Salir del subdesarrollo a través de las Ciencias Sociales

Salir del subdesarrollo a través de las Ciencias Sociales

Salir del subdesarrollo a través de las Ciencias Sociales

Distintas formas, ideas y propuestas para el camino al desarrollo, no obstante el camino debe ser cimentado con investigación y sensatez, con el foco en una construcción social empírica que permita dar cuenta del avance histórico.

Para ello, es necesario distinguir las oleadas de modernidad y modernización, cuya relación se dispone como centro del debate, por un lado el concepto de modernidad; como un rasgo epocal y por tanto cultural, y modernización; como una transformación que es protagonizada por la misma cultura. La primera oleada como rasgo de epoca y cultura y la segunda como la tecnología de la transformación animada de la cultura.

Las oleadas de la modernidad y la mordernización, plantean una discusión de una energía latente, no-humana, donde una estaría enfocada en el proceso productivo y la otra a una aceleración para producir conocimiento.

De acuerdo a los países subdesarrollados, el paso de la primera oleada a la segunda estaría dado por una superposición, entendida como la relación de convivencia entre algunos segmentos que se encontrarían en la segunda oleada, la cuales provocarían quiebres políticos culturales y sociales que marcarían esta tendencia como una heterogeneidad en la superposición.

En el caso de los países hoy desarrollados, hay una considerable evidencia dada por una secuencia histórica, donde los segmentos de la modernidad no pasan inadvertidos como aquellos que provocaron el encajonamiento en la modernización.

La compleja relación entre modernidad y modernización tiene un matiz muy importante; y es que ambas están en materia de las ciencias sociales, los profesionales aún no han confinado el debate ni la discusión, ni siquiera haciendo reseña a los debates políticos históricos en cuanto racionalidad e irracionalidad.

La cuestión anterior, respecto de la relación respecto de la estratificación social y estructuras sociales, que ha motivado la búsqueda del actor social en cuanto al “el retorno del sujeto”.

En tiempos anteriores se había generado una represión del “retorno del sujeto” dada por la obstaculización en la modernización clásica, de los procesos endógenos, exógenos respecto al actor social y sus intereses de clases que incurrieron en contradicciones ocasionales, ya sea por los “estilos de vida”.  Hoy la globalización cuyo patrón de identidad nos sentimos parte, derivan en la relación de la sociedad y el Estado así mismo como una democracia liberal y la legitimación de ambos.

Las rupturas necesarias para superar el evolucionismo de las teorías del desarrollo

El carácter de las intervenciones del desarrollo son articuladas a través de los mecanismos de la cooperación de segmentos de ayuda, esto es dependiente de la propia concepción de desarrollo las cuales evolucionan con el tiempo. Algo así como una ruptura de la visión evolucionista de la modernización clásica que descansaba en una concepción autosostenida.

Es especialmente interesante la lectura del desarrollo en países subdesarrollados porque supone, en primer lugar, la ruptura de la asimilación rural-atraso y urbano-progreso que subyace en la mayoría de las teorías, esto realza la ruralidad como potencial de desarrollo, el mejoramiento sostenible del nivel de vida, el cual comprende el consumo material, la educación, la salud y la protección del medio ambiente.

Esta comprension también transciende en aspectos conexos, principalmente de mayor igualdad de oportunidades, la libertad política y las libertades civiles y por consiguiente, se entiende el objetivo global del desarrollo respecto de dotar con mayores derechos económicos, políticos y civiles a todos los seres humanos, sin distinción de sexo, grupo étnico, religión, raza, región o país, que no debe quedarse solo con la teoría del materialismo histórico o la lucha de la burguesía  y el proletariado.

Para ello, el despliegue de nuevas categorías permiten el desarrollo y el pensamiento. Clases como la de servicios, intermedias o la clase trabajadora como una de las mas investigadas ha permitido registros empíricos que le han distinguido como una de las más reconocidas sobre la estructura ocupacional. Por tanto, agregar criterios respecto de este despliegue de clases podría concertar el protagonismo a los actores organizados en conjunto con el Estado para regular las nuevas formas de desarrollo. Porque tanto el Estado como la sociedad ganan o pierden al impulsar políticas publicas.

El desarrollo investigativo en la inequidad social

En el debate contemporáneo, los rasgos en la sociedad moderna están en la práctica y en las instituciones como una tendencia de la equidad. Pero una sociedad es equitativa cuando hay igualdad de oportunidades y no bajo la limitación de la ley ni limitando las potencialidades individuales. Las igualdades de oportunidades son diversas y naturales y por tanto no deben ser analizadas por un solo indicador ni tampoco delimitar componentes adscriptivos como lo son el genero, origen étnico o económico, sino encumbrar un conjunto de variables de forma integral.

Junto con ello, los componentes distributivos que no solo tienen que ver con el ingreso y la propiedad, sino también con el patrimonio del conocimiento y el acceso a la información, donde la población queda rezagada por los componentes de pobreza e indigencia solo con umbral de satisfacción material y no con el sentido social.

Por lo mismo, es necesario que estos componentes sean de carácter multidimensional para que se generen políticas públicas desde el análisis de los fenómenos y sean traducidas en la práctica en soluciones con fines sociales. Para ello, actores e investigadores, darían una mejor orientación a los problemas de pobreza en programas de desarrollo y por ende un mejor entendimiento y comprensión de los fenómenos.

Por esta razón es que es necesario que las organización de investigación agreguen más componentes al análisis y no tan solo factores económicos de consumo en relación a la pobreza sino algunas consideraciones como una plataforma empírica conforme a la caracterización de los fenómenos, con una intergeneracional de inequidad por hogar de socialización, para conocer las brechas sociales y sus impactos en la aplicación de las políticas públicas de los agentes gubernamentales de la sociedad.

Finalmente, lo anterior descrito, comprende que para cimentar el camino hacia una investigación empírica, se debe permitir e impulsar la amplitud de componentes a los análisis de una multidimensionalidad de los fenómenos, los cuales como resultados darían cuenta del deslizamiento y desplazamiento silencioso de la estratificación social en sectores inferiores.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor
@PiojoChile
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube