Revisión de la sociología en Latinoamérica – Parte 2 de 2

Revisión de la sociología en Latinoamérica - Parte 1 de 2

Revisión de la sociología en Latinoamérica - Parte 1 de 2

Durante el siglo XVIII se asiente el proceder militar en la formación de un Estado en el marco de una construcción de un gobierno autoritario.

El entusiasmo del siglo XVIII por entramar un orden, procede en un efecto de contra, es decir, la misma provocación de la camisa de fuerza comienza a desarrollar sus antagonistas que inspirados por un posición política apuestan a un nuevo interludio que obedece a un movimiento político dotado de una generación dispuesta a dar vuelta la mano autoritaria, no obstante este tipo de movimiento es aquel que intenta enfrentar la rectitud autoritaria, el movimiento dotado por aspectos políticos, atiende a una propuesta positiva llevada nada mas que por “embajadores positivistas” europeos-latinos que atienden el nuevo orden.

Los nuevos actores políticos, han de forjar la nueva posición positiva ante un desgastado gobierno, que si bien ha propiciado los elementos suficientes al Estado para sobrellevar su gobierno, no ha rebasado las nuevas formas que vendrían a expandir la mirada euro centrista.

La pregunta es, ¿si realmente esta joven propuesta ha de fijarse en quienes han de dejar sus vidas en el trabajo y no necesariamente tienen la posibilidad de aprender de Europa lo que se impondría?.

A raíz del surgimiento de una nueva generación política, se ha de encontrar el talón de aquiles respecto de la mirada que se ejerce desde lo más abajo de la pirámide donde se encontrarian las falencias y debilidades que habría que fortalecer para la construcción de una Nación.

Mientras tanto, las propuestas económicas y el comercio prosigue expandiendose, abrazando a los que no son abrazados por la posibilidad de la opinión ni del docto ni del ilustrado.

Se debe considerar que, tanto las universidades como las escuelas auspiciadas por ventanas euro céntricas no acuñaron precisamente las necesidades de un levantamiento educacional, sino mas bien de un aumento en la distanciación de las nuevas propuestas y el fortalecimiento en los proyectos país, que caen rendidos a los pies de las ideas extranjeras.

El siglo XIX ve su temporada satisfecha tras las raíces de su siglo anterior, hay que tomar en cuenta que el soporte solido que se había generado en su predecesor siglo dió poder legitimo a las nuevas propuestas del avance y del progreso, aunque la historia se pronuncie, el camino a seguir es casi por convicción una reivindicación legitimada a las nuevas formas y nuevo orden, que se lo debemos al supuesto prestigio anteriormente ejercido y establecido.

Así, las formas de acción colectiva, populismo y orientaciones culturales ponen los condimentos necesarios sobre la mesa para generar crisis, pensando en que la crisis ocurre cuando este camino autoritario esta realizando bien su trabajo, vale decir, el autoritarismo funciona en tanto la crisis llega inevitablemente a través de los movimientos populares que el mismo controla.

La preocupación por la cuestión de clases y su identificación respecto de la clase trabajadora, entrega los índices para poner en discusión un sin numero de propuestas tanto literarias como políticas para aparecer como auspicio de quienes serían los más necesitados y así identificar a los interesados como instrumento de posición política, ya sean los partidos y los requeridos por el apoyo de aquel que no opina.

Entonces, el camino al termino del XIX indicó que la prosecución de los sucesos han de estar disponibles bajo las nuevas protestas que se han desprendido del pasado, pasado que poco a poco se ilustra con más perspectivas que pueden encender una mirada mas severa respecto de los que con sus mantas taparon lo que era necesario para la historia de Latinoamérica, tanto sea como sociedad y su respectivo legado cultural que esperan ser alimentadas por sus transformadores y los actores políticos.

Los diversos episodios que han caracterizado a Latinoamérica en su formación, han sido por la llegada de la colonización europea matizada con creencias y formas de conquista, como el sometimiento y revolución de los latinoamericanos, además de las relaciones producidas respecto de las cosmovisiones del uno y del otro. En este sentido, se indagará en algunas características las cuales patrocinaron un ethos civilizatorio, como auspicio de una misión institucional asociada a los componentes que animan este desarrollo, además de los dispositivos de control por parte de los interventores de la hazaña y de los receptores en su rito.

Para esto diremos que, la inquietud que surge es: ¿si latinoamericana habría de ser otra sin la conquista que de alguna u otra forma pudo haber perdido la posibilidad de la realización de una cosmovisión muy diferente a la de hoy?, también la duda sobre la reconstrucción de lo “evidentemente” perdido respecto de costumbres o freno de desarrollo.

Pues bien, para esto diremos que Latinoamérica arraigada a sus  costumbres y su cosmovisión no habría dado cuenta de la misma sin el otro, como el otro a si mismo dio cuenta de la suya, hay que denotar que esta hazaña llamada por unos y rito por otros, mediaron la convivencia cada uno con su forma y deliberaciones que permitieron doblegar la una de otra, por ende, el permitir preguntarse cual fue lo negado respecto de lo que nunca sucedió, es buscar un punto de inflexión donde comenzó a convivir el aprehender el uno del otro.

Si bien, la vía de la violencia es la forma de convivir en esta desencadenada lucha, mencionar que Latinoamérica haya salido al encuentro en tanto organizó sus definiciones para su continuidad es un esfuerzo enorme, pero hay que tomar en cuenta que la continuidad hay que tomarla en cuenta por una dominación la cual dio marcha la construcción hasta la actualidad.

Ahora bien, hay que mantener también la cordura en cuanto a la relación de dominación y convivencia, porque si bien se ha compartido un mismo territorio, las cosmovisiones eran distintas, lo que significaba la brusca intervención de Europa fue terrible para la cosmovisión existente, pero, tampoco podríamos pensar que la comprensión de las dos partes eran las mismas, dado que el entendimiento que procedía en Latinoamérica era muy distinto respecto del entendimiento extranjero. Por cierto que para ambos el entendimiento de lo ocurrido procedía de manera muy distinta, vale decir, mientras que para los españoles se instaba una hazaña e inspiración de futuras riquezas, para Latinoamérica se entendía respecto del rito.

No por esto podemos decir que hoy, la racionalidad estaría arraigada un pensamiento netamente europeo y que por medio de esta se ha generado una institucionalidad adecuada, podríamos enajenar la posibilidad de que las instituciones conformadas en una construcción europea bajo el servicio latino, o que ya se habría apagado la posibilidad de una construcción de una institucionalidad latinoamericana, porque de ser así, ¿el tipo de institucionalidad sería esta?, ¿sería la misma de hoy?.

Esto a provocado que durante la forjada Latinoamérica sobresalga en la búsqueda de la identidad que debió o tiene Latinoamérica, variados intelectuales han ahondado en este campo, sin embargo, la mirada sociológica tampoco encuentra asidero sobre esta búsqueda, no obstante el funcionamiento institucional que ha sido formado por una ilustración, han derivado en movimientos anti-sistémicos y de liberación nacional que han sucumbido ante la funcionalidad de los gobiernos, al parecer, el funcionalismo ha tenido aquí un apoderamiento sutil que desgarra lenta y satisfactoriamente la intención de revolución anti funcionalista, tal que esta accede a este nuevo orden de arribo.

Por otra parte, la permisiva alfombra que generan los gobiernos a los capitales extranjeros llama a una esperanza de nuevas oportunidades, pero los capitales foráneos tampoco son totales y trabajados localmente lo que actua mas bien como discursos, al ser mas bien sonsacados de donde vierten los anzuelos del progreso.

Esto h establecido, la incomodidad de la explotación para alzar las banderas de superación, criticando al sistema y su permisividad, para ello proceden con lideres que están prestos a guiar a las masas y más trabajadores y marginadas para negociar un tipo de ganancia y entregar algunas migajas a quien las desean, dado tambien por los modelos de represión que toman fuerza y generan mas músculos para trabar todo tipo de subversión, ya sea por medio del desmerecimiento o vapuleo de quienes buscan generar la crisis y la disfunción de la institución o bien por la desintegración de los cabecillas con el fin de desarticular los movimientos a travez de las institución que permite enmarañar las formas de discursos, para tranquilizar la crítica y el desajuste de las movilizaciones.

En este ámbito, los dispositivos de control simbólicos por medio de las instituciones son muestras políticas, que han de generar una arquitectura que después de largo tiempo han soportado los embates su propia superación, esto encuentra su significación en su fortalecimiento y robustez respecto de el cuestionamiento de hoy, que no parece haber crítica como para que las instituciones no se desmoronen.

Parece ser, que la arquitectura formada desde una ciencia y técnica que no se equivoca, aún más retroalimentan sus fundamentalismos y formas de proceder para atener a los mas ilusos, por esto es que se hace muy difícil alertar las influencias del gobierno, sobre todo, cuando se comprende que los que están con las instituciones, están por la prosecución de la intrusión europea, mientras que los demás obtienen el placebo gubernamental.

Por cierto que el legado que ha dejado toda esta transformación a lo largo de los años, no nos permiten hoy distinguir de buena forma donde estuvo el punto de inflexión sobre lo que pudo o no ser Latinoamérica ni la justificación de las atrocidades cometidas ni por supuesto el progreso resultante en el esquema resultante, pero la posibilidad y oportunidad para seguir construyendo y decifrando el rompecabezas esta ahí y somos también responsables y llamados a terminarlo.

 

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube