El gatopardismo Chileno, una mentira para combatir la delincuencia

El gatopardismo Chileno, una mentira para combatir la delincuencia

El gatopardismo Chileno, una mentira para combatir la delincuencia

La delincuencia es un fenómeno socio-cultural que se desarrolla en cada país, el cual crece o disminuye según el tipo de política que cada nación emplea para prevenir y solucionar

Para el caso de Chile, podemos visualizar dos dimensiones que forjan el aumento o mejor dicho la percepción del acrecentamiento de la delincuencia. Así, desde un ámbito socio-educacional y de segregación, tenemos la transgresión que nace a partir de una política discriminadora del Estado para con sus ciudadanos más vulnerables, pues en los sectores llamados “populares”, la élite fragua guetos.

Acá el individuo se ve abandonado por el ente que debe garantizar sus derechos. Por consiguiente, nos encontramos ante familias disfuncionales, con cesantía, drogadicción, alcoholismo, narcotráfico, etc. Colegios que son verdaderos centros de transacción de droga e intercambio de armas. Es en ese entorno donde comienza la formación de la vida delictual de los sectores más endebles.

Las Autoridades ante este escenario, deben atacar el primer foco de la vida delictual, ya que el Estado al percatarse de semejante destrucción social, actúa como garantes, embistiendo aquellos elementos que causan este enclaustro delictual.

La Educación como herramienta de lucha

Una instrucción debe estar compuesta por profesores dedicados a desarrollar las potencialidades de sus alumnos, con colegios públicos exhaustivos, que otorguen conocimientos amplios, de todo tipo, con políticas deportivas que sean una vía de escape y progreso de cada persona. Asimismo, debe ser principio rector la promoción de áreas verdes y ecológicas en cada comunidad, para que la vida y la recuperación de espacios públicos se anteponga como una barrera para cualquier hostigamiento del enemigo impropio, todo complementado con espacios deportivos que no sean solamente un saludos a la bandera, sino políticas permanentes de desarrollo colectivo.

Otra dimensión del criminen, es el que produce el sistema neoliberal, el cual rige en el país, régimen que se basa en el amor exacerbado al dinero y a la especulación financiera, dejando de lado la promoción de derechos y garantías sociales. Este sistema explica el origen de los delitos cometidos por la gente de “cuello y corbata” o delitos ejecutados por grandes gerentes, refiero en este caso a los injustos económicos; estafas, fraude al fisco, apropiación indebida, etc.

Este sistema Capitalista, al dejar de lado la protección de derechos fundamentales como la salud, educación o el trabajo, permite a los grandes grupos económicos a desplegar desaforadamente la acumulación del capital, pues solo importa reunir dinero, riquezas, sin importar vidas humanas. Este acopio se hace con el menor costo, sea precarizando el trabajo o corrompiendo el sistema. Es así, como se explica el caso SQM y PENTA, donde grandes financistas, que de manera inmoral, aumentan su ya desmedido imperio, a costa del delito y del dinero de todos los chilenos.

Hecho el diagnostico, podemos señalar que, para combatir la delincuencia de manera integral y no solo en sus efectos, debemos cambiar el paradigma del país o del Estado que queremos, pues quedó demostrado que el sistema impuesto por la dictadura fracasó, ya que con ello aumentó la desigualdad, la pobreza y la delincuencia. Es hora de tener un Estados garante de derechos, que asegure por igual la educación, que invierta en ella, en salud, que erradique leyes inmorales como la reserva del 10% del cobre para los valientes soldados (FFAA), para terminar con la grave precarización del trabajo y así el Estado pueda garantizar los derechos de los chilenos, pues el combate a la delincuencia la encontramos en un pueblo educado, feliz, solidario, y eso se logra con un nuevo Estado, más copartícipe, con nueva Constitución, es decir un Chile democrático.

La falta del gobierno

El ejecutivo, una vez más equivoca el camino con la llamada agenda corta impulsada por los conservadores de la nueva mayoría y la derecha, ya que al aumentar penas en delito comunes como el robo, hurto, o el restablecer las detenciones por sospechas, no atacaran el problema en lo sustancial. Además, son políticas que atentan contra los DDHH y discriminan a cierta parte de la población. El camino está tan viciado (el tomado por Bachelet) que, actualmente Chile es el país de la OCDE que más personas tiene tras las rejas 41.986 personas[1], por lo que aumentar penas a delitos comunes o permitir políticas criminales que discriminan a sectores vulnerables solo provocará el incremento del problema, pero no la solución.

Somos un pueblo gatorpardista, con políticos hipócritas, pues cada cual vela por su interés particular, pero nadie quiere vencer la delincuencia, todos saben cuál es el camino para este indemne perjuicio social, ya que el aumento en la inversión en educación terminaría con la segregación y entablaría un estado de personas comprometidas con el ideario social.

Países tan diferentes como Cuba o Suecia, tienen la menor tasa de criminalidad en el mundo, a ambos los une un terreno común, esto es la consolidación de un Estado garante de Derechos. Por el contrario, en nuestro país priman valores economicistas por sobre los derechos de sus nacionales. El crecimiento económico es un obstáculo para la inversión social, no así para el aumento de salarios de los parlamentarios o la defraudación al fisco de los grandes grupos económicos.

Por último, la percepción del aumento de la delincuencia tiene un grado de sensacionalismo compuesto por la prensa y los medios de comunicación, debido a que los la mayoría de los noticiarios dedican gran tiempo a hablar sobre delitos comunes, exagerando el estado actual del proceso, estigmatizando a comunas y discriminando a clases sociales.

A contrario sensu, el poder Judicial en el año 2014, dicto más de 180.00 sentencias, de las cuales el 89% fueron condenas efectivas[2], lo cual evidencia la falsedad de la “puerta giratoria” ya que esta es una invención de los sectores conservadores y de la derecha que buscan reprimir y mancillar a los más pobres, evitando con ello condenar a los delincuentes de “cuello y corbata”.

Una país con miedo es más fácil de manipular

Conclusión

La delincuencia no se evita con aumentos de penas y vulneración de derechos, sino que por el contrario, el delito y su origen, se evitan con un Estado solidario que invierta en educación, en salud, en trabajo y que no discrimine a su pueblo. Igualmente, necesitamos una Constitución que nazca del seno de su pueblo, pues ahí encontraremos la ruta para llegar a una convivencia adherente y no violenta.

Personas Twitter
Miguel A. Yañez Lagos Autor:
Abogado de DDHH
Militante del PRO
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Linkografía

[1] http://www.latercera.com/noticia/nacional/2015/07/680-639403-9-chile-entre-los-paises-con-menor-porcentaje-de-encarcelados-sin-condena.shtml
[2] http://www.elmostrador.cl/claves/corte-suprema/

2 Responses to El gatopardismo Chileno, una mentira para combatir la delincuencia

  1. Alfredo A. Repetto Saieg. septiembre 4, 2015 at 4:13 pm

    El tema de la inseguridad es importante para todxs. Por eso, la élite usa y abusa del mismo para generar miedo entre la población: se trata de que apoyemos políticas represivas que al final perjudican a lxs trabajadorxs, en especial a quienes luchamos contra este régimen porque sabemos que es ilegal de origen, autoritario y déspota. Que se aprobara el control preventivo de identidad es evidencia clara de lo que digo.

    Por otro lado, la élite no dice nada sobre los genocidas militares y civiles que gozan de una libertad no merecida, tampoco sobre los Penta- Parlamentarios ni sobre los casos de corrupción que nos indignan. Premeditadamente olvidan la represión contra el pueblo mapuche, los estudiantes, etc. Es que los verdaderos delincuentes están en el poder, son los que se roban el esfuerzo y la vida de la mayor parte de lxs chilenxs.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube