Recuerdos de sabores y emociones

Recuerdos de sabores y emociones

Recuerdos de sabores y emociones

Como se detiene el tiempo cuando un sabor revive la memoria.

Llegando hoy a mi casa, pese a comprar a un negocio de barrio el pan para la merecida once, un par de marraquetas y unas hallullas era lo único que necesitaba, mi señora esperaba en el auto con mi hija que dormía como solamente ella lo sabe hacer. Mientras pagaba la cuenta y esperaba la boleta (que por lo demás siempre la exijo) levante la mirada y vi tras el almacenero que muy amablemente me atendió, una bolsa transparente que contenía en su interior unos discos de merengue, le solicite uno con la esperanza de encontrar ese sabor tan esquivo que no volvía a sentir desde hace ya muchos años.

Mientras caminaba al auto donde mi familia esperaba mi regreso quebré un trozo y me lo eche a la boca, en ese instante por una milésima de segundo mientras mi cuerpo avanzaba paso a paso casi por inercia, el tiempo alrededor de mi se detuvo por un instante y recordé esos días de escuela cuando mi madre me retiraba del colegio y me compraba en el carro que esperaba tras la puerta del liceo a la manada de desesperados pingüinos gritones que solo deseaban un dulce “media hora” ese redondo con sabor a coca-cola envuelto en un papel rojo,  el mismo que publicitaban los canales de televisión en un comercial donde el personaje principal era un científico loco que por accidente daba con esa fabulosa receta (no era más que la bebida del momento) otras veces los desesperado mocosos todos ellos esforzados alumnos de la época en que los profesores te daban de palmadas en el traste, o reglazos en las manos, los mismos alumnos que hoy están con traumas existenciales por esos abusos de poder por parte del docente de la época “pero que saben de la palabra respeto” ellos compraban en el viejo carro de la abuelita que no fallaba a sus comensales, una bolsa rosada de arroz dulce o un jugo Kapo, el mismo que hasta la fecha sigue tan vigente como antes.

Recuerdos que a veces nuestros padres nos regocijaban con más de una encantadora golosina, siempre y cuando las arcas no estuvieran muy mermadas por la famosa crisis del 82 esa que azoto la región en los años de mi escolaridad básica, a veces me compraban en ese famoso carro una palmera que en sabor era la misma que comíamos con las manos arenosas en nuestros paseos estivales a la costa, Loncura, Quintero, eran los destinos predilectos, sus bosques con aromas a pinos y humo de leña y la tierra costera humedecida por la brisa, que nos regalaba esas sensaciones tan propias de nuestro país.

Hoy por hoy, en mi afán de recordar en imágenes esos momentos de mi vida, he comprado una palmera en distintos lugares cada vez que puedo, pero la verdad no he dado con ese sabor que tengo escondido en alguna pupila gustativa de mi lengua, o en alguna parte de mi bóveda palatina.

Compramos el natur en el supermercado con la escusa que es para los niños pero lo hacemos por nosotros a sabiendas que tendremos alguna remembranza de lo vivido en algún momento de nuestras vidas. Otras veces rezamos por que se nos acabe el shampoo anti caspa de marca mundial y vamos en busca de ese barato en sobre con aroma a huevo o hierbas, lo ocupamos felices con la escusa que era lo que había en la esquina pero en nuestro interior deseábamos tanto ese aroma que nos recordaba cuando nuestras madres nos lavaban el cabello hincados en el suelo del baño inclinados sobre la taza en un lavatorio plástico comprado en la feria del domingo, el mismo que utilizaban para lavarle el cabello a mi hermana con la solución de shampoo para la pediculosis y donde luego del último enjuaga se venía la cepillada con un peine plástico que venía incluido en el paquete, o simplemente nos lavaba el pelo en el lavamanos con agua calentada en la tetera.

Una inmensa cantidad de aromas, sabores, colores, lugares, frases que en si no representan nada más para nadie, sin embargo para muchos son parte fundamental del baúl que abrimos cada día, en cada instante, a cada paso que damos en nuestra corta vida, cada mirada, nos traen a la memoria un sinfín de recuerdos  que  sean estos buenos o malos, agradables o no, alegres o tristes son nuestras vivencias y evocaciones disfrazados de productos de consumo, sensaciones que se esconden en los lugares más extraños de nuestro entorno, esperando que nosotros los descubramos y le demos vida a cada una de esas emociones retenidas, a veces olvidadas momentáneamente en un pequeño bolso de papel que se encuentra en el cajón de nuestra historia, al final, muy bien guardado esperando metamos la mano y los alcancemos una vez más.

Evocaciones que vuelan a nuestras cabezas cuando menos lo esperamos y que mas de alguna vez nos hicieron recordar a alguien amado que ya no está con nosotros, alguien que nos dio ese dulce, o nos compro el arroz donde la viejita fuera del colegio, o simplemente el sabor a la cazuela de la abuelita,  de hecho les confesaré que escribo estas líneas gracias a los recuerdos que vinieron nuevamente y sobre todo, a la persona que me trajo a la cabeza cuando di el primer mordisco a ese trozo de merengue, el que sigo comiendo en este momento ya que todavía algo me queda.

…….. gracias por el arroz y el merengue mamá.

Ps: que disfruten el sabor de sus memorias.

 

J. Freddy Rivas

Poeta sin una pluma desde los 14 años, heredero de la escuela literaria de la cisterna Santiago por mi abuela poetisa, hoy incursiono en las novelas y estoy además preparando una publicación de un escrito a cuatro manos.

Santiago
Chile

Twitter: @jf_rivasm
http://gotasyletras.es.tl

 

2 Responses to Recuerdos de sabores y emociones

  1. Blanca Diaz Ramirez Enero 9, 2016 at 9:36 pm

    Que hermoso artículo. Gracias por los recuerdos de una infancia simple y hermosa.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube