La legalización de la preocupación por los animales

La legalización de la preocupación por los animales

La legalización de la preocupación por los animales

Dentro de la lógica posmoderna de la reivindican de derechos alejados de la política o la lucha social clásica, hemos vista nacer distintos colectivos de sujetos sociales que al organizarse han devenido en actores sociales que buscan un cambio.

La lucha por la vida de los animales es una batalla que ha nacido producto de la posmodernidad. Los sujetos se han magnetizado con la idea de proteger a quienes no tienen voz, por la idea de proteger a quienes por años fueron instrumentalizados por los hombres, la ciencia y la producción. La idea principal puede atribuirse al auge de internet, herramienta que masificó los combativos videos de PETA, mostró el ecocidio de la multinacional Nestlé contra los orangutanes y mostró la realidad de los mataderos. Pero también creo que un elemento importante es la transmisión de ideas metafísicas traídas desde Oriente (Budismo e Hinduismo).

Claramente la protección del derecho de los animales es uno de los movimientos sociales menos comprendidos, la razón: nadie puede entender como las personas pueden preocuparse más por ellos que por lo seres humanos. Lo cierto es que la falta de comprensión es el producto del antropocentrismo que nos sitúa en el centro de todo y que todo es para nuestro beneficio, egoísmo elevado a la potencia de mil.

Otra idea que aleja la comprensión de la conciencia animal: la invisibilización de los procesos productivos de la alimentación, un ejemplo de esto es que los niños creen que los pollos nacen sin plumas o cuando las personas, adultas señalan: “Unos compran la bandeja de carne, uno no conoce el proceso”. No hablo de señalar el ascetismo[1] como camino, sino tener conciencia de lo que hacemos y provocamos.

En Chile el sistema legal se ha hecho cargo de esta tendencia y ha establecido la ley de tenencia responsable de mascotas[2]

Artículo 3º.- Los principales objetivos de esta ordenanza son:

  1. Promover y regular la tenencia responsable de mascotas;
  2. Regular la captura y retención provisoria de perros abandonados en la vía pública o de perros que constituyan un peligro sanitario o de seguridad para la población;
  3. Entregar mecanismos para el control de la población canina;
  4. Fomentar la participación ciudadana en la defensa y protección de los perros y animales en general; y,
  5. Preservar la salud, la tranquilidad y la seguridad de las personas.

Artículo 4°.- Se entenderá por:

  1. Animal doméstico o de compañía: Aquel que siendo doméstico, es mantenido por el hombre, por placer y compañía, sin intención de lucro por su parte ni actividad económica ejercida sobre él, y que acredite el dominio del mismo de acuerdo al sistema de registro establecido en la presente ordenanza.
  2. Animal de explotación o trabajo: Aquel animal adaptado al entorno humano y que es mantenido por el hombre con fines lucrativos o para ser colaborador en su trabajo, no pudiendo, en ningún caso, constituir peligro para las personas o bienes, o ser maltratado de acuerdo a la legislación vigente en Chile, cuyo dominio debe acreditarse del modo mencionado en el número anterior.
  3. Animal canino vago: Es aquel que no pertenece a persona alguna, siendo para el Código Sanitario aquel que se encuentra en un espacio público sin sujeción.
  4. Animal canino inscrito en la Municipalidad: Aquel que se encuentra inscrito en el Registro Único Municipal (RUM) vinculado a una persona y que, además, cuenta con licencia consistente en una placa que se adosa al collar del animal u otro dispositivo o sistema que será determinado por la autoridad municipal.
  5. Animal canino abandonado: Aquel que teniendo dueño, con o sin licencia, deambula por los espacios públicos de la comuna.
  6. Registro Único Municipal: Corresponde al sistema de registro de propietarios de canes y controles sanitarios de animales domésticos de la comuna, de acuerdo a las características que se regulan en el Título II de la presente ordenanza.
  7. Captura y retención provisoria: Mecanismo por intermedio del cual la mascota abandonada, extraviada, vaga, etc., es trasladada a las dependencias del ecoalbergue para la posterior entrega a su dueño.
  8. Eutanasia o muerte humanitaria: Inducción a la muerte a los perros vagos, abandonados o aquellos con dueño, a petición de este, practicada por médico veterinario, y sólo en el caso en que se encuentren malheridos o enfermos, todo ello con la finalidad de evitarles sufrimientos innecesarios.

Es una ley hecha por hombres y en beneficio de los hombres, pero en buen chileno “algo es algo”. Ahora bien, no podemos desconocer el sistemas de objetos descrito por Baudrillard en “el sistema de los objetos” es decir los animales han pasado a ser tranzados en el mercado como objetos de estatus y están sujetos a la utilización por parte de la publicidad, pues bien esto ha generado una idea de clasismo en la fauna, su caso más ejemplar es el mercado de perros.

El mercado de perros se divide en dos: los perros de raza y los quiltros. El perro de raza es un objeto de estatus y el quiltro, aveces adoptado, aveces abandonado por las calles e incluso hasta el perro de raza también puede terminar vagando como el quiltro producto de la inoperancia del dueño.

Hay una dimensión en la cual el quiltro y el animal de raza se hacen hermanos y es en el gestor de su buena fortuna o desgracia. Ambos situaciones dependen del ser humano, la desgracia del animal; resultado de la mala comprensión de la responsabilidad con nuestro entorno, la fortuna; producto de aquellas almas bondadosas que saben reconocer su responsabilidad y lucha día a día para darle un hogar a perros, gatos, conejos, tortugas etc. Una lucha desinteresada, una lucha motivada por el voluntarismo y que busca reparar el egoísmo.

Estas personas no necesitan una ley que les indique que es lo correcto respecto al entorno de la tenencia responsable de los animales y no necesitan ver el sufrimiento para compartirlo. Siempre he creído que el ser humano es potencialidad pura, esto implica que puede ser tan bueno como cruel. Un ejemplo ocurrió en el incendio de los cerros de Valparaíso, la potencialidad bondadosa se vio en los voluntarios que acudieron al llamado del cosmos y prestaron fuerza, tiempo y emociones para el rescate, cuidado y posterior rehabilitación de perros y gatos víctimas del incendio y por otro lado la cara se vio reflejada por la cara de la élite intelectual chilena, Rafel Gumucio “Algunos hipster fueron a salvar gatitos y perros mientras Valparaíso ardía y miles de sus compatriotas luchaban por sus vidas #verguenzaajena”[3]

Las personas han despertado y han comprendido que el ser humano no es solo vivir para consumir y aprovecharse del entorno, también nos corresponde amar y ofrecernos en pos de un intangible.

Jean-Jacques Rousseau argumentó hace más de dos siglos que los animales tenían derecho a recibir el mismo tratamiento moral que los humanos dado que compartían con éstos la capacidad de sentir dolor y de sufrir. Immanuel Kant negó que los animales tuvieran derecho a recibir un tratamiento humano, basándose en su falta de discernimiento. No obstante, les endilgo a los seres humanos una obligación moral, con el argumento de que poseían precisamente eso que a los animales les faltaba: la capacidad de razonar[4].

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Periodista
@gmauricio554

Cristian Vásquez Diaz
Edición
@PiojoChile

Bibliografía

[1] Ascetismo: doctrina filosófica y religiosa que busca purificar el espíritu por medio de la negación de los placeres materiales. La mayoría de los sistemas ascéticos desdeñan las necesidades fisiológicas del individuo por considerarlas de orden inferior. En Occidente, las primeras doctrinas ascéticas surgieron en la antigua Grecia. Sin embargo, este tipo de prácticas ya eran milenarias en Oriente.
[2] http://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=1035974. (22 de julio del 2015)
[3] BioBioChile.http://www.biobiochile.cl/2014/04/17/rafael-gumucio-se-elimina-de-twitter-y-difunde-dura-carta-donde-compara-a-animalistas-con-hitler.shtml. (22 de Julio 2015).
[4] Bauman, Zygmunt. “la sociedad sitiada”. Buenos Aires, Argentina. Editorial Fondo de Cultura Económica. 2008.P.256

2 Responses to La legalización de la preocupación por los animales

  1. Elena Totó agosto 5, 2015 at 8:49 am

    Creo que se refieren a PETA, no a PENTA. Buen artículo. Todo tipo de vida debe ser respetada, si viene en forma de humano o de gallina, u otro ser que siente igual que uno. Saludos.

    Responder
  2. Pingback: Revista Piojo.cl Resumen 2015 - Segunda Parte de 2 | Revista Piojo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube