Copa América: Alexis Sánchez y Hegel a la juguera

Estamos a pocos días que comience la Copa América 2015, uno de los torneo más antiguos del Mundo, además es de fútbol.

Esto implica que el país se olvidará de muchas cosas importantes como por ejemplo: Las constantes manifestaciones de los movimientos sociales que tienen al Estado anacrónico pendiendo de un hilo[1]

Recordemos que el Mundial de Brasil 2014 ocultó la crisis del gobierno de Dilma Rousseff. Las protestas eran específicamente contra la presidenta, reclamando por mejoras salariales, mejoras en el transporte, en educación y reclamando por el aumento de impuestos. Además, por la corrupción del país. Escenario mortalmente parecido al que enfrenta la señora Bachellet.

Pero como reza la frase al pueblo, pan y circo. Me declaro fanático del fútbol, a veces se pueden hacer cruces con la realidad de la sociedad y otras veces no, pero es una actividad que me entretiene.

Como revista no podemos quedarnos afuera del fenómeno Copa América 2015 más si se realizará en Chile, por esto he decidido hacer una mezcla entre la doble negatividad de Hegel y Alexis Sánchez ¿Qué saldrá?

Enfoquémonos en la doble negatividad de Hegel.

La doble negación esta impregnada en el pensamiento y proceder del ser humano, en este funcionamiento se embarcar el ejercicio mental del hombre para lograr el desarrollo de su comprensión y ampliar sus capacidades cognitivas a través de las innumerables manifestaciones con el medio.

Los ejemplos entre matemática y lenguaje producen una respuesta positiva o tautológica, no obstante estas formas de comprensión actúan en la vida sin darnos cuenta.

En matemática la doble negación se representa en la lógica de A≡~ (~A) o A es equivalente a la negación de A

En las ciencias naturales en el caso de las matemáticas, la operación base es la resta, dos restas dan el nacimiento a la suma, la doble negación iterativo, avanza hacia la división y multiplicación, y así sucesivamente se genera más conocimiento matemático cuyas derivadas provienen de negación tras negación, positivándose y avanzando, ya sea este el camino de la ciencia.(Aristóteles)

En el lenguaje la doble negación se representa  por ejemplo como “No sé nada”

En las ciencias sociales el lenguaje nos ayuda a entender y derivar el pensamiento subjetivo tal que este nos permita el análisis. Para ello la filosofía a través del lenguaje nos deja explicar con el siguiente ejemplo: Para lograr una comprensión del texto mismo, primero habría que comprenderlo, una vez realizado este ejercicio de comprensión, lo comprendido se anula positivándose y liberándose para alcanzar un mayor grado de comprensión. (Hegel) O sea, primero se comprende, luego comprendido se realiza una crítica y luego se abstrae una nueva versión subjetiva del texto. De lo contrario actúas como un abogado que lo único que hace es recitar códigos, letra muerta.

En el arte el ejercicio de la doble negación sería una figura algo así como un espiral cuyos ciclos en movimiento al terminar dan pie a un próximo giro y así romper la fuerza gravitatoria de la exclusión social.

Sin embargo la práctica de la doble negatividad y sus manifestaciones dan pie al rompimiento de los límites impuestos por la sociedad y su propio espíritu, para su ampliación y extensión del arco de las posibilidades de desarrollo de cada quien, es la superación al fin de poder romper con aquello que por discurso ha sido limitado, mermando las capacidades del ser humano, para ello, es imperioso aceptar la inocencia y crear la fuerza necesaria para romper con los límites impuestos. (Nietzschie – Übermensch o SuperHombre)

El niño maravilla.

Quizás, más que por sus fintas es un “niño maravilla” porque le gano a la adversidad. Hagamos un recuento de situaciones que podrían haber hecho de Alexis Sánchez uno más de la larga lista de niños que el sistema neo-liberal niega o encierra en el SENAME.

Sánchez, ha crecido exponencialmente, ha ampliado sus arcas financieras, ha conocido el mundo, ha adquirido nivel cultural y ha aprendido hablar otros idiomas. Todo esto desde un lugar lejano e inhóspito llamado Tocopilla[2]. Negando su origen, su economía para positivar las penurias de las oportunidades por parte del Estado.

Con 27 mil habitantes, Tocopilla es un lugar pequeño, donde se vive al ritmo de provincia. Enclavada en no más de cinco kilómetros entre el océano Pacífico y los macizos más secos de la Cordillera de la Costa y a unos 15 a lo largo, es un lugar que guarda una extraña belleza, aún cuando la mano del “progreso” haya hecho estragos medioambientales (y estéticos), condenando a sus lugareños a la vida en un entorno contaminado. Una más de las zonas de sacrificio del capital: lo primero que se ve cuando llegamos desde el sur son las chimeneas de EC-L y Norgener.”[3]

Desde ahí emerge Sánchez, positivándose desde la negación más pura, y lo hace a través del talento con sus pies y gracias al balón de fútbol y ese embelesamiento que siente el ser humano por ese deporte. Así, niega ser sólo un niño de Tocopilla condenado por la escasez de oportunidades.

Sánchez deslumbró en Cobreloa apoyado en una figura paterna como Nelson Acosta, luego pasó a Colo-Colo donde conoció una vitrina que más tarde lo llevaría a River Plate de Argentina. En lo “millonarios” el tocopillano conoció el rigor de la marca y la violencia del fútbol trasandino, no convirtió muchos goles y tuvo que pelear con la figura de Marcelo Salas y una fuerte lesión (doble negatividad).

Pero se superó al ser traspasado al Udinese de Italia, en una de las ligas más duras del mundo el chileno en su primera temporada jugó 31 partidos y solo marco 3 goles, cifras desfavorables para un delantero. Su segunda temporada en el calcio, no sería mejor en materia de goles, ya que de 32 partidos solo marcó 5 goles y perdió las semifinales de la Copa Italia. Y, su última temporada lo haría marcar 12 goles en 28 partidos, en un partido convirtió 4 goles, siendo el primer chileno en convertir esa cantidad en Italia. Sánchez nuevamente le daba vuelta la mano, a la negatividad y conseguía salir airoso de ella. Sánchez se ha transformado en algo mayor, negativizando toda su capacidad para doblegarse así mismo para algo más grande.

El “niño maravilla” luego de su última temporada en Udinese fue objeto de deseo de varios clubes de gran peso en Europa pero, el destino querría que fichará en el Barcelona de España, siendo el primer chileno en vestir los colores del equipo catalán. Con Barcelona ganó la Supercopa de España, la Supercopa de Europa, la Copa del Mundial de Clubes y por último la Copa del Rey, todo esto en su primera temporada.

Los años en el Barcelona fueron fructíferos para el jugador pero, en el 2014 fue declarado transferible por el equipo azul/grana. Un duro golpe para el tocopillano, ya que había hecho buenas migas con los jugadores latinos del cuadro y el idioma era un vínculo superado. La comunicación y el marketing de un equipo grande lo obligan a hablar en público, cosa que a él no le gusta, pero que se ve obligado a realizar superandose una vez más.

El 2014 el Club Arsenal de Londres anunció el fichaje del futbolista, el equipo inglés es claramente de menor nivel futbolístico que el Barcelona, existe la barrera idiomática, es un fútbol mucho más áspero y el Arsenal es un equipo que no está acostumbrado a ganar títulos. Negatividad total.

AS7, logró revertir todo lo anterior, hizo muy buenas migas con sus compañeros a pesar del idioma, ganó la Community Shield, clasificó a la UEFA Champions Legue y se coronó campeón de  la FA Cup con un golazo. Sánchez transforma todo lo negativo en un aliciente para convertirse en el mejor fichaje de la liga inglesa elegido por los hinchas, además, el chileno respondió agradeciendo en un rudimentario ingles el premio.

Alexis ya no es aquel niño sin oportunidades que nació en un lugar coartado en formación por parte del Estado, Alexis socialmente no funciona como un niño de población, ha logrado superarse a sí mismo, ya lo vemos en su lenguaje y en su futbol, cambió, se negó y doblego para un proceder mayor. Sánchez se vio forzado a romper con todos los vínculos que lo unían y fijaban al olvido en su natal Tocopilla, vio la oportunidad y se aferró a ella como Aquiles a la inmortalidad.

Todo lo anterior, es un ejemplo palpable de la doble negatividad en Hegel, y hace de una teoría complicada algo más o menos fácil de comprender para todos los chilenos.

Ahora, si usted es más complicado o no le gusta el fútbol, y quiere comprender la doble negatividad les recomiendo leer este artículo y luego ver la película Wihplash. Ahora si está recién saliendo con una mujer o un caballero lo invita a ver la película y le habla de Hegel, después me envía los agradecimientos por twitter.

Y, por último, si no lo dejan ver los partidos del “niño maravilla” y lo/a tildan de cavernícola, explique la vida de Sánchez y como se ha superado, le aseguro que tocará el corazón de quien lo increpa o bien, opte por un aire intelectual y dígalo desde Hegel.

 

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Periodista
@gmauricio554

Cristian Vásquez Diaz
Edición
@PiojoChile

 

Bibliografía

[1] http://piojo.cl/2015/06/el-estado-moderno-camina-sobre-una-cuerda-floja/ . (5 de junio 2015)
[2] http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/indicadores/pdf/comunal_tematico1/antofagasta/Tocopilla.pdf. (4 de junio del 2015)
[3] http://metiendoruido.com/2013/09/el-despertar-de-tocopilla-una-cronica-desde-adentro/ . (4 junio del 2015)

One Response to Copa América: Alexis Sánchez y Hegel a la juguera

  1. Pingback: Revista Piojo.cl Resumen 2015 - Primera Parte de 2 | Revista Piojo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube