La ventana indiscreta de Mucho Gusto

La ventana indiscreta de Mucho Gusto

La ventana indiscreta de Mucho Gusto

La televisión es uno de los medios más masivos y confiables; los animadores funcionan como modelo de probidad, aunque han tenido varias caídas, por ejemplo: La Polar, Danone, Transantiago  y algún otro por ahí. Sin embargo, nosotros seguimos creyendo en ellos.

Día a día dejamos entrar a nuestras casas distintos medios de comunicación, de preferencia matinales, a los que les prestamos, quizás, demasiada atención. Seguimos sus recetas de cocina y remedios caseros para enfermedades que debería cubrir el Estado, pero, como todo está privatizado, estos remedios son buena opción. Así pasa inexorable el tiempo y nosotros dejamos abierta la puerta a los matinales.

En general, todo funciona bien, un ambiente ameno, consejos más consejos menos. Los temas de sexualidad emitidos al aire hablan de la sintonía con la ciudadanía que tienen estos medios, esto por el divorcio entre lo público y privado. Matizan la mañana con alguna que otra historia de amor turbulento y algún datito para mascotas. Mientras nos recuerdan que ellos nos conocen, que están con nosotros y que trabajan para nosotros, según tengo entendido, cobran un buen sueldo.

Móviles desde la calle dicen “tomarle el pulso a la ciudad”, pero hablan de una ciudad funcional: un taco aquí, un taco allá; un conflicto entre vecinos; el hombre que tiene 30 perros es mostrado como Jack el destripador. Sin embargo, todo se torna complejo, confuso y censurable cuando en las puertas de un canal como Mega, en un lugar que fue habilitado para tener mayor contacto con la gente, un grupo de personas se acerca tranquilamente a recordar a la dueña de casa que los profesores están en Paro.

Esta acción de manifestación de una realidad perturba a los dueños del canal e invierten el fin de esta “ventana indiscreta”, típica de Alfred Hitchcock –¡bendito seas, Netflix y benditos tus vacíos!–. Mega es el protagonista L. B. Jefferies que tiene  la conciencia enyesada o entumida y mira por esta ventana el extraño comportamiento de la ciudadanía y sospecha de una posible voluntad de sedición. Suerte de aburrimiento de quien lo tiene todo y posee mucho tiempo libre y lo ocupa mal ¿Por qué? Eso solo lo pueden responder los ejecutivos del canal privado y de todos los otros canales que invisibilizan demandas como las de UKAMAU, Huelga Entel, Huelga Salcobrand, Huelga Jumbo y Paro de profesores.

El problema es que estos programas se ofrecen como una alternativa a la dueña de casa que, en el preciso momento en que MEGA niega la existencia de la demanda de profesores, tiene a su hijo sentado en casa porque los profesores están en Paro. La televisión se ha dado cuenta de que tiene un nicho de audiencia importante en cierto grupo de la ciudadanía y a él se acerca con supuestas intenciones de ayudar, no obstante, cuando la ayuda puede ser real, la ventana es bajada.

En el matinal de MEGA, hay un variopinto de panelistas que discuten temas, muchas veces intrascendentes, entre ellos dos o 3 periodistas y un abogado. ¿Cómo es posible que puedan suscribirse a censurar carteles con las demandas de los profesores? ¿No es menester del periodismo informar o, finalmente, se ha transformado en relaciones públicas? Quizás las personas del Panel no estén de acuerdo con censurar las demandas o quizás, como sus hijos asisten a colegios con nombres en inglés –con alguna alusión pechoña o de esos alternativos de nombres complicados e interdisciplinarios– no les interesa el tema. Es más, lo desconocen… ¿pueden desconocerlo incluso cuando la realidad golpea “literalmente” el vidrio? Creo –más bien espero– que aún esa barrera cognitiva no ha sido manipulada por el capital.

En calle Huérfanos, los trabajadores de una de las cadenas más grandes de farmacias protestan: “ellos exigen mejorar sus sueldos, reajustes en los bonos, seguros de vida para los trabajadores y más igualdad”. Salcobrand es una de las tres cadenas farmacéuticas que regulaban los precios de los medicamentos, jugando con la salud y los bolsillos de todos y todas. La ética y la moral están en huelga. Sus peticiones responden al alza del costo de la vida y la mantención mágicamente constante de los sueldos. Hay algo que me llama la atención: reclaman que no se haga diferencia entre trabajadores de una misma empresa; esto es lo mismo que reclamaban los trabajadores que participaron en la histórica Huelga Entel y que los medios invisibilizaron cerraron “la ventana” como Mucho Gusto. Pareciera que tienen “Mucho Susto” a los grupos económicos.

No crea en todo lo que le dice la televisión. Recuerde que la realidad es muy lejana a la puesta en escena de los programas. Recuerde que cada canal responde a un grupo económico o al Estado, que, en mi opinión, o es un grupo económico o pertenece a uno (Luksic). El pulso de la calle no está en TV ni en los animadores que flotan por Santiago en autos 4×4; tal es la desincronización que no saben que Santiago está pavimentado y que no es necesario tracción en las cuatro ruedas. Entran rápido al canal y salen rápido a refugiarse en su burbuja. Si quiere el pulso de la calle, infórmese por internet, salga a la calle o lea algún medio como nosotros. Le entregaremos un punto de vista y las herramientas para que usted haga su propia interpretación, se una a nosotros o nos mande al carajo. Hoy ese es el pulso de la calle.

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Periodista
@gmauricio554
Claudia Andrade Ecchio
Cristian Vásquez Diaz
Edición
@PiojoChile

 

Bibliografía

[1] Bauman, Zigmunt.”La sociedad sitiada”. Buenos aires Argentina. Editorial Fondo de cultura económica. 2008.Pág.195
[2] http://piojo.cl/2014/06/el-fetichismo-de-los-matinales-television-hipnotizante/. (9 de junio 2015)
[3] https://laimagenenelsigloxix.wordpress.com/2010/03/03/comic-the-yellow-kid/. (9 de junio 2015)

One Response to La ventana indiscreta de Mucho Gusto

  1. Manuel Gárate junio 10, 2015 at 7:44 pm

    Excelente comentario. La TV hoy es un arma de los grupos económicos para preservar sus privilegios y nada más. La Internet es el medio de la gente, y Piojo es un facilitador que informa y en el cual confiamos porque no se ha vendido al poder económico, y ojalá no lo haga. Seguimos y recomendamos este medio por su veracidad.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube