Crónicas del abandono – Introducción – Cap.01

Crónicas del abandono – Introducción – Cap.01

Crónicas del abandono – Introducción – Cap.01

Nací en una época bastante simple en materia ideológica, conocida como el periodo de la Guerra Fría.

Un periodo que llevó a un enfrentamiento paradigmático a dos de las más grandes potencias nacidas después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos y la Unión Soviética. Ambas potencias se enfrentan, nunca directamente, en zonas de influencia.

Una época de blanco y negro, del bien y el mal. Un periodo del marasmo en las ideas, una realidad dialéctica, comunista o capitalista, no existía más. Chile, por su parte vivía el periodo del presidente Salvador Allende, un año después, los militares realizan uno de los golpes de Estado más recordados en América Latina.

¿Qué culpa tenía Chile del conflicto entre las dos potencias? Yo creo que la gran culpa es vivir en el mismo continente. Un periodo de terror al comunismo, un periodo de terror al que piensa distinto sucedió a un periodo de una guerra sucia llevada adelante por la Dictadura Militar, guerra realizada a través de sus policías secretas y organismos de inteligencia. La idea de esta guerra era sembrar el terror en la población y castrar cualquier activismo político de la ciudadanía chilena. Algo similar se vivió en Paraguay y Argentina. Para luchar contra el “terrorismo” los Estados se volvieron terroristas.
En este clima de huelgas, disturbio y movilizaciones me tocó nacer, después el Estado que debía proteger mi integridad y velar por mi vida, estaba transformado en Dictadura, las instituciones eran supervisadas por militares que estaban más preocupados de transformar en verdad sus juegos de guerra que de trabajar por la protección de un menor.

Después de una largo tiempo conteniendo los hechos que marcaron mi vida, siento que debo “Pedir Justicia al Estado de Chile

Hoy me encuentro en México, donde mi terrible historia me ha tenido atrapada en una red de vacíos que nadie, ni yo,puedo contestar con certeza. Ha sido desgastante tener este tipo de vida sin tener una respuesta a mis vacíos, que me han dejado enfermedades post traumáticas que solo uno vive, tomando en cuenta la discriminación que deja, donde sin mediar este sistema hace que las  personas sean invisibles y no tengan voz.

He tenido que llevar el peso de la irresponsabilidad de aquellas personas que eligieron mi vida, en muchas oportunidades ha sido agobiante y perturbador en la sociedad en que vivo. Tener que contar, que no tengo padres, que mi vida fue tan distinta a muchos y tomando en cuenta en el lugar donde me desarrollo, el la cual no es mi tierra. Muchas veces he tenido que hacer distancia, hacerme invisible, para que algunas preguntas no me toquen y entorpezcan mi vida que por lo demás trato de llevar a pesar de todo; preguntas tales como: ¿vienes de Chile? ¿tienes familia allá? ¿tus hermanos? ¿tus papas, que me imagino que los extrañas mucho?, ¿tú has de ser la más apapachada de tus hermanos no? ¿te llaman? ¿me imagino que te apoyan, ya que estás solita por estos lados del mundo? ¿tu madre debe extrañarte mucho no?

Estas y otras tantas preguntas llenan mi alma de desesperación y vergüenza por no tener que contestar, porque en el fondo, he tenido que vivir en un mundo paralelo a la sociedad, haciéndome la idea que soy muy feliz y que no tengo falta de familia, demostrando que estoy tan dispuesta a sobrevivir sin importar lo  desgastante que sea.

Como quisiera que el Estado chileno y  aquellas personas que se involucraron en mi vida y las de mis hermanas para “darnos una mejor vida”, reconocieran su gran error al abandonarnos a la suerte de Dios, al olvidarse completamente de nosotras y borrarnos de su historial de adopciones y miren lo que tuve que hacer para sobrevivir.

He tenido que tapar mis heridas y curarlas varias veces, aguantar tanta desgracia y soportar una vida donde el apoyo ha sido la carencia más grande. Lo expuesta que ha estado mi vida a la más débil vulnerabilidad, de verdad; no se lo doy a nadie el tener que luchar contra viento y marea llevando esta carga.

Hoy, para los que ya saben de mi historia, y los que se enterara, irán apareciendo partes de mi; para mostrar, contar ;concientizar a los padres, familia de Chile y el mundo entero; el cómo se vive y elige vivir sin tener apoyo moral económico familiar para Luchar contra la adversidad.

La vulnerabilidad que veo en el juicio de vida

Estamos acostumbrados que el sistema nos trague y vivamos en el estómago de éste,  sin que podamos tener la opción de salir, ni de hacer una diferencia al dolor, menos si tus ingresos económicos son limitados, recordando que millones de niños como yo;  son secuestrados, mutilados, prostituidos, enajenados, abolidos, discriminados, burlados, escondidos, los fuerzan a ser multifacéticos, cambian sus nombres, sus fechas de nacimientos, su origen, su identidad y en diversas ocasiones los hacen perder su vida. Existe un sistema perfectamente sincronizado de tráfico de seres humanos.

A todo esto, he tenido que luchar, muchas de estas personas formaron parte de mi vida y entonces , vuelvo a la pregunta que me he hecho. ¿Si tu eres dado en adopción es porque tu vida está en riesgo y para eso el Estado debe ayudar a los niños?

En mi caso las preguntas y respuestas ante la justicia fueron las siguientes:

¿Cómo resolvió el juez nuestro el caso, como terminó su causa? -No lo sé

¿La asistente social que trabajaba para los militares, porque nos abandonó en pleno proceso? -No lo sé

¿Porque aún no han llamado o lo llamaron a su supuesto padre y hermano? -No lo sé

¿Que paso con mi hermana que aún está desaparecida? -No lo sé

Y así, tantas las preguntas que tengo para el Estado, que aún no han sido ni siquiera consideradas porque para ellos no existo. Todo este tiempo que he estado aquí en México desde el 2005,  he tratado siempre de estar en fuerza viva con mi historia, llamando por teléfono,  escribiendo a muchas instituciones, abogados y ninguna aún se ha propuesto a ayudarme a esta enigmática investigación,  para que de esta forma, parte de la familia que yo  encontré, nos sintiéramos más aliviados de tanta maldad que nos han hecho.

Mi historia, mi vida, es muy compleja y no es fácil de entender porque los atropellos a ella han sido devastadores y variadas ocasiones he terminado tomando un descanso. Pero cuando vuelves ya no hay nadie que te apoye para seguir la batalla,  tengo  las esperanzas de seguir y encontrar respuestas a mi vida y las de mis hermanas abandonadas por algunos que se les antojó  hacer lo que quisieron con nostras. Seguiré mi lucha, seguiré buscando el espacio para ser escuchada y valorada porque mi vida, sólo a mi me ha costado.

Continuará – “Crónicas del abandono – El comienzo – Cap.02”

Personas Rol
Ojos Marrones Autor
Cristian Vásquez Diaz Editor 
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube