Así es mi barrio: divagación de un niño

Así es mi barrio: divagación de un niño

Así es mi barrio: divagación de un niño

Vivo en el barrio que había soñado, junto a mi perro, vivo en un barrio donde los niños y mis amigos se desarrollan conforme a su curiosidad y motivación para construir un mundo mejor para todos.

Me encanta vivir en mi barrio, he visto como mis amigos talentosos han logrado ampliar sus capacidades con la ayuda de los viejos sabios del barrio, las bibliotecas y la ayuda colectiva. Los proyectos que niños mas grandes han realizado, le han permitido a mi barrio aumentar su capacidad de cooperación colectiva para el desarrollo de la misma comunidad, esto ha sido gracias a la confederación global, centros de investigacion y voluntarios, que a partir del compromiso con el barrio han dado el todo por el todo.

En mi barrio, la educación es un derecho, todos tenemos acceso a ella, en nuestro barrio, las bibliotecas son increíbles, no tienen control ni registro de solicitud, el libro se lee y se devuelve, luego se comenta con los amigos del barrio, mientras otros en los centros públicos de deportes aumentan su habilidad física y disciplinaria.

El centro que más me gusta de mi barrio es el Espacio de las Ciencias, donde se juntan niños y adultos para hablar de arqueología, botánica, astronomía, física, entre otras, este centro queda a pocas cuadras de mi cúpula, al lado del espacio de humanidades, ahí otros niños y adultos hablan de la vida, la filosofía, la colaboración e ideas para nuestro barrio.

Mientras camino hasta los espacios de ciencias, es inevitable pasar por la plaza y apreciar las pinturas y esculturas que han creado los miembros de la comunidad, es un espacio infinitamente artístico, acompañado de la musica de las bandas que ahí tocan de vez en cuando, donde ocupan los instrumentos de uso libre en el sector de instrumentos, ahí llegan muchos músicos a compartir con otros, se forman bandas y experimentan, comparten y heredan.

He leído en algunos libros antiguos, sobre conceptos como el de competir, me pregunto ¿como habría de funcionar algo así?, para que competir con otros, si podemos aprender uno del otro para crecer juntos y seguir construyendo un mundo mejor, el ego del ser humano debió ser un tema importante para el hombre, algunos creían que el éxito los salvaría y llevaría a una posición o pseudo estatus que lo elevaría a alguna posición mas importante que otras personas, pero hoy no es importante, ya que todos en común nos alegramos por la buena voluntad y práctica de las ideas que se llevan a cabo para los que crecemos en el barrio.

Siempre recuerdo algo que leí sobre un viejo muy sabio del barrio, el decía que antes había que trabajar para poder vivir, donde algunas personas sin mover un dedo ganaban mucho mucho dinero y otras que trabajaban con sus manos y su cuerpo recibían muy poco. Claro, lo que sucede es que las personas en ese tiempo entendían el trabajo como intercambiado por monedas, mas aún, parecía ser que el trabajo pagaba incluso sus sentimientos y emociones, entendían que el trabajo era aquello que les permitía sobrevivir, e incluso algunos les gustaba. Menos mal que eso ya no existe, las maquinas han resuelto las tareas manuales y el hombre ya no trabaja ni necesita ser pagado para poder vivir.

Había leído en alguna ocasión, que antes las personas pagaban toda la vida por un pedazo de tierra donde tenían algo llamado casa, otros tenían mucho terreno que no los ocupaban, mientras otros no tenían donde vivir, pues dormían en la calle y las personas lo veían como algo natural. Pues yo he vivido en muchas cúpulas conforme he ido creciendo, no tengo una casa como antes llamaban, porque hoy la tierra es de todos y por tanto las casas son compartidas, las maquinas las construyen rápidamente para los nuevos habitantes del barrio, no hay que pagar por ellas, pero si cuidarlas mucho. En las cúpulas siempre hay mucho amor y cariño, se nota en como cada familia que ha vivido la ha cuidado y ha adornado para la familia que llegará, cada familia que ha vivido aquí ha adornado y dejado su legado, y desde luego yo también cuando emprenda mi camino me iré de esta cúpula dejándola mucho mas bella de como ya estaba, desde luego me iré a vivir al centro de investigación para desarrollar nuevos proyectos para mi comunidad u otras, me iré al centro de investigación donde quizás cuantas personas conoceré, en una de esas conozco a mi futura acompañante.

Ahí también encontrare a los viejos sabios, ya personas adultas que durante su vida han desarrollado y han adquirido conocimiento para entregarlos a los demás, ellos son el legado que va generando la sociedad, espero ser como uno de ellos para devolver lo que esta sociedad me ha dado, para que pueda expandir mis capacidades hasta el máximo. Estos viejos sabios siguen aprendiendo y estudiando, como todos, porque la educación no termina, es parte de la vida, no es estática ni dura algún tiempo, sino es la fiel acompañante para poder compartir nuevas ideas en la sociedad.

Hoy no hace falta el dinero, desde que la humanidad entendió que los recursos de la tierra es lo más importante, se genera un registro global de riqueza del planeta, la economía ha sido capaz de mantener y trabajar en base a los recursos tangibles que genera la tierra y así alimentar a la población, la cual a su vez la población se encarga de investigar, generar y optimizar los recursos para que todos puedan vivir sin pagar por ello, porque cada uno es responsable de aportar unos a otros para no desperdiciar, obteniendo lo justo y necesario para cada persona logre vivir sin necesidades.

Tanto el genero como el sexo no es problema, antes leí por ahí que las personas eran racistas y clasistas, hoy cada persona decide que ser, la vida de cada uno es su propio desarrollo y por tanto lo principal es la madurez de su espíritu, así he conocido muy buenos amigos, la ciencia por tanto ha sido una herramienta que desapareció los problemas biológicos, por supuesto solo quedo fortalecer el espíritu.

Los políticos, normalmente viejos sabios, son los mayores facilitadores para el desarrollo de cada comunidad y por ende la humanidad, dejan su vida para orientar el conocimiento y competencias para la inclusión de los problemas que se van generando en la sociedad. Ser parte de la confederación política es el mayor logro que se pueda alcanzar, pero para ello es necesario conocer y aprender mucho respecto de cada comunidad que representa.

Las banderas hoy solo son parte de la estética, solo se usan para diferenciar los centros de investigación, las fronteras han desaparecido, solo eran limitantes que la antigua civilización mantenía y que reprimía su cooperación global.

Las enfermedades son muy escasas, el ejercicio y el desarrollo científico nos ha permitido dedicar más tiempo en la experimentación de la vida y del espíritu, las ciencias naturales se han convertido en la mejor herramienta para la comodidad de nuestras vidas y también el compromiso de las ciencias sociales nos han permitido lograr superar el pensamiento para alcanzar un siguiente nivel.

Pero, bueno, este es mi barrio, barrio al que amo y estoy dispuesto ha dejar mi vida por los demás, entregado al sacrificio como lo hacen todos mis amigos y la sociedad en su conjunto.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube