Una simple ecuación que nos da como resultado la Ignorancia

Una simple ecuación que nos da como resultado la Ignorancia

Una simple ecuación que nos da como resultado la Ignorancia

Sin otra intención más que comprar un libro que he buscado por mucho tiempo y distintas partes entre librerías y puestos callejeros especializados…

Hoy domingo partí a la feria junto a mi mujer -no es mía, sigue siendo libre, pero ella dice que lo es por opción- me disponía a hacer las compras de la semana, obviamente buscando la maravillosa fuente de la riqueza, en la tan esquiva economía, en la visita  pasé por un puesto de libros y me detuve como cada vez que paso por ahí, a mirar que hay de bueno para leer.

La mujer que atendía de  no más de 35 años me pregunto que estaba buscando, yo a sabiendas que no tendrían lo que buscaba -ya que es esa la tónica de los últimos tres meses en cada librería o punto de ventas que visitaba- le consulte por “El conde de Monte-Cristo” con mi cara seria y sabiendo la respuesta, le pregunté a la persona que estaba en frente, el dueño del permiso municipal, por aquel extraño libro, me dice: –No ese no lo tengo, todavía no sale.

Para mí fué una sorpresa la respuesta, me detuve, ya que había comenzado mi marcha y le conteste que había sido publicado en 1850 -apostando por que era esa la fecha ya que a decir verdad lo supuse en el momento porque no me acordaba con exactitud de la fecha de su primera publicación- después averigüe gracias a san google la fecha exacta de la divulgación, para mi saber era entre 1845-1850. En el intertanto me dice el vendedor –¡Haaa si ese de la comedia¡ no, no lo tengo!

Mi señora al escuchar la breve conversación soltó una risa irónica, yo por otra parte al ver el poco conocimiento de la persona de estas lejanas tierras del sur del mundo me quedo pensando.

He meditado bastante estas horas antes de comenzar a escribir esta columna, sobre como abordar este tema, luego de hecho descrito, que ha decir verdad deja mucho que desear.

Primero como comerciante, si se especializa en un producto debería estar informado de los títulos que le podrían consultar.

Pero más me parece un tanto ridículo y bastante preocupante el darme cuenta que somos una sociedad tan pobre, tan, ridículamente pobre, en cuanto a conocimientos se trata, no sé si culpar a la televisión, al Estado o simplemente a nosotros los consumidores. No lo sé.

Estamos inmersos en una sociedad desgraciadamente pobre y mediocre, donde aquellos que les interesa el conocimiento no son más de un pequeño puñado que se preocupa en utilizar más de sus capacidades de almacenamiento cerebral y por ende un puñado el que prefiere morir intentando ser ricos o conformarse con la pobreza heredada del sistema que nos cobijo (entendiendo riqueza como conocimiento, no como acumulación de billetes naranjos en un banco)

En las comunas bajo la línea divisoria que genera la plaza Italia, es muy común encontrar este tipo de casos, personas que no aman su persona, seres que no se preocupan de sí mismos y de los suyos, de sus  hijos, o de los hijos de sus hijos, conformándose con las enseñanzas mediocres que da el Estado.

Sí, es lo que dije, enseñanzas mediocres del Estado, no nos sorprendamos con esta frase de una simple ecuación.

La falta de una educación digna y de calidad más el bajo interés del común de las personas por crecer intelectualmente más la televisión basura a la que accedemos día a día y si a todo eso le sumamos la flojera, el resultado es igual a un bajo conocimiento y mediocridad.

No podemos crecer como sociedad porqué nos limitamos a lo básico que nos enseñan en nuestros catorce años de estudio, nos conformamos con solo migajas y nos quedamos esperando que el resto haga y aquel que es más capaz que nosotros lleve a cabo las cosas que nosotros no podemos hacer dado nuestro bajísimo nivel intelectual, nivel del cual, nosotros somos los únicos responsables.

Yo me considero un completo ignorante en bastantes áreas del conocimiento, no soy un afanado lector y mucho menos un erudito en alguna materia específica y creo que todos somos ignorantes en alguna materia, pero es nuestro deber como seres pensantes, sacarnos provecho y crecer intelectualmente mientras nos alejamos de las limitantes cadenas de la ignorancia, muchos pueblos fueron esclavizados por su ignorancia y gracias a esto el poder es solo para unos pocos, ya que el mayor encarcelador del hombre es su propia ignorancia.

No quiero decir que lo seamos, pero a medida que crecemos como pueblo necesitamos luchar por nuestra libertad y la mejor manera de destrozar las cadenas que nos encarcelan es la educación y el conocimiento.

Creo que dejare de leer el horóscopo, las páginas deportivas y la ventanita sentimental, para dejar de ser un ignorante y poder pararme de igual a igual ante cualquier persona que desea entablar un dialogo conmigo y crecer juntos como sociedad.

J. Freddy Rivas

Poeta sin una pluma desde los 14 años, heredero de la escuela literaria de la cisterna Santiago por mi abuela poetisa, hoy incursiono en las novelas y estoy además preparando una publicación de un escrito a cuatro manos.

Santiago
Chile

Twitter: @jf_rivasm
http://gotasyletras.es.tl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube