El poder está cautivo y no será desprendido

El poder esta cautivo y no será desprendido

El poder esta cautivo y no será desprendido

Tras 25 años de gobiernos posdictadura, el poder continúa en la manos del árbol genealógico de los de siempre, aquellas familias que han estado desde el inicio de la república.

Muchos personajes que estuvieron empujando la posibilidad para derrocar al dictador, pelearon con mucha voluntad, corazón y fuerza con el fin de obtener una salida a la democracia y terminar con el régimen militar. Algunos de nuestros compatriotas lucharon con armas, otros en forma política, otros con protestas y en su sometimiento mayoritario, con el sufragio que diría NO.

En Chile en el periodo de dictadura, se torturó, asesinó y desapareció hermanos chilenos, en ocasiones por algún sapo, aveces por error, otras por lista negra, inclusive hasta por deseo de muerte en la psiquis de los mandos medios, auspiciados por probablemente la abundancia de escusas para tomar decisiones unilaterales y decidir la vida de un compatriota que pensaba distinto. Especulaciones en algunos casos, como la idea de un vecino o conocido que simplemente le tenia mala o situaciones donde inocentes estuvieron en el momento o lugar equivocado.

En ese negro periodo de nuestra historia hubo miedo, el aire era nauseabundo y triste -siendo optimista- , la represión avisaba muerte, el pensamiento se escondía para no alertar a alguna patrulla o auto detenido con civiles de lentes oscuros, otros por cierto sonreían -los beneficiados de derecha- los cuales se hacían parte y cómplices de uno de los episodios mas nefastos de la historia de nuestro país.

Mientras tanto, algunos civiles partidistas, políticos, adherentes al pensamiento contrario al régimen miliar eran exiliados, otros se quedaron para seguir luchando al costo que fuese necesario, gran parte pudo mantenerse vivo, otros lamentablemente sucumbieron ante la brutalidad y el miserable acto humano de ser verdugo.

Las familias y las castas no fueron mayormente tocadas. Luego, en la vuelta a la democracia y retomando el discurso de la transición, vuelven a conversar aquellos que tuvieron que huir de la muerte con los que prepararon el colchón político para el aventurado discurso de la transición.

Durante la partida posdictadura, la mayor masa política proveniente de las familias de apellido originario de la república, permanecieron y se replegaron a lo largo y ancho del país en cargos políticos, con amigos, tíos, primos e hijos, parientes todos, replegados en la cadena de contactos o bien como el saco del capital socio político.

Lo anterior, la base de lo que nos queda. Hoy los partidistas a fines alientan con sus voces al aire, nace el discurso de lo orgullosos que están diciendo que “el país está mejor que antes“, por que “antes se mataba, hoy se puede protestar y a lo sumo te llegará un palo”, y entonces repiten, “el país está mejor que antes“, ha avanzado, haciendo caso omiso de las brechas sociales que desde luego también han avanzado.

Es cierto, hoy se puede estudiar y trabajar, realizar un doble esfuerzo como mínimo para poder vivir relativamente cómodo y endeudado, pero solo para aquellos que tienen la capacidad autónoma para poder sobrellevar la carga, los que no tienen esa capacidad, tendran que aumentar el peso de la mochila para vivir y sobrellevar lo cotidiano.

A los nuevos militantes, no les hace ruido el poder dominante de la casta, pues inmersos en la cúpula del poder de los herederos de la república, sobreviven sin problema, algunos participantes logran sacar una tajada como esclavos como parte del sobreviviente habitual, tomando en cuenta que ya las ideologías están desvanecidas y encerradas en el baúl de los recuerdos y que por tanto no se trata de obedecer a una posición valórica, sino mas bien parasitaria.

Por cierto que hoy los herederos de la república o la nueva generación de la casta política no supo capitalizar como los viejos estandartes que negociaron la vuelta a la democracia, las nuevas generaciones se posicionaron como depredadores de los nuevos tiempos, ciegos de la ética y la moral abrieron el escenario duro de la política y el negocio, fortaleciendo a las tres grandes familias que hoy gobiernan en la capa neo-liberal que comanda y pone su capital a los conglomerados no importando el color ni el fervor.

El poder se ha mantenido en las manos de los mismos de siempre, eso no ha cambiado y está lejos de cambiar, no lo soltaran ni cederán el mas mínimo centímetro de terreno para dar la apertura al verdadero avance de la ciudadanía, sobre todo porque la legislación camina en base a los intereses del sistema neo-liberal de la mano de la escritura del político.

En la historia de Chile las familias de renombre no cederán ni un ápice de sus arcas ni de sus negocios para disminuir las brechas sociales, porque el poder lo tienen cautivo y no sera desprendido. Mientras que los movimientos sociales avanzan y mejoran sus discursos, los lideres gremiales, sindicales o de colectivos serán tentados para descabezar cuanto refresco social exista con el fin de evitar ruido, los placebos abundan para callar a las masas, los artilugios y estrategias aparecen para disminuir la percepción de incertidumbre, porque el trabajo político está mediado por el interés y la ambición de poder de la casta y no el bien común del pueblo.

Hoy la aristocracia se mantiene en el poder, a pesar de la crisis que vive -que por cierto no es del pueblo como quieren hacer creer- ellos los del poder, esperan que la memoria a corto plazo del país les de la razón y todo problema pasado sea dilatado para volver a hacerse presente en las próximas elecciones con un aire de novedad y de borrón y cuenta nueva. Mientras tanto, el pueblo ve como su entorno se ve cargado por el alza del costo de vida y como la maquina sistemática está detenida por las disputas entre el capital y la política.

Aparecerán los diálogos, los acuerdos, los viejos sabios para dar tranquilidad, puede que resuciten hasta aquellos muertos en vida en el que el país alguna vez confío para que la ciudadanía salga adelante, no obstante, el poder -del soberano- por ahora, seguirá cautivo e ineludible hasta que la gran familia republicana que ha gobernado este país durante 200 años ceda y ponga su voluntad al servicio de los demás.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube