentiras y teleseries.

Se requiere que la educación no sea una opción, sea un derecho para que más tarde ellos puedan elegir su realidad y no una fantasía solapada televisiva, que los profesionales y deportistas del futuro puedan sentir al estado solidario y que los profesores sean las personas más respetadas de nuestra nación.

Debemos crear una cultura de voluntad de igualdad y equidad dejando de ser el chileno quedado y convencional que aspira a los cambios que otros hacen, para que nuestros niños que hoy ven su futuro como una mala suerte y sin posibilidades, se paren frente a la bandera como un real aporte al país y no un niño en situación de vulnerabilidad como esconde el discurso.

One Response to El sueño aspiracional de los niños de barrios populares

  1. Luis Mora Obregón febrero 6, 2015 at 3:02 pm

    Es una realidad todo lo que se indica en este reportaje. Tuve el placer de poder trabajar por muchos años con niños en un club de barrio y ha sido la experiencia más maravillosa que he tenido en mi vida. Ahí tu logras ser parte de su vida, de su entorno familiar, con ello ves realidades que no se ven a diario, niños sin desayuno, sin padres, cuidados por sus abuelos, con peligro inminente de entrar en las drogas y en el acohol. Aquí pasas a ser un referente y un ejemplo para ellos en el cual ponemos reglas para lograr que los niños estudien, ponemos reglas para que los niños no caigan en la droga y le damos un espacio para soltar toda esa energía que un niño trae consigo, controlamos su impetu, etc. Tengo el orgullo de decir que logramos sacar a muchos niños de la droga y del alcohol y que la mayoría de dichos niños hoy son personas de bien, hombres responsables y con familia.
    Esta experiencia la plasmé en un libro bien llamado “Memorias de un club de Barrio” el cual no he logrado publicar por lo honeroso que es publicar un libro en Chile y en él cuento mi experiencia y la realidad que se vive en un club amateur de barrio.
    Tengo el orgullo de decir que de esos niños que fueron parte de este libro hoy por hoy hay 3 en cadetes de clubes profesionales y otros tantos han pasado por otros clubes.
    Doy gracias a Dios por haber sido parte de sus vidas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube