Estudiantes copiando ¿Con qué ética y moral se juzga?

¿Acaso la educación ética y moral del estudiante esta pérdida? o ¿el castigo es la única salida viable y factible para los establecimientos?

¿Acaso la educación ética y moral del estudiante esta pérdida? o ¿el castigo es la única salida viable y factible para los establecimientos?

¿Acaso la educación ética y moral del estudiante esta pérdida? o ¿el castigo es la única salida viable y factible para los establecimientos?

Sin duda que hay una ética y una moral que nos conjuga en cuanto a la virtud, cuya potencia natural del hombre navega con el motor de la voluntad y la felicidad. Estas tres acciones alimentan la moral, que en la práctica nos hace actuar en cuanto nuestra conveniencia entre lo malo y lo bueno.

Para ello, debemos lidiar con lo que es correcto,  con las acciones a realizar y aquellos fines instrumentales para obtener la meta, todo lo anterior alineado con la justicia, aquella nos raya la cancha y nos permite movernos dentro de los marcos legales.

Si damos una pincelada en la formación educacional del país, ¿qué tenemos? tenemos que en la educación básica y media preferentemente nos dan aspirinas donde debemos creer a ojos cerrados lo que nos dicen, supuestamente en la universidad nos deberían enseñar la importancia de ser autodidacta y autónomos para cuestionar lo que aprendemos y aprehendemos, para luego en un grado alto, podamos entregar el conocimiento y nuestras experiencias a nuestros hermanos, para mas tarde a un nivel más elevado tengamos la suficiente sabiduría para descubrir lo que está allí pero nadie más ha podido develar. [1]

En definitiva, la etapa universitaria es un descubrir y experimentar de nuestras capacidades, ocupando el ingenio y el desarrollo intelectual para potenciar y fortalecer nuestras debilidades con el fin de desarrollar nuestro espíritu.

Entonces, si tomamos en cuenta que las universidades tienen la responsabilidad de generar la autonomía en los estudiantes, las tecnologías y las redes sociales entonces son las herramientas con que los jóvenes en estos tiempos ven una ayuda para resolver sus problemas –hablando en términos generales- dicho sea de paso, cautivaron a las nuevas generaciones durante y a de fines de los 90’s, donde los pilares antiguos e inamovibles de la educación no tuvieron mella alguna respecto de la integración de las tecnologías al sistema educación pero si la aplicación de disciplina.

No hay que desconocer que el ser humano desde antaño le ha sacado partido a la tecnología, a veces para fines convenientes y en otras ocasiones para fines nefastos.

Por tanto, existe una contradicción: cuando las tecnologías están al servicio del desarrollo del sistema neo-liberal es bueno, pero cuando se trata de disciplina, las tecnologías son negadas y por ende se aplica el castigo.

Los establecimientos en la actualidad ejercen su labor para formar personas para la producción a través de la especialización y la disciplina de la técnica, pero no han integrado las nuevas tecnología de comunicación como herramientas para su formación.

¿Qué moral podría tener una Universidad tecnócrata?, entendiendo que su proceder esta acuñado bajo una élite que auspicia la economía y la técnica como ancla para el desarrollo del sistema económico de producción, pues ¿Cómo podría entonces, un establecimiento educacional pararse con la moralidad por delante para ir en busca del castigo por el mal uso de la técnica?

Sin ir más allá, es sabido que ha habido un abandono de la educación civil y la ética en los establecimientos, esta fue tirada a la basura sin tapujos y de sopetón en aras de la especialización de los individuos, el desarrollo de los fines instrumentales de la economía se desproporcionaron y dejaron al estudiante orientado a no preguntarse el ¿por qué estudia? ni el ¿para qué estudia?, creando así robots o esclavos para ampliar y alimentar la cadena de producción.

La competitividad y el individualismo también han generado que el placebo del éxito sea la meta alcanzable a cualquier costo, e incluso para transgredir las reglas de la orgánica Estatal, donde aquellos espacios no regulados se han convertido en los espacios de aquellos hábiles que burlan el marco regulativo del sistema. [2]

No obstante, la astucia del ser humano va más allá de una simple ética difuminada -menos negar su existencia- debiéramos considerar que aquellos estudiantes que ven las fallas de los sistemas, son aquellos que son capaces de dar el próximo paso sin temor, haciendo uso de la disponibilidad de las tecnologías que están a la mano para develar las vulnerabilidades y debilidades de las estructuras rígidas o sistemas de educación añejos.

La ética hacker de antaño se sumergió en el crecimiento de las tecnologías, a traves de la investigacion y el desarrollo de nuevas tecnologias, junto con ello, marcarían un antes y después de la seguridad informática y posteriormente la creación de Internet

Sin embargo, las estructuras orgánicas de reglas y disciplinas, ejercen su mano reguladora para no dejar que el consciente colectivo logre entender la superación y hegemonía del ser humano por sobre los temas regulados, donde el hombre puede ir más allá de las estructuras dominantes o políticas convencionales, vale decir, no porque exista una política orgánica,  esta bien o mal, solo es moral construida acorde a los tiempos, donde esta moral fue estampa en las leyes del Estado.

Mas arriba en la jerarquía en la institucionalidad educacional del Estado ¿con que moral las autoridades nos podrían aplicar castigos y disciplina? si nunca en la historia del país la educación ha sido proporcionada sin discriminación, siendo esta un derecho humano que debe proporcionar en su máxima capacidad de las posibilidades para así ser alcanzada y aspirar a las mismas oportunidades de desarrollo para todos y no solo para unos pocos.

Aquellos pocos por supuesto, que están dentro del marco legal pero ocupan los mismos espacios no regulados a su favor, que dejan ellos mismos para ganar en la pasada ¿no serán estas instituciones de educación aquellas que no ejercen una ética o moral? Y que hoy, se sirve a los estudiantes como presas económicas bajo una disciplina incoherente y falta de moral.

Finalmente, estos recalcitrantes ejemplares de la educación han hecho sus trucos basándose en el mismo sistema que crearon y que ahora se plantan como jueces de la educación a juzgar al criminal, tan solo por haber ocupado el mismo proceder que a ellos mismos los ha llevado a sus opulentos cargos legitimados por una ciudadanía sin educación.

Bibliografía

[1] Retrospectiva educacional tiempo mal educado

[2] El discurso del éxito como tebo del capitalismo moderno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube