El mito de plantar un árbol escribir un libro y tener un hijo

El mito de plantar un árbol escribir un libro y tener un hijo

El mito de plantar un árbol escribir un libro y tener un hijo

En diversas oportunidades como un cliché compulsivo, se ocupa este dicho como una meta inspiradora para desarrollar estas acciones a lo largo de nuestras vidas.

Su origen proviene de la interpretación de la expresión profética de Mujámmas, mensajero del Islam.

Haremos una interpretación de este dicho profundizando en las cuatro composiciones: primero el dicho, segundo plantar un árbol, tercero escribir un libro y por ultimo tener un hijo.

El Dicho

Este dicho pareciera a simple vista responder la pregunta de la existencia, pregunta aquella que ha tenido surmegida a toda la humanidad, preguntas existenciales como: ¿Quiénes somos? ¿Para donde vamos? ¿Que queremos? , preguntas que la filosofía se ha planteado durante toda la historia de la humanidad y no encontrando la respuesta, por otra parte, la ciencia también ha puesto de su parte para superar y demostrar dentro de su objetividad la respuesta a estas preguntas existenciales que aún navegan en el mundo de las ideas y que sin ir mas allá cada individuo más de alguna vez se las ha hecho en su vida.

Pareciera fácil la tarea del dicho, plantar un árbol, basta una semilla y en pocos días veras los resultados, escribir un libro, en general los niños a corta edad ya pueden escribir y pueden escribir un libro de pocas paginas, tener un niño, el cuerpo humano a corta edad tiene la capacidad para reproducirse.

Pero entonces si es tan fácil, ¿porque no lo hacemos y nos conformamos con lo ya hecho y le dejamos el paso a la continuidad de la humanidad? ¿Si es tan sencillo, porque uno no cumple estas acotadas tareas para sentirse pleno?

Pues porque la tarea y el mensaje no es para nada sencillo y puede que no lo entendamos hasta que nos quede el último suspiro de nuestras vidas.

Plantar un árbol

El hombre es la especia más depredadora del planeta, arrasa con todo lo que está a su paso.

Algunas de las antiguas civilizaciones buscaban la convivencia con el medio, con preciosas construcciones arquitectónicas ocupando las fortalezas de la naturaleza y las virtudes del hombre para convivir, creando sus viviendas y sistemas de vidas al ritmo de la naturaleza.

Con la observación, el hombre logró aprender cuanto era necesario para que en esa época pudiera sacar provecho de su entorno no siendo invasivo, ya que la madre naturaleza era la que proveía con gratitud manteniendo el respeto.

El tiempo en las antiguas civilizaciones se entendía al revés de cómo es hoy, el futuro para ellos estaba atrás, a sus espaldas, donde no hacían ficción de cual sería su dirección dado por su presente constructor, por otra parte el pasado lo veían hacia adelante, de tal modo que la forma de aprender es solo observando lo construido.

En la actualidad, la liviandad con que el sentido común actúa y los discursos sociales se han instalado, basta hacer muy poco para cumplir la misión, en un mundo acelerado y superficial,  la vida se toma con una amalgama de sabores que no da tiempo para probar realmente el sabor de cada circunstancia.

Plantar un árbol es construir, hacer, crear, desarrollarse, pero ¿para quien? no para uno sin duda alguna, para la especie, para aquellos que vendrán, para aquellos que tendrán la oportunidad de vivir en este mundo, aquellos que no están para dar cuanta del daño que se le esta haciendo al medio.

Por tanto, una frase de  Robert Baden Powell “Pero el camino verdadero para conseguir la felicidad pasa por hacer felices a los demás. Intentar dejar este mundo un poco mejor de como lo encontraste y cuando llegue la hora de morir, podrás morir feliz sintiendo que de ningún modo habrá perdido vuestro tiempo sino que habrá hecho todo lo posible

Solo porque al final de los tiempos cada individuo podrá visualizar como creció el árbol que planto durante toda su vida, ese árbol que fue sembrado con voluntad y dio frutos.

Escribir un Libro

¿Si alguien nunca aprendió a escribir, no podrá cumplir la meta del dicho? ¿El escribir un libro será para todos o es una meta que no se puede alcanzar?

El hombre con su altos, bajos y errores al por mayor algo aprenderá en su vida, la posibilidad de hacer familia, de poder hacer amigos, de poder entregar algún bien a la sociedad, de haber aportado como un ciudadano en alguno de sus aspectos, es la forma en que hacen que el hombre pueda recorrer un amplio camino de su corta vida haciendo de él y haciendo de otros.

Es por esto que escribir un libro no intentaría ser ni mas ni menos la capacidad de contar la historia de nuestras vidas, esa capacidad de reflexionar de todo aquello que vivimos, de los errores cometidos y la madures que alcanzamos, esa historia, la historia de la vida, aquella que es única en todas las infinitas posibilidades de acción de la naturaleza, aquella que se da como un átomo frente al cosmos, aquella que en ocasiones despedimos con grandeza o repudio, pues esa es la historia que nunca contaremos.

Escribir un libro que nunca contaremos, serán los demás los encargados de leer nuestro libro jamas contado, pero escrito.

Tener un Hijo

La tecnología a diferencia de antes ha permitido que personas con problemas puedan acceder a su retoño, otros sin embargo no podrán biológicamente tener un hijo, por ahora al menos.

Pero eso que, tener un hijo es la suerte que le tocara vivir a cada quien según su capacidad de reproducción, acaso para aquellos que no pueden bologicamente tener hijos será solo un mal chiste esta parte del dicho.

Entonces ¿Que es tener un Hijo?

Tener un hijo es lo más preciado que le puede tocar a una persona, es el llamado de la naturaleza a hacerse cargo de la  preservación de la especie.

No obstante, tener un hijo hoy en la actualidad es la parte mas sencilla del trabajo de padre o madre y por tanto el llamado a educar y hacer de la persona una de bien, es lo significante, ese camino al que los padres están llamados a llevar a cargo hasta sus muertes, esa persona que seguirá el camino mas adelante replicando lo aprendido en aras de una sociedad mejor.

Por cierto que es una tarea que no tendrá fin sino hasta la muerte, cuando los mismos hijos darán cuenta en su tumba, darán cuenta que esos fueron sus padres que tuvieron un hijo y que a su vez sus hijos mirarán con rostros de aprendizaje.

Finalmente

El dicho es una tarea inalcanzable que solo verán aquellos que vieron el legado de la cooperación del hombre con el medio, de la preservación de la especie y la facultada para educar personas de bien, para que finalmente se pueda contar la historia de la persona que yace incrustado en la naturaleza que lo vio nacer y morir.

One Response to El mito de plantar un árbol escribir un libro y tener un hijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube