Zamudio la serie: Epistemología del dolor y transmisión de estereotipos

Zamudio la serie: Epistemología del dolor y transmisión de estereotipos

Zamudio la serie: Epistemología del dolor y transmisión de estereotipos

Domingo 29 de marzo, en horario prime debutó la  mini serie “Zamudio”, apuesta del alicaído canal TVN.

Es de conocimiento público  la crisis en audiencia que tiene el canal “de todos los chilenos”, la estación  tiene a la periodista Carmen Gloria López como directora ejecutiva y al cineasta Nicolás Acuña como director de programación.

El cambió en TVN, busca revertir los números rojos que ha obtenido el canal desde el término de la teleserie nocturna “Vuelve temprano” (19.4 de rating) y la siguiente teleserie “No abras la puerta” (10.4 rating), esta baja se ha trasladado y afectado a todo el horario prime[1].

Para intentar generar un vuelco en esta situación el canal decidió apostar por llevar a la pantalla el libro “Solos en la noche” del periodista Rodrigo Fluxá. Todos podemos tener una opinión de la factura de la imagen, calidad de las actuaciones, agilidad del guion etc. Pero, debemos entender que esta apuesta es netamente comercial.

Deseo subjetivamente abrir el análisis con una cita a Jean Baudrillard, sociólogo y filósofo francés

La mayoría de la imágenes actuales no reflejan más que la miseria o la violencia de la condición humana[2]

La serie de TVN, nos muestra una realidad absolutamente marginal, violencia gratuita tanto física como psicológica, sin ningún otro afán que obtener un lucro publicitario, lo que se traducirá en ganancias para el canal.

El relato se mueve dentro de la estereotiparían de los estereotipos, llegando a desgarrar e inclusive atrofiar el músculo visual e intelectual.

Propone la marginalidad como cuna de la violencia, el alcoholismo y la intolerancia. El pobre es violento y alcohólico, personaje de Daniel Muñoz, padre de Daniel Zamudio. Los homosexuales son amanerados y viene de un hogar mal constituido.

Los agresores, específicamente Patricio Ahumada Garay “Jano Core”, tienen una escena donde se enfrasca en una pelea con su padre, golpeándolo y casi agrediéndolo con un cuchillo porque no le permiten quedarse en casa con su polola embarazada.  La escena es despojada de sustancia y se entremezcla en nuestras cabezas haciéndose tan real como marginal. Se explota cada imagen con un fin documental y testimonial.

No pretendo hacer una apología a la negación de la realidad, todos sabemos que la violencia existe, es palpable y opera sobre los cuerpos. Pero, en la serie funciona como conducente la estigmatización, así nos transformamos nosotros mismos en imágenes.

La serie busca funcionar publicitariamente explotando la desgracia ajena, la vida del marginado, en general de las minorías. Con este fin, las toma, las observa, las pule y las moldea, con el único fin de hacer una taxonomía de la miseria humana  exhibirla para luego guardarlas a modo de stock. Ya hecho el ejercicio de anterior la idea de pluralismo está satisfecha, la misión cultural está completada.

No podemos desconocer que el fin último es lograr publicidad, es mejor que hablen mal a que no hablen -rezan por ahí parafraseando y acomodando a Oscar Wilde-

Explotar un realidad, explotar el dolor ajeno “Por otro lado, esa imagen –realista- no capta lo que es , sino lo que debería ser –la muerte y la miseria-, aquello que no debería existir desde un punto de vista moral y humanitario ( haciendo uso estético y comercial perfectamente inmoral de esa miseria)”[3]

Un fin positivo, sería ver la serie con una idea iconoclasta, es decir ver los estereotipos devenidos en imágenes y destruirlos, destruir la idea de la pobreza como cuna de los vicios más feroces de los seres humanos, ver la homosexualidad como un peligro y como la carencia de kinésica masculina.

TVN, decidió salir del pozo apelando al sensacionalismo, a lo fácil y más vendible. Hacer ruido por emitir sonidos molestos, no es cultura. Quizás por eso el rating este domingo fue el siguiente: Entre las 22:18 y las 23:19 TVN estampó 7,1 puntos de rating online, con un máximo de 9 unidades. En el idéntico indicador Mega medió 22, 2, Canal 13 13,4 y CHV 9,6 unidades[4].

Lo distinto ocurrió en Twitter dónde el #Zamudio fue trending topic a nivel nacional, esto en mi parecer sólo deja en claro el afán sensacionalista de la serie, ya que también fue trending topic #Thewalkingdeadseasonfinale.

El canal del Estado debe decidir si es un canal que desea obtener rating o es un canal que basará su existencia en la distribución de cultura. Si es una empresa o un servicio. Si busca difundir ideas o difundir estereotipos. Todos sabemos que no se puede estar bien con Dios y con el Diablo.

Reencontrar la imagen como punto de convergencia entre luz que viene del objeto y la luz que viene de la mirada

 

Mauricio González Seguel
Twitter: @gmauricio554
Periodista y Diplomado en comunicación interna

Bibliografía

[1] Números en rojo: TVN se enfrenta al problema del rating. http://diario.latercera.com/2014/10/12/01/contenido/pais/31-175105-9-numeros-en-rojo-tvn-se-enfrenta-al-problema-del-rating.shtml. (30 de marzo 2015)
[2] Baudrillard, Jean. El pacto de lucidez o la inteligencia del mal. Editorial Amorrortu. Pág,86
[3] Op. Cit. Pág. 87
[4] Serie sobre Zamudio debutó con bajo rating pero liderando en Twitter. http://www.cooperativa.cl/noticias/entretencion/television/television-nacional/serie-sobre-zamudio-debuto-con-bajo-rating-pero-liderando-en-twitter/2015-03-29/230351.html. (30 de Marzo 2015)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube