El espíritu de las ciencias sociales: Generar pensamiento y opinión

El espíritu de las ciencias sociales: Generar pensamiento y opinión

El espíritu de las ciencias sociales: Generar pensamiento y opinión

Los procesos de institucionalización de las ciencias sociales, vale decir, “la creación de estructuras institucionales permanentes, diseñadas para producir nuevo conocimiento y construir nuevos productores de conocimiento“ han quedado estancados y abandonados en el baúl de los recuerdos.

Las universidades tienen por ello, un rol fundamental y una importancia inherente respecto de las ciencias sociales, son las principales encargadas para generar crítica, discusión y opinión respecto de la sociedad, más aún, tienen la responsabilidad de motivar el espíritu y crear científicos que creen científicos, con el fin de hacer ciencia y la ciencia a su vez le tienda la mano al Estado para poder acompañar y realizar los cambios sociales necesarios para avanzar hacia una mayor evolución, tanto en el desarrollo como en la realización social y por supuesto articulando su orgánica y física.

La Revolución Francesa tuvo un impacto en las ciencias sociales, el cual generó un nuevo orden social sobre la cual se pudieron refundar y reafirmas algunos cuestionamientos que venían a cuestionar el colapsando de época. El positivismo por su parte también tuvo una participación en el apoyo científico, partiendo de la base del orden social como progreso y la realización de la humanidad a través de la ciencia, esto gatilló una imperiosa necesidad de estructurar la ciencia para la evolución de la humanidad, dejando oleadas impulsantes para los primeros adherentes a las ciencias sociales.

Las ciencias sociales, siguieron avanzando con nuevas perspectivas de su desarrollo, han sido participe en aquella idea de la lógica del error. En su oleada teórica aparece el concepto de “Vigilancia Epistemológica” vinculándose a la capacidad del ser humano y su rasgo característico como la creatividad, el pensamiento lateral, o pensamiento divergentes, para que la coherencia teórica del investigador social constituya su propia línea de pensamiento, desde la cual pueda identificar en su práctica investigadora, cuál es el error, y dentro de su marco teórico buscar y aplicar los mecanismos metodológicos que le permitan superar los obstáculos presentados.

Esta vigilancia del investigador, permitiría captar la lógica del error para luego construir la lógica del descubrimiento de la verdad como polémica contra el error. Es decir, la cinculación y la capacidad de llevar de un extremo otro conceptos y métodos, para los siguientes trabajos de investigación, con el objetivo de arrancarlos de su contexto original y puedan adquirir nuevos usos.

Esta noción, llamada obstáculo epistemológico es la experiencia básica y tiene que ver con la experiencia colocada por delante y por encima de la crítica, la cual relaciona un elemento integrante del espíritu científico, la del investigador social y su experiencia básica, irá en la formación del sentido común, por ende su opinión y por último su teoría científica. Ya que desde ella debe construirse, para evitar partir del sentido común sin criticarlo, el cual pone a prueba al investigador social y cuya finalidad tiene como fin el espíritu científico, donde reafirma su investigación en cuestionarla e ir en busca de la ruptura epistemológica, y su responsabilidad apriori para destruir los hábitos mentales del pasado e impulsar el avance científico y reproducir el vencimiento de las resistencias y prejuicios de los estudios y operar en la imparcialidad.

Para lo anterior es necesario que las ciencias sociales se abran a una transdiciplinariedad y no lo que hoy ocurre hoy cuando se separa solo el conocimiento en disciplinas autocontenidas y que cuentan con métodos, objetos de estudios, problemas de investigación, preguntas fundamentales y marcos teóricos que cambian o evolucionan sólo a partir de ellos mismas dentro de sus construcciones históricas que establecen limites en sus propias disciplinas sin la posibilidad de dudas de conocimiento exterior potencial.

Por eso es que es imperiosa la búsqueda de una reinterpretación de los valores y principios de las ciencias sociales, rescatar el espiritu a pesar de sus propias oleadas y problemáticas, para fortalecer la relación entre del investigador y la investigación en la dirección de una reinserción del tiempo y espacio como variables constitutivas internas y externas que permitan superar las separaciones artificiales del siglo XIX o anteriores, entre los reinos de lo político, lo económico y lo social. Todo esto es menester generar un debate colectivo entre los investigadores, universidades y educación global, para encontrar los caminos que ayuden a la sociedad de forma integral, para solucionar las necesidades que exige la misma sociedad bajo su dinámico crecimiento.

Por lo mismo, es una responsabilidad de las instituciones educacionales, para abrir áreas de investigación, revivir el espíritu científico y rechazar los limites teóricos de los siglos pasados, son el principio para crear nuevo pensamiento, forjar la cooperación y colaboración entre los investigadores e inspirar a las nuevas generaciones en una participación integral y motivadora para desarrollar el pensamiento necesario para las nuevas estructuras sociales y articulaciones para que emane lo mas relevante, rescatar el espíritu del ser humano y por ende el de las ciencias.

Personas Twitter
Equipo Revista Piojo.cl Autor: Equipo Revista Piojo.cl
Cristian Vásquez Diaz Edición
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube