¿Y que pito toca la economía en el discurso político?

¿Y que pito toca la economía en el discurso político?

¿Y que pito toca la economía en el discurso político?

Frente a los discursos que culpan a la economía por no poder realizar las transformaciones en la estructura de la sociedad, hechas en época de campaña política, hemos decidido dilucidar que tan culpable es la economía de no poder cumplir lo prometido.

La economía es una ciencia que estudia los recursos, la creación de riqueza, la producción, distribución y consumo de bienes y servicios con el din de satisfacer las necesidades humanas. Lo anterior absolutamente reduccionista, sacando fuera del marco de la especulación, la plusvalía, la globalización, el marketing y publicidad entre otras cosas.

Primero: El discurso elevado por Adam Smith en 1759 en su Teoría de los sentimientos morales  señalaba la existencia de la “mano invisible” como ente regulador de características divinas, hoy es imposible de creer.

Segundo: La ley de oferta y la demanda. La ley de la oferta indica que la oferta es directamente proporcional al precio; cuanto más alto sea el precio del producto, más unidades se ofrecerán a la venta y por el contrario, la ley de la demanda indica que la demanda es inversamente proporcional al precio; cuanto más alto sea el precio, menos demandarán los consumidores. Por tanto, la oferta y la demanda hacen variar el precio del bien, aunque hay bienes que no pueden caer en esta ley, ya que son de primera necesidad.

Todos sabemos que la realidad económica es moldeable, y cuando se cruza con la política aún más. Conjuguemos los dos conceptos anteriores, economía y política y el resultado coyuntural “Si hace 16 meses la socialista pretendía llevar adelante un complejo paquete de reformas estructurales, centrados sobre todo en los cambios a la educación, el sistema tributario y una nueva Constitución, el nuevo escenario económico chileno y otra serie de factores que la han llevado a reconocer públicamente que no logrará realizar todo lo que prometía en su programa de Gobierno, que fue incluso respaldado por el 62% de la ciudadanía y generó expectativas ilimitadas”[1]

La economía es un atenuante, pero creo que no es el responsable absoluto, a mi parecer las propuestas hechas en época de campaña son mentiras del porte de un buque. Todos sabemos que el Estado no aguantaría semejantes transformaciones, ya que debería cambiar de nombre. No podríamos llamarlo Estado, las estructuras de la democracia actual, el juego de los actores económicos y la estabilidad de los compromisos ocultos son incapaces de sostener estas promesas.

Bachellet señaló “la tercera dificultad radica en nuestro déficit de gestión en la marcha de las reformas. Debemos reconocer que la administración estatal no estaba totalmente preparada para procesar cambios estructurales simultáneamente“.[2]

La educación gratis es imposible mientras personeros del gobierno y partidos políticos tengan intereses económicos en universidades. Garantizar una educación de calidad para todos es imposible mientras los mismos que gobiernan sean cabezas de partidos políticos o dueños de colegios. En definitiva en Chile, la educación es un negocio tan rentable como la guerra o el tráfico “Un dirigente influyente de la Democracia Cristiana, Gutenberg Martínez, señaló en Televisión Nacional que todos sabían que el programa no se iba a poder cumplir. El senador del Partido por la Democracia, Ricardo Lagos Weber, en la misma línea de los reconocimientos indicó, según el diario La Tercera: “No hicimos el cálculo adecuado y ahora todos tenemos que apechugar (poner el pecho a los problemas)”. [3]

La reforma tributaria, nació muerta. Nada que pueda afectar al bolsillo del empresariado chileno es factible de realizar, o ¿usted cree que el Costanera Center podría construirse sin la presión de Paulmann?. ¿Usted cree que la ley de medio ambiente opera para Luksic?, imposible, el derecho es para el pueblo, la sanción penal o civil sólo recae sobre nosotros. La economía no es la culpable de todo, la manipulación de la economía es funcional a los intereses de los dueños del país, la economía es el instrumento de manipulación que tienen los grupos comerciales para hacer que las leyes sean favorables a sus intereses (Penta, SQM),

La economía como discurso base siempre va ser una buena excusa para que los gobernantes se sinceren frente a los ciudadanos, pero esta sinceridad y esta traba llamada economía, también sirve como excusa para no querer hacer los cambios. La economía como argumento ha sido muy manoseada, podemos ver que sólo se esgrime como argumento cuando se trata de la clase trabajadora. A las empresas, se le condonan deudas (Johnson)[4], los senadores y diputados se suben rápidamente el sueldo.

Para la ciudadanía un dulce, el proyecto de Ley de Autocultivo y acuerdo de vida en pareja. Si existiera la igualdad ¿Se justificaría el Estado? Si pudiéramos decidir nosotros ¿Se justificarían los políticos?

Primero: dejemos de creer que la economía es culpable de todo, las transformaciones no se hacen porque son mentiras de campaña, y esas son imposibles de cumplir. Segundo: el Estado actual no podría absorber esas reformas porque implicaría una disputa con el empresariado y en este modelo gobierno y empresariado se retroalimentan .Tercero: dejemos de creer que avanzamos como país porque nos parecemos a Holanda, mientras miles de mujeres no pueden decidir sobre su cuerpo y mueren en clínicas clandestinas por abortos mal hechos.

La madre de todas las transformaciones se da en la calle, los movimientos sociales caminan con pancartas que acusan las mentiras de un Estado que se volvió impermeable al clamor popular y una ciudadanía que en época de elecciones sufre de una amnesia total. La economía no tiene pito que tocar.

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Periodista
@gmauricio554

Cristian Vásquez Diaz
Edición
@PiojoChile

 

Linkografía

[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2015/07/14/actualidad/1436833877_779039.html. (14 de julio 2015)
[2] http://www.latercera.com/noticia/politica/2015/07/674-638181-9-bachelet-hace-mea-culpa-por-implementacion-de-reformas.shtml. (14 de julio 2015)
[3] http://internacional.elpais.com/internacional/2015/07/14/actualidad/1436833877_779039.html. (14 de julio 2015)
[4] http://www.biobiochile.cl/2012/06/07/director-del-sii-condonacion-de-deuda-a-johnsons-pretende-resguardar-recaudacion-fiscal.shtml. (14 de julio 2015)

2 Responses to ¿Y que pito toca la economía en el discurso político?

  1. Lucas Barbableu julio 17, 2015 at 1:39 am

    El pito que toca la economía es muy fuerte. El sistema económico y el rol del E, se define en la Constitución. Por lo tanto, mi querido columnista, sugiero un buen estudio al respecto. Si bien la fuerza está en la calle, la solución está en una Asamblea Constituyente, donde se elabore una Constitución democrática.

    Responder
    • Piojo Chile julio 17, 2015 at 2:44 pm

      Lucas, el titulo es “¿Y que pito toca la economía en el discurso político?” donde la economía pasa a ser el fetiche del discurso cuando le auspician todo tipo de problema a la economía, se sabe que la economía es importante de hecho en piojo.cl enconrar una serie de textos relacionados con temas economicos y sobre asamblea constituyente, te recomendamos leer http://piojo.cl/2015/06/deconstruccion-de-la-ac-primera-parte/ , saludos

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube