Este país está cagao: El foco económico posdictadura

Este país está cagao: El foco económico posdictadura

Este país está cagao: El foco económico posdictadura

Ya hace algún tiempo que es inevitable escuchar la frase “Este país está cagao”, como respuesta a la mayor parte de los hechos que ocurren a diario.

¿Pero por que?, algunos hechos como por ejemplo: El impuesto a los libros: por las nubes. La atención en salud pública: por el suelo. La tenencia responsable de mascotas: irresponsable. Los agricultores y pescadores: despojados. La individualidad y el camino aspiracional del éxito: sesgado. La arquitectura nacional y conservación histórica: depredada. La educación: mal educada. Los pensionados: desahuciados. Los políticos, presos del nepotismo y el clientelismo. Los empresarios: si no te gusta te vas: Los voluntarios: empujando el lastre y etc, etc. la lista es larga. Factor común “el foco económico”.

Una animal ocupado en alimentarse ha de dedicarse, a la vez, a otras tareas, Por ejemplo, ha de mantener a sus enemigos lejos del botín.[1]

La economía se ha forjado constitucionalmente en la carta fundamental del Estado, como una garante de toda construcción institucional para llevar a fin sus tareas y propuestas, se ha esparcido y ha generado mohos con la humedad depredadora, todo se ha movido entorno a la economía, desde la constitución del 80′ y sus respectivas 54 reformas en el 89′ auspiciada por los acuerdos pactados entre militares y militantes tanto de derecha como de izquierda hasta los tiempos actuales (2015).

Desde la pos dictadura o supuesta transición -da lo mismo al caso- a la actualidad, la privatización de las riquezas naturales más preciadas por el país fueron capturadas, las grandes familias comenzaron a agrandar sus arcas, las familias como Matte, Angelini, Luksic, y el contingente político, donde abrazaron las nuevas reglas del juego, tanto para el agua, la pesca, la minería y las forestales, junto a las empresas generadas en cascada, donde acuñaron redes de contacto y el arrimo de parásitos al árbol de mejor sombra.

El presidente Aylwin, el que pacto junto con otros la privatización como salida tranquila de la dictadura, mantuvo la bienvenida o supuesta democracia, generando tranquilidad económica. Solo había que esperar y mantener, para que luego se diera el próximo paso. Frei, le contaría al mundo como este país estaba dispuesto a recibir inversión, bajo el nuevo modelo económico de Milton Friedman dado por los Chicago Boys, en dictadura.

El modelo económico ideado dio sus frutos, en 10 años hubo un suspiro social respecto de una mejora en las condiciones y asentamiento de una democracia que estaba generando bonanza, solo habría que esperar para mejorar las condiciones del país. Mientras tanto en los 80’s nacería la actual generación de la casta política que no supo capitalizar el capital político construido por los viejos estandartes, que con su forma discreta y conservadora condujeron silenciosamente el modelo económico establecido con cuidado y rigurosidad sin hacer ruido.

En tanto, el resto del país tiene a sus espaldas la amplitud silenciosa de la brecha social, junto a la burla subsidiaria del Estado hacia la pobreza o bien con la posibilidad de aspirar a una educación técnica o universitaria privada para salir del barrio y así acceder al auto con créditos de consumos, o al departamento con créditos hipotecarios, donde el ciudadano se dirijía a toda prisa al colchón de la “clase media” para precipitarse finalmente como jamón del Sándwich en los próximos años.

Con la alfombra económica lanzada a sus pies, llega el “Estadista”, aquel del dedo, aquel que también negoció la privatización y la salida a la democracia en el 89′. Donde la misión en este caso era gobernar y darle salida a la figura de las concesiones, levantando y alimentando aún más el foco económico.

La ciudadanía comienza a vivir y sentir una bonanza económica y se transforma en un país aburguesado, los jóvenes ven la luz del éxito, el estatus y el progreso como el mejor almuerzo de sus vidas, casi llegando al discurso del fin del mundo auspiciado por la tecnología en el año 2000, mientras en paralelo criaban a la generación de tribus urbanas que años mas tarde aparecerían como versiones desarraigadas de la sociedad en busca de una identidad, como condición sine qua non de haber sido criados en dictadura bajo la represión militar y con una mirada represora por parte del Estado y una mirada pasmada ante la sociedad.

Luego del auge económico, Bachelet recibe un país con buenas arcas, como para poder acortar brechas sociales y pujar hacia los grandes cambios que la sociedad requiere, finalmente, solo paso a ser una Madre acariciadora consolando a su hijo luego de un duro Padre anterior.

Tanto Lagos como Bachelet tuvieron mayoría en el congreso para realizar los cambios económicos que privilegiara lo social y seguir en paralelo con la sustenativilidad económica, pero no no lo hicieron, continuaron privilegiando el foco económico.

La educación ya no puede esperar más tiempo, las nuevas generaciones criadas bajo el alero tienen demandas donde la Concertación no da explicación ni atiende, sin embargo, no es el momento aún ya que, a la Madre no se le dice que hacer, ciertamente se inicia uno de los síntomas de descontento, reflotan las palabras como “lucro y gratuidad”, pero el carisma y el fuerte establecimiento político disminuye y logra burlar la arremetida de la educación.

Luego llega la bofetada de la subestimación del pueblo por parte de la izquierda, levantando una carta vieja, Frei, lo cual solo daría paso limpio para que ganara el camino económico trazado por un economista, un empresario, un millonario, aquel que logre sacar mas ganancias y traiga mas bonanza para el país, alguien que termine con la delincuencia, alguien que sostenga la bandera de “el cambio”, aquel que conoce de gestión y sea tecnócrata acorde a los tiempos y salga electo, con el fin de derrocar del poder a los gobiernos de la Concertación, aquella que prometió la alegría que nunca llegó.

No obstante, los síntomas de disconformidad en áreas de salud, educación y movimientos sociales, entre otros, mediados por las tecnologías de información comienzan a transformar la escena de la cúpula política con una suerte de interacción de información mas fluida y continua.

Dicho sea de paso, a pesar de la mantención de la situación económica tras los desastres naturales de por medio, salió al paso resistiendo la inevitable caída de la economía, y el surgimiento del cansancio social.

El gobierno de PIeñera fue perfecto para alegar y mostrar el descontento generalizado por parte de la ciudadanía. Que mejor representante para ser el puchimbol del pueblo bajo el símbolo del poder político y económico, tras tantos años de gobiernos de la izquierda conteniendo a las clases subalternas y que por cierto no supo ser oposición ni por otra parte la derecha tampoco supo ser gobierno.

Tras 25 años de gobiernos pos dictadura, los coletazos del desarrollo social de país, se dejan entrever. El Estado arrastra deudas, tanto en educación civil, como en educación en general, la nueva casta política ya se encuentra posicionada en el espectro político, el sentido de ética y moral, se han ido al piso y la vergüenza y el respeto en la ciudadanía escasea.

El comienzo del siglo XXI, desde un punto de vista patológico, no seria bacteria ni viral, sino neuronal. Las enfermedades neuronales como la depresión, el trastorno por déficit atención con hiperactividad (TDAH), el trastorno limite de las personalidad (TLP) o el síndrome de desgaste ocupacional(SDO) definen el panorama patológico de comienzos de este siglo. Estas enfermedades no son infecciones, son infartos ocasionados no por la negatividad de lo otro inmunológico, sino por un exceso de positividad.[2]

Se caen las promesas de la jubilación y sus modelos estructurales de las Afps, las miserables pensiones se hacen sentir en los ancianos que tienen que seguir trabajando para subsistir, las Isapres estratifican sus planes y reciben ganancias y llenan las arcas de aquellos que se hicieron ricos en estos 25 años a través del auspicio del foco económico del Estado.

Los talentos no son valiosos en este país, el arte y la música son solo para aquellos que se conforman con lo que hay, pero no por lo que habría que descubrir, ya que para ello se requiere dinero. Por otra parte los intelectuales en términos generales se han refugiado en el ego de redes sociales batiéndose en discusiones como payasos para ver quien la tiene mas grande como un premio de consuelo. Otros se han confinado a sus casas para ver como el circo pasa por el lado de sus casas para ver si les ofrecen un trabajito por ahí.

Nuevamente es elegida Bachelet, la misma de antes, con un país machista, clasista y mamón, con las fichas puestas en alguien que les resuelva el problema con cariño. Aunque al poco tiempo el país se da cuenta de su estupidez, un líder sin carácter, con la pugna de la vieja escuela política versus las sátrapas nueva generaciones depredadoras de la oligarquía que ciertamente fueron educadas por los mismos de siempre. Un recambio de generación que dió cuenta del desvanecimiento de las ideologías, donde la ideología pasa a ser la economía, donde la instalación de redes de contactos y movimiento de capitales son triangulados para costear carreras políticas.

Nuevamente los problemas ciudadanos reflotan por causa del foco económico, donde se ha privilegiado como primero la economía sin pensar nada más que en como repuntar, entonces, solo queda esperar que la economía baje para que los problemas sociales aumenten, por cierto que es un país amaestrado, esta sesgado por un modelo económico que toca la campana para que el perro venga a comer.

Si bien es cierto hay excepciones dentro de la política y el espectro ciudadano, solo quedan aquellas minorías del voluntarismo, aquel que no es valorado por que precisamente el foco no es económico, no es garante de bonanza material y por tanto no llama la atención. Sin embargo, cuando este país sufre lo único que lo salva es el voluntarismo, sino fíjese en las campañas luego de desastres, el método de salvar la situación es a través de la organización voluntarias, sino nos quedamos enterrados, o acaso usted a visto alguna vez alguien de las que pone el foco en la economía trabajando para ayudar en desastres.

Es porque este país se ha concentrado en ver como la niña bonita de la economía baila con el mejor vestido y no se ha fijado que su cabeza que es hueca y que ha dejado la belleza de aquello que la hace bailar y quien la mira con ojos desconsolados, pues ciertamente parece que la propuesta y el camino que ha tomado este bello país es nefasto y miserable, porque si no hay conciencia, mientras tanto este país estará definitivamente cagao’.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Bibliografía

[1] Byung-Chul Han – La sociedad del cansancio. Editorial Herder. Traducción Arantzazu Saragatxaga Arregi. Pag 34
[2] Byung-Chul Han – La sociedad del cansancio. Editorial Herder. Traducción Arantzazu Saragatxaga Arregi. Pag 11-12

4 Responses to Este país está cagao: El foco económico posdictadura

  1. Alfredo A. Repetto Saieg. agosto 26, 2015 at 9:21 pm

    Ni Lagos ni mucho menos Piñera son opciones para recuperar la democracia, la gobernabilidad y la credibilidad del sistema político; tampoco lo es Bachelet, Matthei o el oportunista de MEO. Los socialistas y progresistas no son tales y no veo como el PC podría representar al movimiento popular cuando tiene los dos pies en el gobierno, ninguno en la calle. No son una alternativa de cambio porque tanto la Concertación como la Alianza defienden el legado de la dictadura cívica- militar en la que también se vieron involucrados.

    Tampoco son opción de poder porque el neoliberalismo a largo plazo no es sustentable, de ahí la crisis de representación de los dirigentes del duopolio y los cuestionamientos a la patronal. No es racional hablar de desarrollo bajo un modelo de país primario- exportador, de tercera clase, que le rinde pleitesía al libertinaje del mercado, a la especulación, al sistema financiero como exclusivo generador de riqueza y al autoritarismo que sostiene un régimen cruel e indiferente a las necesidades de lxs trabajadorxs.

    Responder
  2. Heraclio agosto 28, 2015 at 10:46 am

    Si, creo que estamos cagao, pero no tanto como hace un par de años atrás. Menos que ayer y seguramente estaremos menos mañana.
    Esto no es para poner las campanas al vuelo, pero hace solo un par de años, no encontrabas a nadie para poder plantear todo lo que hoy discutimos. Sencillamente eras segregado. Hoy al menos se nos da el derecho de que se te puede denostar y acusa, incluso públicamente. Ya eso es algo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube