Noches de terror y la impunidad de los hijos de la “Falta de Oportunidades”

Noches de terror y la impunidad de los hijos de la “Falta de Oportunidades”

Noches de terror y la impunidad de los hijos de la “Falta de Oportunidades”

Quiero hacer alusión en estas líneas, a la terrible vida que estamos llevando como ciudadanos de nuestro país

Estamos escondidos entre las tapias de nuestros hogares, encadenando nuestras puertas de manera voluntaria, auto exiliándonos de la vida nocturna y temiendo ser víctimas en el día.

En cada año al llegar la noche del vigésimo noveno día, y en el ocaso del decimo primero del noveno mes llega la hora en que esta se hace más oscura y aparecen asechando entre las sombras varios pares de ojos rojizos que se agazapan tras los neumáticos incandescentes y humeantes que alimentan el odio colectivo de unos pocos hijos de la oscuridad y la “falta de oportunidades” como lo llaman ellos, seres nocturnos, cobardes, que entre las masas generadas por el arrimo a sus pares como una jauría de hienas hambrientas, atacan y destruyen todo a su paso, la impunidad esas noches es de ellos de los mal vividores delincuentes.

Mientras en los hogares de cada sector crítico, el terror a una bala perdida penetre en la paz y armonía de sus familias que se atrincheran esperando no ser víctimas de esos bandidos intocables, digo intocables, desde del momento que carabineros u otro representante de la protección de la ciudadanía, llegue a tocarlos y por accidente les den un tiro que les pueda quitar la vida, sea en autodefensa o solo porque la situación lo ameritaba.

Porque se les va encima El Instituto Nacional de Derechos Humanos, el que vela por el respeto a los derechos de “todos los chilenos” y ¿por qué lo coloco entre comillas se preguntaran? porque en esos derechos no están contabilizados los derechos de los carabineros que caen asesinados por estos individuos, ellos caen en un acto de servicio y su muerte queda impune ante la justicia.

Representantes del hampa modernos que desconocen el motivo de su desmedida celebración, hijos del odio, falta de educación, de “oportunidades” o simplemente hijos de delincuentes y padres drogadictos que pierden el norte y dejan a sus hijos sin la educación que debieran para darles una vida digna.

Si en este país tuviéramos una educación de calidad y nos preocupásemos de darles a nuestros hijos calidad y no cantidad, si entenderíamos lo importante y urgente y no de cómo cagarnos al fisco o de hacernos con el dinero de otros, podríamos llegar a ser  un país desarrollado.

Necesitamos  como sociedad tomar las riendas de estos asuntos, no solamente en las fechas ácidas, más bien en todo momento en que los sinvergüenzas, asesinos, ladrones y aterradores de la paz social actúen, debiéramos aplicar la ley antiterrorista especialmente cuando los representantes del mal vivir atacan armados a las fuerzas públicas,  no estoy en contra de las protestas y las muestras de disconformidad social, estoy en desacuerdo con el homicidio de las personas que nos defienden y controlan a la población en momentos difíciles.

El problema es que luego de lo sucedido tras nuestros años de sumisión, y el nacimiento de grupos defensores de DD.HH, los poderes políticos, entiéndase, ejecutivo, legislativo, y judicial están aterrados y tienen miedo de aplicar fuerza contra aquellos que no se miden en su actuar por no caer en la agresión de los mal entendidos D.D.H.H.

Convengamos qué, estos hechos son aplicable en defensa de todos las personas de la sociedad, sin embargo, cuando el actuar de estos bastardos delincuentes pasa sobre estos y no respetan los derechos de los otros, lo que hacemos como Estado es imputarlo para luego abrirle las puertas para que salgan deseándoles un buen día.

No necesitamos un instituto de Derechos Humanos que no vele por los nuestros y si por los derechos de los antisociales, ellos no consideran los derechos de sus víctimas, necesitamos un instituto que vele por los DD.HH de sus “clientes”.

Estamos como ciudadanos sin derechos humanos, hasta que la policía nos agrede, mientras eso no suceda nuestros DD.HH no se harán participe, porque no fue el Estado quien nos pasó a llevar.

Srs. Parlamentarios, representantes del gobierno, ministros todos, evalúen por favor la posibilidad que la justicia haga su trabajo, no dejemos el trabajo de los carabineros a medio camino, sin la aplicación de la justicia a quien corresponda la situación no cambiará y seguiremos siendo victimas inmoladas de la “falta de oportunidades” de unos cuantos que tienen la capacidad de hacer y deshacer a lo que ellos quieran, con total impunidad y la ley amparándolos.

No podemos dejar que sigan cayendo nuestros carabineros, que sigan perdiendo la vida jóvenes por un cigarro, o una señora de edad violada y asesinada en los últimos días de su vida, necesitamos que quienes merecen vivir dignamente no tengan que esconderse tras las rejas del abandono.

Necesitamos que las rejas y el encierro sean para quienes realmente se lo merecen, tenemos derecho, el derecho a vivir en paz -como alguien lo canto alguna vez-

 

J. Freddy Rivas

Poeta sin una pluma desde los 14 años, heredero de la escuela literaria de la cisterna Santiago por mi abuela poetisa, hoy incursiono en las novelas y estoy además preparando una publicación de un escrito a cuatro manos.

Santiago
Chile

Twitter: @jf_rivasm
http://gotasyletras.es.tl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube