Dismitificando el discurso de la clase media

Dismitificando el discurso de la clase media

Dismitificando el discurso de la clase media

Al parecer hoy todos son de clase media, los ricos tienen hastío al decir que son millonarios y los pobres, con una aire aspiracional también adhieren esta clasificación, cuando lo cierto es que a los extremos económicos no les interesa ni escalar ni bajar para ser el llamados jamón del sandwish.

Hoy por supuesto los detractores respecto de la existencia de la clase media están envueltos en la añeja teoría del materialismo histórico, donde solo existen dos clases, vale decir la lucha histórica entre proletas y burgueses o también representada en la lucha histórica de clases, que sostiene la dialéctica del materialismo histórico.

Sin embargo, la concepción de clases en la teoría se ha disgregado respecto de los distintos grupos sociales, para ello las fuerzas de trabajo se han distribuido en distintas formas, como: profesiones, capitalistas, propietarios, rentistas, políticos, funcionarios administrativos, etc, con intereses y posiciones respecto de la división del trabajo social en su infinito desperdigamiento de intereses, logrando la distribución de  riquezas y las fuerzas productivas para el capital.

Este proceso social funciona a las espaldas de los productores y de la fuerza de trabajo casi como costumbre, mientras que las mercancías proceden como objeto externo, que está en el ámbito de la satisfacción de la vida cotidiana, dejando atras la discusión entre las clases como una polaridad del rico o del pobre.

Mientras tanto, los beneficios del Estado operan y se nutren de la población nacional la cual se retribuye entre las familias para subvencionarlas en áreas como: salud, educación, vivienda y trabajo, pero bueno no toda la población posee estos beneficios ni es el mismo para todos, un claro ejemplo es el segmento acomodado de aquellos a los que no les falta el tan esquivo dinero en esta sociedad y a otros que les falta todo.

No obstante, no podrían los más pobres salir de su circulo sin la profesionalización, la aspiración y el camino para obtener su sobrevivencia, sino tender a ir en la medida de la industrializacion propia, para que en cierta forma brutal, la sociedad comprenda que la empleabilidad y flexibilidad son solo medio par comenzar una capitalización que los conduce al camino de industrializar una idea y tomar una vía empresarial, o vale decir , el camino capitalista para aumentar su “calidad de vida”.

Entonces, esa clase la cual no es la más vulnerable y mucho menos la acomodada, es algo así como una clase amorfa o bifurcada donde media como emergente, confinadas como el grupo de personas con un sueldo poco arriba sobre el mínimo, con una educación un poco mejor que el primer grupo de personas que no tienen una posición sostenible en el tiempo y cuyo nicho familiar a intentado salir adelante colocando todas las fuerzas posibles para conseguir sobrevivir aspirando a la comodidad o prestaciones que entrega la industrial del comercio.

Pero, los problemas de esta clase comienzan de a poco su ascenso economico, ya que este grupo de personas es en esencia es el más desprotegido de todos al tener una educación mediocre y ser poseedor de las ganas de surgir, dandole por parte del Estado la espalda como de costumbre, porque los beneficios alcanzan solo para para aquellos que en este afan y  bajo la vara de lo “indigno” dicho sea de paso, la atención de salud, cuyo nombre es de clínicas hoy parecen hospitales, los problemas de salud solo han sido revestidos de otro traje para el otro traje que se han puesto los de clase media.

Por otra parte, en el ámbito de la educación solo aquellos que estén bajo la vara de lo “indigno”,optarán a un crédito, para luego el Estado nuevamente ses de la espalda con los costos en salud y vivienda, estancandolos. Y lo que queda suele ser por iniciativa propia, la suerte, estos nuevos profesionales estarán obligados si es que su capacidad intelectual los sustenta, optaran por insdustrializarse, en principio con un camino vía forma voluntaria, convirtiéndose en un capitalista pero con problemas para adquirir créditos con bancos y con deudas hasta decir basta.

La educación parbularia es un ejemplo “del te doy y te quito”, si necesitan una sala cuna como es el caso de las educadoras de pequeños establecimientos donde este no cuentan con la cantidad que el Estado exige para que el colegio pague la custodia, en este caso las trabajadoras estarán obligadas a cancelar la mensualidad de sus bolsillos, por ejemplo: una educadora de diferencial en colegio particular, madre soltera por su educación ya dejó de ser vulnerable y debe cancelar todo el costo, con un sueldo de $600.000, $250.000 pasa a ocupar el 41,6% de su sueldo, si siquiera restarle dividendo, locomoción, alimentación, entonces, ¿cuánto es lo que percibe al final de la ecuación?

En resumen, la vulnerabilidad de la clases media, pareciera estar en uno de los puntos de inflexión donde desde un Estado limitrofe y gobiernos inompententes, obligan a mantenernos dentro de un rango económico miserable. El discurso es :

Si no somos de clase económica baja, estamos obligados a pagar de nuestros bolsillos los beneficios que se nos niegan, si somos acomodados no tenemos problemas porque se reducen los impuestos acorde a las ventajas constitucionales y si somos pobres, o vulnerables como los quieran llamar, el Estado resuelve con asistencialismo

Hoy, la solución necesaria para subvencionar este problema es la tan odiada tarjeta de crédito, obligándonos a ingresar a la banca una y otra vez para poder mantenernos dentro de la bola de hule ¿por qué? por que el sistemas los mantiene ahí, al límite de la necesidad, al borde de un abismo de miseria y pobreza con la soga al cuello, el sudor en la frente y las manos temblorosas dentro de los bolsillos.

Acabar de una vez por toda con esto, es tan simple como guardar la el dinero bajo el colchón, imagínese usted si eso sucediera, los bancos se irían a la quiebra, las tiendas no tendrían tarjetas, no tendrían que cobrar intereses abusivos, vale decir, es plata por plata sin interés de por medio, que fácil sería romper con el sistema económico abusivo. Sin embargo esto no va a suceder, porque las personas están dispuestas a pertenecer al mundo de fantasía y esperar que los que luchan por el blanco y el negro lleguen a una acuerdo.

Hoy el sistema se ríe como un titiritero del Estado, las empresas abusan de los vacíos legales y los “clase media” que ya nadie sabe que significan alegan por todo, pero ¿cuentos de ellos están dispuestos a dejar el auto en casa y no lucirlo en su apariencia?, ¿cuantos de ellos están dispuestos a ir a votar?, ¿cuantos de ellos están dispuestos a marchar por las calles?, cuando lo único importante para aquellos que se dicen de clase media es pensar en como sentarse en el sillón del éxito y que sean abanicados.

Personas Twitter
J. Freddy Rivas  Autor
@jf_rivasm
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acerca de…


Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube