Suicidio de Bonvallet: Réquiem por Sísifo

De cuando en vez, he mirado al cielo de noche, me he fijado en las luces que lo adorna y me he dado cuenta que algunas faltan. Es notable como el cielo de noche funciona como una gran manta que cubre a la tierra y por ende, nos cubre a nosotros.

Si cada estrella nos representa a nosotros, cada vida perdida sería una estrella menos. Hay personas que creen que hay astros que brillan más que otros; opción personal, yo creo que todos brillamos igual. Ahora, es diferente apagarse como una bombilla de luz, apagarse de apoco por el desgaste de los componentes, eso es esperable. Pero apagarse de golpe y en el momento menos inesperado causa susto y hace que nuestro corazón se excite.

La vida misma, eterno camino que debemos caminar sin esperar a concluirlo. Una cierta carga es vivir, preguntémosle a Sísifo[1] condenado por los Dioses “Los dioses habían condenado a Sísifo a empujar sin cesar una roca hasta la cima de una montaña, desde donde la piedra volvería a caer por su propio peso. Habían pensado con algún fundamento que no hay castigo más terrible que el trabajo inútil y sin esperanza.” Convengamos que los castigos de esos Dioses eran de una mecánica terrenal, pero de un dolor divino. Muchas veces el castigo acercaba a quien lo sufría a rozar la divinidad, ergo la trascendencia.

El James Dean del Existencialismo[2], Albert Camus le dedicó varias horas de pensamiento a Sísifo, lo pensó desde distintas dimensiones por ejemplo: el suicidio, el valor de la vida y lo inútil del trabajo. Hagamos un pequeño alto en estas tres dimensiones.

El suicidio, opción y verbo que terminaría con la condena de Sísifo, pero quizás los Dioses en su infinita crueldad cómica lo revivirían para que vuelva a empezar.

El valor de la vida, ese valor lo entregamos nosotros o quizás depende de los demás. Sabido es que el ser humano no puede vivir en soledad y que como dijo Aristóteles es un Zoon Politikón[3], entendiendo a la política como la relación entre seres humanos y no el negocio en que se ha convertido.

Lo inútil del trabajo, algunos podrán o no estar de acuerdo, pero es cierto que hoy el trabajo es más o menos intangible. Destinados a entregar servicios a una empresa de servicios que a su vez trabaja para otra empresa que necesita servicios, circulo que lleva a que el esfuerzo nunca pueda ser reconocido. Nuestro aporte se un hunde en el jalar la cadena del gran W.C de las empresas. Mi intención no es molestar, pero ¿podría saber usted dónde está su parte del trabajo? ¿Podría reconocer su aporte?

La vida muchas veces se torna compleja, sin sentido. Felicidad a aquellos que se han encontrado el valor de la vida. Ternura por aquellos que tienen una carta de navegación que como mapa antiguo marca los sectores peligrosos del mar. Para el resto de nosotros, la vida es un inmenso misterio que muchas veces por golpes certeros no dan ganas de descubrir, es como ese gran con ese concurso de las puertas ¿Lo ha visto? Sí o No, igual se lo explicaré: Hay 5 puertas, en distintos colores y cada uno tiene un premio. Bueno, para algunas personas según su vida cada puerta es peor que la otra y por ende prefieren quedarse sin nada. Elija la puerta verde o amarilla, el resultado será el mismo. La experiencia sensible nos hace vaticinar un futuro de acuerdo a lo experimentado (David Hume)

Pero sabiendo el sin sentido de la vida y lo complicado del camino ¿Cuál es la solución? La madrugada del 18 de septiembre, mientras algunos festejaban un ser humano, compañero de vida tomó la decisión de apagarse. Despertamos en la mañana y los medios nos bañaron con la noticia. Su muerte fue como una bombilla que revienta. Don Eduardo, se había ahorcado .Me alejo de los marasmos ideológicos, tomo distancia de los reduccionismo de héroe o villano y pretendo acercarme al sufrimiento, que muchas veces es lo único que nos vuelve semejantes.

Cuánta desolación, demasiada necesidad y bastante de soledad. Un ser humano es su máxima expresión, una persona con aciertos y errores –como todos- y que los medios nos quieren mostrar en [2] dimensiones –Ángel o Demonio- , los medios hicieron el fin de semana con la catástrofe en el Norte y con la muerte de Don Eduardo. No pretendo hacer una apología a un ser humano, si no hablar de muchos seres humanos que han vivido, viven y vivirán algo similar.

Las personas comunes hacen el ejercicio simple –Funcional- de conocer a las personas en una dimensión. Craso error, Freud el padre del psicoanálisis recién logró distinguir tres dimensiones Ello, Yo y Super Yo, eso en el año 1920. Imagínense cuantas dimensiones podemos tener en nuestro interior: El amable, el crítico, el bueno, el malo el crítico entre algunas. ¿Osaría usted comprender a una persona por sus dichos? ¿Haría una taxonomía de un ser humano atendiendo a sus características físicas? La respuesta de estas preguntas puede abrirme o cerrarme la puerta a su persona.

En resumidas cuentas, hoy falta una luz en la marquesina que anuncia con letras de colores una de las obras de teatro más exitosas “La Vida”. Hoy, el letrero tiene menos luz que ayer y quizás hará la obra menos interesante o hará que baje la venta de boletos para verla. Al final tratar de comprender al mundo nos transforma en hombre inmersos en una acción hermenéuticamente sin sentido. Pensar sobre el pensar; muchas veces nos dejará más sensaciones y emociones negativas que algo positivo, pero como un buen héroe griego finalmente, debemos seguir avanzando en lo imposible para enfrentarnos a Medusa, al Kraken o a Cerbero uno y otra vez.

 

 

Personas Rol
Mauricio González Seguel Autor:
Periodista
@gmauricio554
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

 

Referencias

[1] Es conocido por su castigo: llevar una piedra hasta la cima de una montaña, y antes de llegar, la piedra volvía a rodar hacia abajo (repitiendo una y otra vez el frustrante proceso).

[2] Corriente filosófica que centra sus reflexiones en materias como la libertad, la responsabilidad, la condición humana y el significado de la vida. Su origen es en el siglo XIX y se extiende hasta la segunda mitad del siglo XX. Algunos de sus exponentes son Kierkegaard, Sartre, Camus entre otros.

[3] expresión escrita por el filósofo estagirita Aristóteles en su libro 1 de Política. El significado literal de la misma es: “animal social” o más específicamente “animal político”, y hace referencia al ser humano, el cual a diferencia de los animales posee la capacidad natural de relacionarse políticamente, o sea crear sociedades y organizar la vida en ciudades-estado.

One Response to Suicidio de Bonvallet: Réquiem por Sísifo

  1. Pingback: Revista Piojo.cl Resumen 2015 - Segunda Parte de 2 | Revista Piojo.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube