Arquitectura descuidada y legos concretados

Arquitectura descuidada y legos concretados

Arquitectura descuidada y legos concretados

La construcción de iglesias, edificios con una arquitectura colonial y el resultado del refresco de la bohemia parisina de jóvenes oligarcas, terminaron con la construcción de un casco histórico hoy descuidado.

El proceso histórico sobre la cual se fundó el país, trajo consigo la construcción de iglesias y edificios bajo un sello y una arquitectura que adorna el país a su largo y ancho, con el arte proveniente del viejo continente, Chile se vistió de arte e identidad.

Luego jóvenes oligarcas eran enviados a Europa para continuar sus estudios, donde absorbían la atmósfera y el ambiente de aquellos arquitectos que plasmaron años atrás en los países colonizados. Con estas ideas los jóvenes estudiantes acompañados de la bohemia característica de época y su emoción por revivirla en su país natal, tuvo como consecuencia la creación de barrios, edificios y casonas con toques parisinos.

La imparable construcción impregnada de identidad Europea, bien o mal, nuestro país no ha reparado en una identidad propia, prosecución o mezclas de algún proyecto, rumbo o estilo arquitectónico.

Una identidad perdida que se ha visto pasar por el sector de la construcción chilena, hace décadas, con tomas de lugares en algunos casos y descontrolado crecimiento en otros, no ha podido dar con un camino arquitectónico, ni menos ha reparado en respetar la arquitectura que quedo de la colonia y del trasnoche de la bohemia.

El diseño de las regiones del país ha sido discontinuo, no se ha planificado un crecimiento pensando en el futuro, las tomas de unas décadas atrás han sido reemplazadas por blocks o bloques de cementos toscos.

Un ejemplo es Valparaíso, pintoresco y artístico, salvo las construcciones de siglos dos siglos atrás, el orgullo en parte es el resultado de las tomas que abren paso al color generando un arcoíris de propiedades arrumbadas en un cerro, como comienza la canción: La joya del Pacifico “Eres un arcoiris de múltiples colores…”

Para el sur, las construcciones alemanas adornan gran parte del sur y que por unos años se mantenido como parte del turismo, no obstante y aprovechando la oportunidad el comercio llegó con sus legos de concreto a construir grandes edificios y centros comerciales formados de bloques de cemento, cuadrados y abusivamente sin un diseño que asemeja la historia y o el patrimonio local.

Para el norte, el clima seco no ha permitido hermosear con naturaleza selvatica por razones obvias, por otra parte, las casas se han formado con materiales que resistan las condiciones de piso y clima, a excepción de los sectores de playa donde las torres han hecho los suyo con la brutalidad artística que corresponde al fin económico facto.

La capital ha sido abusivamente saturada, no queda mucho sector donde construir, las calles se han visto colapsadas por la venta excesiva de automóviles y el transporte publico no ha logrado un orden vial.

En la construcción a excepción del perímetro y derribar los sectores mas antiguos para “abrir paso al progreso”, como suelen decir las constructoras, no quedan muchos lugares, los edificios habitacionales han subido sus precios enormentente y han reducidos sus tamaños y por supuesto el diseño es lo de menos, el pensamiento pareciera ser –no hay condiciones ni limites para levantar un rectángulo con ventanas-

A lo largo del país las casas coloniales y barrios parisinos levantan la mano avisando casi su desmoronamiento, no se evalúa como patrimonio, ni tampoco los municipios han observado y tomado medida sobre los cascos históricos.

La perdida identidad de Chile es un mal que pega fuerte, la mantención de lo antiguo y la proyección de lo nuevo escasea, construcciones históricas se derrumban abandonados con el paso del tiempo como desperdicios y parte de la historia, guardados como libros en un baúl.

Principalmente el tema está en que Chile no ha reparado en pensar que es lo que quiere como arquitectura para el país, es una construcción descontrolada de edificios tras edificios, en algunos casos instituciones han comprado casas antiguas para conservarlas, repararlas, mantener las fachadas y casco histórico, ofreciendo un lugar interno conservado y respetando la historia y por dentro llevando a cabo su objetivo.

Los arquitectos en general no parecen tener opinión al respecto, no hay señales de ejercer una acción al respecto. Tampoco parece importar considerando que la propia construcción cultural que lo ha formado a ese futuro arquitecto es desabrida y sin identidad por el desarraigo cultural del propio país.

Por otra parte, los gobiernos de turno solo han cumplido por apagarse a las leyes de antaño y abogar por uno o por otro monumento como patrimonio arquitectónico para mantener, pero no es suficiente si se quiere ir mas allá, detenerse y pensar cual será nuestra forma de construir, que le dejaremos a las nuevas generaciones aparte de los legos.

En resumen, no hay opinión ni ideas, solo progreso a punta de legos, vistas de edificios cuadrados con muchos vidrios, sin una idea e historia que contar, la ciencia y la historia le ha dejado tanto a la humanidad para poder tomar y construir, sin embargo no hemos aprendido nada, a excepción de los terremotos, donde las construcciones resistentes parecen ser el objetivo principal, edificios tipo lego que aguanten terremotos, esa parece que es la consigna que prima al momento de construir una torre mas.

Hay tanta información y soluciones de medio ambiente ha considerar, viviendas que estén acorde al medio ambiente, ser parte del medio, dejar de invadir lo poco que queda, reutilizar, reciclar, energías verdes, tanto material con bastante tecnología para forjar una idea país.

Es preciso parar y sentarse a pensar como en todo orden cosas y ver el futuro con ojos de voluntad, pensando en las nuevas generaciones sin egoísmo, sin mirar el bolsillo y el tiempo que demora, para que aquellos que vivirán a futuro tengan lo que se merecen porque sus antepasados pensaron en ellos y así las futuras generaciones sentirán ese orgullo identitario dándose cuenta de lo que ha crecido su país natal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube