Localidad de Caimanes historia y mitos

Localidad de Caimanes historia y mitos

Localidad de Caimanes historia y mitos

Caimanes es un pueblo que tiene muchas historias y mitos, ubicada en la Comuna de Los Vilos en la Provincia de CHOAPA, donde su nombre tiene más menos  6  historias diferentes respecto a su origen.

Se dice que cuando pasó don Diego De Almagro en busca de oro en el siglo XIV en estas tierras en el año 1536 cuando se aposento en este lugar, la expedición continuaba hacia el sur salvando tras unos los innumerables cordones de cerro alto y agreste.

La pobre vegetación y la miserable vida de los escasos indios, debió ir mostrando a los españoles cuán lejos estaba de ser este el país con que habían soñado.

El 25 de mayo llegó a Almagro la noticia del arribo de un barco cargado de recurso. Después de tomar las precauciones necesarias para tomar contacto, Almagro pudo ir a una bahía donde se supone era Los Vilos, a buscar armas, comida, ropa y fierros para hacer las herraduras y poder seguir con el viaje hacia el Aconcagua, pero cuando estuvo acá quiso ponerle nombre a este pedazo de tierra y lo bautizó como Caimanes porque él era devoto de la virgen de los Caimanes de España, pero lo anterior ha sido descartado ya que no existe tal virgen.

Otros dicen que cuando sus indios daban de beber a sus caballos salían caimanes en un sector llamado La Vega y que nunca más llevaron allí a sus animales, otros dicen que al mirar del cerro del lado de los túneles, estos eran tan verdes que se veía la figura de un caimán, tambien, que cuando pasaba el tren por ahi habían unas cantoras que coreaban una cueca llamada “se va el caimán” y que a ellas les decían Las Caimanes, otros comentaban que había un capataz cuando hicieron los túneles de apellido “Keimann”, que era de origen alemán y que en español se lee “kaiman” y por él le pusieron caimanes, pero se dice que su nombre es de origen diaguita ya que estos le llamaron Carimán, que significa cóndor gris, y en mapuche cóndor verde y con ello se fue mal formando la palabra hasta quedar en Caimanes.

Bueno, este pueblo cuenta mas menos de 1300 habitantes, y queda al interior de Los Vilos, a 50 Km de distancia, al este, sector cordillerano, está situado entre cerros y quebradas, tiene aire muy puro, cielos limpios que en las noches donde se puede elegir una estrella para ti solita  si quieres, acá todos nos conocemos, éste pueblo fue fundado en el año 1914, cuando pasó el ferrocarril por acá, este fue el comienzo de este hermoso pueblo llamado Caimanes.

La pasada de el tren fue fundamental sobre todo con fines comerciales, ya que antes no existía ningún negocio, las personas viajaban a los vilos en caballos, mulos y burros a comprar la mercadería para el mes, más menos se demoraban entre 18 y 19 horas en ir y volver arriesgando su vida muchas veces.

El pueblo antes estaba en Pupio, una comunidad que también tiene su historia al igual que todos por acá, se dice que su nombre fue por que doña Catalina De Los Ríos y Lisperguer (La Quintrala), era la dueña de todos estos lugares desde La Serena hasta La Ligua, en este lugar de Pupio tenía un orfanato donde morían sus esclavos que eran los padres de estos niños cuando los dejaban allí, entonces el nombre de Pupilo se fue deformado hasta quedar en Pupio, allí también tenía otros lugares donde los tenia separados por hijuelas y con nombres para cada caso como por ejemplo La Peste, donde mandaba aquellas personas con enfermedades desconocidas, los cuales alimentaban mandándoles comida en un balde amarrado con una cuerda para que estas personas no contagiaran a las demás y donde luego morían mientras los otros enfermos seguían estando allí, no tenia ningún respeto ni consideración con ellos, pero ese era su modo de tratar a la gente cuando ya no les servían.

Después de muchos años cuando estas tierras pasaron a ser privadas, se formo una aldea en Pupio,  donde había, iglesia, cementerio, registro civil, etc., donde todo se ha cambiado a caimanes tras la pasada del tren, habían 7 a 8 negocios, los cuales tenían de todo, desde un alfiler hasta zapatos, pantalones, licores, abarrotes, etc., donde los campesinos entregaban su cosecha, sus quesos, cuero, miel, cera, a cambio de su mercadería -porque siempre el más poderoso a abusado del más débil- ya que trabajaban un año con su plata y  el próximo año le volvían a entregar cosas por el dinero que le quedaban a deber.

También había personas con oficios, ahora profesionales, como por ejemplo talabartero, herrero, quillayeros, zapateros, carboneros, trenzadores, que eran los que hacían los lazos y lacillos, y muchos más, y las mujeres, tejenderas, loceras, costureras, y más.

Los campesinos eran unas personas muy inteligentes, aprovechaban todo lo que podían, a todo aquello que le pudieran sacar provecho, se las ingeniaban y lo hacían, muchas veces solo teniendo noción.

Sin embargo todo cambió con la pasada del tren, las personas comenzaron a vender sus  cosechas, quesos que aún siguen siendo los más ricos de esta zona, también se vendían cosechas y demáses en otras ciudades como La Ligua, La Calera, hasta Valparaíso que hasta ahí llegaba el tren.

Antes de la pasada del tren, era solo un paso tropero, ya que era más cerca llegar que por la costa, se llevaban arreos de animales donde se vendían en la feria de La Calera, después se hizo la línea férrea por lo cual se construyeron tres túneles entre 1909 y 1912, uno corto, uno largo y uno curvo único en Sudamérica.

Estos túneles fueron hechos a picota, chuzo y pala, y son de cal y canto. En este entonces no habían maquinarias como hoy, ahí morían y mataban a muchas personas, sobre todo el día de pago, mi abuelo paterno se libró de la muerte porque tomó senderos desconocidos por los asaltantes, ahí  aún hay una animita, donde asesinaron, castraron y botaron a la quebrada, mataban sin contemplación alguna y dicen que esta animita es muy milagrosa.

Como la persona de campo es muy creyente, cuando tiene perdido los animales y también cuando quiere que le vaya bien en la crianza, le hacen una manda y él les concede el deseo, por lo cual se hacen aún más devotos de él y le prenden velas y le dejan flores, no se hace misa ya que no se sabe el nombre de esta persona.

Este pueblo  llamado Caimanes, ha  contado con visitantes muy importantes como La Quintrala, Don Diego de Almagro, Presidente Eduardo Frey Montalva, esto fue en el año 66, nosotros estábamos en el colegio y tuvimos que plantar un árbol en honor a él, este presidente fue quien no olvido que también somos chilenos, ni que éramos pobres y campesinos, por eso, donde este que sea feliz. Ojala hubieran mas como él, por que Chile es uno solo.

Sara Olivares Robles

4 Responses to Localidad de Caimanes historia y mitos

  1. Mauricio Alejandro Abril 23, 2015 at 1:23 pm

    Gracias por tu relato Sara Olivares Robles.

    Responder
    • Piojo Chile Septiembre 20, 2015 at 4:40 pm

      Gracias a ti por leer y comentar tu experiencia en la zona Arturo, saludos

      Responder
  2. Arturo Vera Septiembre 20, 2015 at 4:37 pm

    Gracias por la bonita nota. La encontré buscando más sobre este poblado que nunca olvidaré pues en él me pilló el terremoto de hace unos días……

    Yo había llegado de Los Vilos. Allá nos juntaríamos con un amigo para el 18. Yo pretendía además, conocer lo más que pudiera del Norte Chico, pero las pequeñas localidades que son lo que me gusta, por lo tanto no La Serena…..Quise ir un par de días antes que mi amigo al darme cuenta la cantidad de lugares cercanos que sonaban atractivos….Me guío mucho por los nombres que veo en los mapas y por ejemplo, Caimanes, Canela y Puerto Oscuro sonaban bien….además de todos los lugares con nombre indígena cuya pronunciación se me hacía un desafío.

    Encontrar la micro para Caimanes desde Los Vilos me pareció ya un asunto de mito…..El viaje fue relajante….incluso el chofer me paró un momento para “pasar al baño”…..Amablemente él también se bajaba a ayudar a cada pasajero que lo necesitara.
    La micro parte a media tarde y el viaje tomó una hora….al llegar lo encontré tan pequeño que pensé que la mejor forma de sacar provecho a la visita (ahí me enteré que no había micro de vuelta más tarde) sería disfrutar del paisaje y la soledad y seguir caminando por la ruta “D-37-E”, que pasa por estos túneles, y ojalá antes de que oscureciera encontrar a alguien que me llevara a dedo, y luego quedarme en Illapel o volver a Los Vilos.

    Un par de kilómetros al norte por esa ruta me dí cuenta de que no tenía agua en la mochila y entendí que debía devolverme a conseguirla al Pueblo. Una señora me indicó el almacén, y otras, que estaban en una parada, me confirmaron que al menos en cuanto a transporte público, estaba “atrapado” en Caimanes a menos que quisiera pagar quincemil pesos a un taxista…..(aunque por ningún lado ví ningún taxi).

    Luego de comprar, me senté en una banca en lo que parecía una calle principal a descansar un momento. Me iba yendo cuando divisé una especie de fuente de soda y me bajaron ganas de tomar una cerveza, sólo para poder decir que lo hice en un lugar tan escondido que nadie más conoce…..

    Entré y, como todo afuerino en un lugar tan pequeño, traté de romper el hielo. Las personas me parecieron parcas pero no hurañas…..y eso lo prefiero a la gente entradora como son los porteños y los de Quilpué y Villa Alemana (aunque también los quiero).

    Después de un rato me pareció que algunas personas eran de frentón medio desconfiadas pero qué diablos….eso ahora pasa en todo el mundo. Sin embargo, me sentía súper cómodo en esa mesa tomándome mi malta (me fijé que los locales preferían cervezas mejores). El lugar era tranquilo, limpio, ordenado….y tenía algo como de su(r)eño…..como que no me daban ganas de irme….(¿es lo que pasa cuando venimos escapando de las ciudades?) La verdad se me fue olvidando que debía hacerlo….y de pronto vino el terremoto…..el primer temblor lo sintió sólo el dueño, que estaba con sus hijos…..luego lo sentimos todos….nos pusimos en la puerta….yo quise salir corriendo y ponerme en el espacio abierto de afuera pero ellos no me dejaron…..fue mucho mejor, porque luego me explicaron lo de los cables de alta tensión que van por afuera y lo que me pasaría si uno de ellos se cortaba e iba a tierra…….

    Las horas que siguieron serán inolvidables…..no sólo me sentí afortunado por estar en una localidad donde todos actuaron con valentía frente a este inesperado embate de la naturaleza, sino por disponer de generador y una pantalla gigante en ese local, cuando el pueblo estaba a oscuras…..y por no haber sido pillado por el terremoto en medio de la carretera o en un vehículo en marcha en los cerros…….

    Luego dos personas se sentaron a mi mesa y me ayudaron a sentirme mucho menos extraño y solo en Caimanes, un lugar que por esa noche fue mi refugio mientras seguíamos sintiendo las réplicas.

    Me gusta viajar a pequeños pueblos y vivir aventuras…y Caimanes estará para siempre en mi memoria por haber sido eso y por su gente….que quizá al principio me pareció un poco fría y hasta desconfiada, pero siempre bien educada. Luego incluso supe que esa supuesta desconfianza tenía sus razones….Y más afortunado aún me sentí porque todos los que compartimos esa experiencia estuviéramos vivos al otro día.

    Sin embargo gracias a esta nota, confirmo que hay muchas razones para volver a Caimanes, con el respeto que se merece su gente sabia, callada y valiente…aunque sea con una cámara que puede incomodar un poco, pero que estimo necesaria para no confiar toda esa belleza a la frágil memoria.

    El 17 a mediodía, y sabiendo que estas serían unas fiestas patrias que ya no serían iguales a otras, tuve que volver a esa calle y almorzar en el restorán al lado de la fuente de soda donde me pilló el terremoto (y que fue el pilar de toda la comunidad hasta las doce de la noche). Ahí reparé en un cartel que tenía un mensaje casi premonitorio…….al lado, el dibujo muy sencillo de una mujer embarazada, que me trajo una vez más el recuerdo de alguien a quien quiero mucho…..

    Soy un afuerino, y no me enorgullezco de vivir en las grandes ciudades, donde la gente puede ser agresiva, bulliciosa e insincera, donde las historias se pierden o son siempre casi la misma…Agradezco haber tenido ese impulso inexplicable de viajar a Caimanes y buscar esa micro misteriosa, de hacer un poco el ridículo con mi actitud de turista-que-no-quiere-ser-un-simple-turista y estar entre esa gente que, sin duda, irradia inteligencia y carácter, así como todos en Choapa.

    Nunca ví el anuncio de bienvenida que ilustra este artículo, que quizá ya no exista, así como tampoco muchas otras cosas. Pero sé que voy a volver a este pueblo que estaba en mi destino, Caimanes, a prender una vela a su animita, y a agradecer por haber conocido este lugar único.

    Responder
  3. Luis Bugueño Insinia Abril 17, 2016 at 7:50 pm

    La firme es que Caimanes de llama así porque cuendo se construyó la línea férrea que pasó por el sector, donde solo había una estación en un lugar desierto quedaron aquí dos herramientas con que curvaban los rieles que por su tamaño se veían desde lejos y entonces la gente empezó a decir vamos a los caimanes y así se fue gestando el nombre del pueblo que poco a poco se formo con los habitantes de los alrededores. El pueblo que más aportó a este poblamiento fue Ramadillas que todavía aparece en mapas de chile antiguos. Este pueblo Ramadillas ubicado en El Romero donde solo quedan 2 familias en este agónico Ramadillas del Siglo XX y que no pudo mantenerse en la modernidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube