Chile y América Latina: Base racional del fenómeno del compadrazgo

Chile y América Latina: Base racional del fenómeno del compadrazgo

Chile y América Latina: Base racional del fenómeno del compadrazgo

Anteriormente en un derroche de creatividad y democracia, el encargado de redes sociales de Piojo.cl decidió poner a votación los temas que más les interesaban a nuestros preciados lectores.

Pues bien, como resultado de la micro encuesta, el resultado de los comentarios se orientaron a los temas de Historia Latinoamericana, entonces, en vista y considerando que vivimos en una sociedad a la carta, haré una reflexión sobre algunas conductas que se han transformado en costumbres en Chile y en América Latina.

Alain Rouquié, Licenciado en letras y sociología y doctor en Ciencias Políticas, es profesor universitario, politólogo y latinoamericanista. Durante unos años fue diplomático, representando al Estado francés en El Salvador, México y Brasil. Una de las mentes más lúcidas, según mi parecer para hablar sobre la realidad del continente. En su libro “Extremo Occidente, introducción a América Latina” nos señala tres estilos de autoridad y mecanismos de dominación:

Caudillos

Hombres fuertes nacidos de la descomposición del Estado y no de la incapacidad de los pobladores para decidir. Después de la caída de las autoridades coloniales españolas son éstos quienes a punta de espada labran un feudo en nuestro continente. En algunas regiones andinas en pleno siglo XIX estos señores tienen cárceles, ejércitos propios y emiten monedas.

Es en circunstancias donde el poder del Estado apenas gatea en las cuales el Caudillo se hace fuerte. Su base política y como obliga a es a través de sus vínculos personales, la lealtad a aquel que puede ofrecer una cierta medida de protección. Su clientela de allegados son deudores de favores como trabajo, dinero o simples favores. Pero cuando el caudillo llega al gobierno, su estructura de afianzamiento es el nepotismo[1]. Situando a sus familiares en puestos claves busca enriquecerse de forma veloz. Ejemplos hay varios Trujillo, Somoza entre algunos.

Venidos desde el campo son señalados como dictadores de carácter rupestre, es decir logran conjugar en presente astucia, violencia y corrupción y dirigen el país comunas o regiones como si fueran haciendas o estancias. Su nivel rústico los lleva a confundir la propiedad pública con la propiedad privada (Pinochet) y el dinero del país generado por ese abstracto llamado PIB como dinero personal.

Si el caudillo busca reformar una sociedad o quiere imponer su mano, lo hará de la misma forma con una presencia potente y omnipresente y con los vínculos personales

Caciques

Un fenómeno que no responde al precariedad del Estado o lo incompleto de la construcción del abstracto llamado Nación. Los caciques nacen en el choque de dos lógicas económicas, una período donde las estructuras se transforman por el capitalismo. El sufragio Universal en esta realidad funciona como una mercancía, es decir con el voto se puede obtener bienes de forma inmediata. Conocida es la historia de las camionetas que recogen gente en épocas de elección y llevan a sufragar a los trabajadores por un determinado candidato, a cambio de dinero u otro bien material.

Las condiciones geográficas y problemas de conectividad en nuestro continente hacen posible el surgimiento de estos caciques. Entre el cacique y sus “beneficiados” se construye una relación entre socios desiguales. En los lugares lejanos la política de la dadiva que tiene estos hombres fuertes es creadora de lealtad. Un alto índice de desempleo, la falta de tierras, la carencia de estructuras y el éxodo rural alimentan constantemente el caciquismo. Un ejemplo es si una persona tiene un hijo enfermo, recurrirá al cacique para que él en su infinita benevolencia le consiga un médico, así el cacique amarra de por vida a quien le pidió el favor.

Clientelismo

Es más simple, todos nosotros que debemos favores a caciques, caudillos o figuras del Estado somos clientes. La parte baja de la pirámide y quienes la sostienen. Somos los esbirros que sufrimos los fenómenos, pero también los creamos.[2]

Según mi hipótesis estas tres estructuras son responsables del retraso en el desarrollo de nuestro país y el continente. Todos sabemos que es mejor tener un conocido que un título. La gran ilusión de la educación superior es señalarte que cursándola tendrás trabajo asegurado, mentira de marca mayor. Entre dos profesionales con los mismos pergaminos, me parece que ganará el que tenga algún tipo de relación con alguien de la empresa.

Veámoslo en materia política, Senadores y Diputados apitutando a familiares, haciéndolos boletear y ubicándolos en posiciones estratégicas en el gobierno. Ministros que hacen asesorías por millones que se basan en copy/paste de Wikipedia. Clientelismo es una campaña política donde se les promete mejoras en materia de viviendas, alcantarillado y urbanismo a las zonas vulnerables de nuestro país. Una vez terminada la elección los políticos se olvidan de sus clientes. Veamos la catástrofe del 2010, los asesoras de la Presidenta se vieron superados porqué sencillamente no estaban capacitados y respondían más a favores políticos que a capacidades probadas.

Los gobiernos y Estados han modificado o más bien disfrazado su forma de ver al ciudadano, ciudadano en el concepto francés. En América Latina se trató de importar el modelo occidental, pero producto de las falencias intelectuales, históricas, de procesos y geográficos ha sido francamente imposible. Además, al ser un país y un continente monoproductor y con una economía de enclave una persona con tierra es capaz de dirigir un país sin ser presidente, hoy esa figura la encarnan los Paulmann, Luksic,Matte , Solari y Piñera de los cuales todos los chilenos somos clientes, es decir les debemos algo. Si no me cree pregúntele al hijo de la misma Presidenta de Chile.

¿Importa tener educación gratuita y de calidad si lo cargos importantes se dan por compadrazgo?

Personas Rol
Mauricio González Seguel Autor:
Periodista
@gmauricio554
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Referencias

[1] http://piojo.cl/2015/03/bolsillos-sencillos-el-nepotismo-a-toda-escala/
[2] http://piojo.cl/2015/03/clientelismo-solapado-el-compadrismo-chilensis/

 

One Response to Chile y América Latina: Base racional del fenómeno del compadrazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube