La publicidad en la opinión pública y privada en el siglo XVIII

La publicidad en la opinión pública y privada en el siglo XVIII

La publicidad en la opinión pública y privada en el siglo XVIII

El término publicidad nace en el siglo XVIII por medio del adjetivo öffentlich (público), a partir de su aparición, su uso lingüístico a denotado una sincrónica aplicación en la sociedad industrial burguesa avanzada y social-estatalmente constituida de aquella época, este término como categoría a su vez, ha forjado su construcción a través de la opinión pública.

Esta categoría, ha nacido bajo los aleros de un contexto mercantil burgués mediando con los trabajos sociales, siendo su construcción respaldada por las propias leyes del Estado.

Sin embargo, la riqueza etimológica de la categoría publicidad reviste un análisis sociohistórico significativo respecto de lo público y lo privado, donde por un lado la participación del ciudadano hace su vida pública dependiendo de su autonomía privada y por otra parte el ciudadano se aísla apropiándose de lo suyo en el ámbito de lo privado.

La publicidad representativa

La constitución de la publicidad representativa se manifiesta en el ámbito social como una característica de estatus, el estatus a su vez procede de forma neutral respecto de las categorías público y privado, y por tanto, aquel que tenga apropiado este estatus será representado públicamente, ya que su misma evolución representativa se acuña en el comportamiento por su condición de sujeto.

En el siglo XVIII, el uso de este tipo de publicidad y su agudización se da en un contexto de la sociedad donde se encuentra separada del Estado, lo que provoca que la publicidad se someta a la diferenciación entre las esferas de lo privado y lo público.

Este proceso de polarización provocó una disgregación entre lo público y lo privado, donde instituciones como la religión y la política se convierten en un asunto privado siendo un derecho público.

La génesis de la publicidad burguesa

Conforme a los procesos mercantiles, el tráfico se desarrolla de acuerdo a las manipulaciones del poder político, la información se produce en forma frecuente respecto de los acontecimientos, así mismo se profesionalizó la correspondencia y las grandes ciudades como centros de noticias las que se alinearon conforme al sistema de mercancías junto a su prosperidad.

Luego, la información periodística se hace pública y accesible por el público en general, la política comienza hacer uso de estos medios, la ciudadanía alentado por el poder público para dar cuenta del poder provoca la violencia comunicativa entre la administración de turno y la voz popular.

La burguesía como personas privadas se reúnen en lo público a través de la publicidad, las autoridades hacen uso de los medios periodísticos según interés de la administración, los mercantiles en general son un sector lector de noticias y la ciudadanía toma un rol activo en la opinión pública.

Política y Moral

“La opinión política quiere racionalizar la política en nombre de la moral”, dice Kant convirtiendo la filosofía política en filosofía moral.

La publicidad ha dependido de las leyes donde se fundamenta la política, -las leyes a fines deben estar por encima de los sentimientos donde todo ciudadano puede hacer uso público de su razón-, entendiendo que la política se hace a través del poder y la participación de los demás, ya que no puede ser indiferente sobre la felicidad cuyo fin es el general de la ciudadanía, porque la felicidad es del pueblo y no del Estado, como lo es la moralidad de la legalidad.

La opinión pública es la expresión de la generalidad empírica de los puntos de vista y de las opiniones de muchos y en la medida que el uso público de la opinión solo esté orientada solo a los sabios, esta opinión debe ser inmediatamente expulsada del ámbito público.

Si la desigualdad natural de la sociedad no es superada, entonces la misma sociedad será la que levante la desigualdad tanto intelectual y moral a través de los presupuestos sociales del estatus de aquellos propietarios al hacer uso de la publicidad como hombre privado para sus fines económicos.

Y por tanto, esta autonomía privada burguesa es la que limita la libertad de los individuos antes de realizarla, por su carácter de transformación de la publicidad llevada a la forma privada del hombre para que tome relevancia cuando se haga pública.

Al cierre

La forma de proceder de la opinión publica y privada al pasar de los siglos, no ha podido superar las diferencias del uso fáctico de aquellos dominantes que buscan hacer suyo el carácter intelectual, racional y sabio dentro de lo privado, para hacer uso de la publicidad en lo publico y poder coartar el pensamiento libre.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

One Response to La publicidad en la opinión pública y privada en el siglo XVIII

  1. Mauricio González julio 10, 2015 at 2:56 pm

    La opinión pública nace con el fin de la monarquia en Francia, los ciudadanos se dan cuenta que no hay Rey que los dirija y empiezan a plantear sus necesidades.Posteriormente la publicidad, tendrá una influencia negativa en la opnión publica, se deprenden de ahí los estudios de la Escuela de Frankfurt, Gestalt y el que más me gusta Baudrillar .

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube