Arquitectura, un diseño que gestiona emociones y voluntad

Arquitectura, un diseño que gestiona emociones y voluntad

Arquitectura, un diseño que gestiona emociones y voluntad

Cuando se conjugan las voluntades en verbo presente y los deseos en tiempo futuro podemos concebir un verdadero cambio en la forma de construir realidad.

Cada centímetro de construcción fue ganado en la calle, cada metro cuadrado fue peleado con convicción y cada vivienda será el lugar donde los guerreros de Ukamau puedan hacer familia.

Entrevista a Pamela González Seguel, arquitecta Universidad ARCIS.

¿Cómo se conocieron con los pobladores de Ukamau?

En el año 2013 con Emilio Becerra, decidimos hacer nuestra tesis de arquitectura como un proyecto más allá de lo académico. El profesor Fernando Castillo Velasco [2], nos incito a realizar algo que sirviera a la gente, funcionar más allá de los anhelos particulares.

Los conocimos de manera fortuita, ya que Emilio acompaño a su polola a buscar práctica de Trabajo Social, fue en esa instancia donde conocimos a Aland Castro. Y, después en una de las asambleas conocimos a Doris González y los anhelos de los pobladores de Ukamau.

Luego nos mostraron los terrenos que tienen una excelente ubicación en materia de transporte y conectividad con distintos lugares de la ciudad.

¿Cuál es tu concepción de la Arquitectura?

La arquitectura es una expresión cultural de un determinado momento histórico. La arquitectura es una expresión visual que tiene una fuerte carga ideológica y que debe estar al servicio de las personas.

La funcionalidad es clave, por ejemplo, el Costanera Center es gestión del ego de Paulmann, es un edificio que lo único que busca es ser el más alto de Sudamérica, nunca considero el desastre que provoco en la vida de los vecinos y de los ciudadanos de la capital. En definitiva, mi concepción de arquitectura es opuesta a lo vacío del Costanera Center.

¿Qué defines por vivienda social?

Para empezar debo señalar que nuestra tesis fue estudiar los 100 años de vivienda social en Chile. Con esto comprendimos como No se debe hacer vivienda social.

El profesor Fernando Castillo Velasco, nos dijo una frase que aún recuerdo “ Como hacer arquitectura pobre sin pobreza” Una arquitectura con metraje y recursos limitados, se debe construir un lugar acogedor, con privacidad, buenas terminaciones, que no se llueva, en definitiva que no pase lo que ha pasado por ejemplo en las casas chubi o Bajos de Mena.

Pero lo más importante es que la vivienda social debe ser por Antonomasia digna.

¿Qué rol tienen los pobladores en el proyecto?

En este proyecto ellos tienen un rol preponderante, nosotros consultamos qué les parece lo que estamos diseñando y ellos nos dan su opinión y aportan como quieren vivir, un ejemplo: Una señora de edad en una reunión nos preguntó si ella iba tener espacio para transitar con su silla de ruedas por los pasillos exteriores del conjunto habitacional Maestranza San Eugenio. Otros se preocupan por las medidas del baño, la posibilidad de tener áreas verdes o balcones.

Y, su gran aporte ha sido la voluntad por conseguir un sueño, el sueño de vivienda propia. Ellos son luchadores, se han parado frente al SERVIU a esperar una respuesta, han marchado con lluvia en Valparaíso y han dejado de mirarse el ombligo y han ayudado a otros movimientos sociales como los profesores, estudiante y trabajadores del Transantiago.

¿Qué esperas de este proyecto a nivel personal y social?

A nivel personal lo veo como un aporte desde mi profesión, no es un trabajo que se centre en los arquitectos, nosotros debemos quedar de lado para que los pobladores, que son lo que vivirán en el conjunto habitacional sean el centro del proyecto. Muchos de los proyectos de arquitectura son un catalizador del ego de los arquitectos, en este caso hemos decido enterrar el ego y darle paso a un bien común superior.

A nivel social, este proyecto marca un hito en la vivienda social, ya que hemos aumentado el metraje de la vivienda de 55 mt2 a 62 mt2. El camino de la autogestión es posible, Ukamau es la prueba viviente de ello. La idea es demostrar que la vivienda social no es una limosna, la vivienda social debe ser de calidad y no debe buscar enviar a los pobladores a la periferia de la ciudad y tampoco separarlos mandándolos a Peñaflor, Puente Alto o San Bernardo, la vivienda social no implica desarraigar a los pobladores de su barrio.

Documento: Declaración pública UKAMAU

Artículos anteriores realizados sobre UKAMAU

[1] Aland Castro dirigente nacional de UKAMAU nuestra historia, lucha y peticiones

[2] Fernando Castillo Velasco: Arquitectura, trascendencia y Movimientos sociales

 

 

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Periodista
@gmauricio554

Cristian Vásquez Diaz
Edición
@PiojoChile

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube