Feminismo y Machismo: El derecho como negador

Feminismo y Machismo: El derecho como negador

Feminismo y Machismo: El derecho como negador

Una reflexión como base: generalmente el mundo se equilibra por dos fuerzas que tienden a chocar. La sociedad se ha magnetizado por luchas reivindicativas tales como; la liberación, la igualdad, el respeto y la accesibilidad, todas luchas que tiene como motor principal beneficiado al hombre.

En posmodernidad hemos caído en un espiral de oportunidades que muchas veces no saben que negar “El marasmo de posmoderno es el resultado de la hipertrofia de una cultura cuyo objetivo es la negación de cualquier orden estable”[1]. Desde esa perspectiva podemos señalar y vivir el crisol de las manifestaciones de género, identidad, personalidad etc. (No las señalo como malas o buenas, sólo intento explicar).

Pues bien, señalado esto, trataré de hacer una aclaración: El feminismo no es lo opuesto al machismo. Me parece que son esferas distintas, el machismo vive en una esfera conductual y el feminismo se debate en la esfera jurídica.

El machismo se ha señalado muchas veces como una permanente reproducción de conductas vistas y repetidas sin capacidad de criticarlas. Generalmente, las mujeres son reproductoras de una enseñanza machista, usan frases como “yo le sirvo mi niño” “hazle la cama a tu hermano” o “los hombres no entran en la cocina”. Ahora el hombre, ni siquiera inteligente, sino consiente debe saber que son conductas negativas o  enseñanzas anacrónicas. Desde ahí, el machismo no es esencialmente contra la mujer, sino una reproducción de patrones enseñados. No digo que el hombre sea una blanca paloma, pero para todos nos es más fácil vivir en la comodidad, sobre todo si ésta se ofrece. Algo debe indicar que sea record de ventas la escritora Pilar Sordo.

El feminismo como rebeldía no se rebela contra el machismo, sino contra el ordenamiento jurídico invisibilizador de la mujer. Negador porque no es un orden que tenga por objeto despojar a la mujer de sus derechos, ya que ni siquiera considera a la mujer como capaz de tener derechos. La mujer ha sido un objeto de adorno, un objeto que venía con el hombre y el hombre era capaz de ejercer la total potestad sobre ella. En la escrituras también, recordemos Adán y Eva. El Corán y el Catolicismo y su ala más cruda: Opus Dei.

La mujer fue objeto capaz de comprarse y venderse. Una de las primeras fuentes del derecho en Roma fue la costumbre, es decir, la ley era lo que comúnmente se hacía en una determinada situación. La segunda fuente fueron las resoluciones sobre la cosa juzgada, es decir las sentencias ya emitidas. Se acuño el término, nefasto, de quien puede a lo más, o quien puede a lo menos. Ergo si yo puedo matar 20 personas, puedo matar 5. Lo anterior, se ve reflejado en la construcción del ordenamiento jurídico que literalmente, nunca considero la existencia de la mujer.

Contra este ordenamiento se levanta la cruzada del feminismo. Recordemos a las principales precursoras del feminismo en Chile y que fueron la piedra angular de que la mujer tuviera derecho a voto:

Elena Caffarena: fundó  el Movimiento Pro-Emancipación de las Mujeres de Chile. Buscó desde el mundo jurídico abolir las leyes que ataban a la mujer a la potestad de su padre o marido. Logró que la mujer chilena tuviera derecho a voto para todas las elecciones (1949). En 1944, publicó su libro “Capacidad de la mujer casada en relación a sus bienes” donde instauro la idea de que para casarse debe existir amor.

Amanda Labarca: mujer que luchó por los derechos de las mujeres. En 1922, presentó un proyecto para mejorar las condiciones civiles, jurídicas y políticas de la mujer. Activista del feminismo que permitió la aprobación del decreto Maza (1925), éste restringía patria potestad del padre y permitió que la mujer administrara el fruto de su trabajo. En el año 1933 junto con Elena Caffarena, fundó el Comité Nacional pro Derechos de la Mujer, piedra angular para la obtención del sufragio femenino en Chile. Su carrera política la llevo a ser nombrada embajadora para las Naciones Unidas y jefa de la sección Estatus de la Mujer.

Podemos ver que ambas mujeres gestionaron su feminismo dentro de los márgenes del Derecho, primero fundan un partido, luego se dan a la tarea desde el interior cambiar el orden jurídico –hecho por hombres y para hombres– y finalmente pasan a ocupar cargos políticos, es decir se rebelan y revolucionan contra el establishment [2].

No podemos negar que las luchas tienen cierto carácter capitalista, en relación a los bienes etc. Y, también buscan igualar los derechos –negados- de la mujer a los del hombre. Al día de hoy, esos cambios en su gran mayoría han sido realizados, las mujeres ocupan cargos importantes en todos los ámbitos. Pero su liberación más importante ha sido hacer que los hombres se hagan cargo de las labores básicas como planchar, lavar, cocinar etc. , aquellas labores que solo eran obligación tácita de la mujer y sólo por ser mujer.

Hoy, cuando las reivindicaciones duras ya han sido ganadas y otras abstractas también han sido conquistadas, emana la pregunta: ¿Entonces, cuál es el siguiente paso del feminismo? Creo que deberá reinventarse, ya que su principal Némesis, el derecho, ya ha sido transformado. ¿Puede entonces, volver a rebelarse contra el orden Jurídico? Me parece que no, la razón, el carácter artístico, rebelarse contra el orden jurídico no es vanguardia. La lucha de la igualdad de género sólo puede ser ganada desde el ambiente jurídico o BIOPODER, ya que sabemos que por diseño biológico y por leyes de la física un hombre puede dar cuenta de la mujer.

Consideremos que las mujeres son depositarias de relaciones de poder constantes, ya sea físicas, culturales o biológicas. Un ejemplo lo encontramos en la castración femenina, prohibición del aborto, trata de blancas, casamientos pactados y los femicidios. Desde la esfera jurídica la mujer puede tratar de no eliminar estas prácticas, sino de disminuirlas. He ahí el gran objeto del feminismo: biopoder y biopolítica.

En el marco de lo anterior, las mujeres se han dado a la lucha de transformar un abstracto, transformar el lenguaje. Sobre todo la exteriorización de las pulsiones libidinosas y violentas que un hombre puede espetar hacia una mujer. Una transformación difícil, otra vez por la crianza y las costumbres. pero en una nueva batalla para la mujer.

Por ultimo, ¿Cuánto pierde el hombre con el ascenso de la mujer? El hombre nunca va perder, el hombre va evolucionar y comprenderá que debe ceder con el propósito de una sociedad sin discriminación. ¿Cuál es el futuro del feminismo y el machismo? Considerándolos ambos como cierto pilar identitario y sabiendo que la posmodernidad se construye en una dialéctica negativa y negación constante del orden establecido, las identidades de genero deberían caer y junto a ellas sus discursos.

Un ejemplo claro: hoy la identidad hombre y mujer es relativa, según los adelantos de la ciencia puedes nacer hombre y si te sientes mujer modificar tu cuerpo y ser mujer. Puedes ser hombre y vestirte de mujer, puedes ser hombre y ser madre. Es posible, es dinámico, el único límite lo da el marco de la posmodernidad, cuyo marco es el acceso económico a un arco de posibilidades.

La batalla ya no será el imperativo hombre/mujer, hoy podemos ver la destrucción de todo lo que hemos vivido como “normalidad”. Hoy, la lucha es del ser, los derechos de existir, derecho sólo por ser y por ende su viabilidad a través de la accesibilidad del capital.

Personas Rol
Mauricio Gonzalez Seguel Autor: Periodista 
@gmauricio554

Cristian Vásquez Diaz
Editor 
@PiojoChile

Bibliografía

[1] Lipovetsky, Gilles. “La era del vacío: Ensayos sobre el individualismo contemporáneo”. Editorial Anagrama. Barcelona, España.Pág.83
[2] Establishment: término inglés usado para referirse al grupo dominante visible o élite que ostenta el poder o la autoridad en una nación.Sugiere un cerrado grupo social que selecciona a sus propios miembros (opuesto a la selección por herencia, méritos o elecciones) y puede ser usado para describir estructuras específicas de élite arraigadas en algunas instituciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube