Hombre D mente – La miseria – P01

Hombre D mente – La miseria – P01

Hombre D mente – La miseria – P01

Vivo en un país donde la vergüenza y el respeto quedaron atrás olvidados, donde la ambigüedad de la ideología de las castas políticas, se desvanecieron y fueron banalizadas por discursos para seguir manteniendo el poder.

Si damos un paseo corto por la ciudad, nos será sencillo dar cuenta de le perdida de conciencia social de las personas, de ellas ha emanado con su andar, el perfume de la ferocidad del sistema neoliberal, aquel que de algún modo ha auspiciado la sustracción del cuerpo y del espíritu para alimentar la miseria.

Hemos sido parte del gran juego de la mentira. Durante la vida, hemos ido silenciando y poniéndole trabas a la imaginación, de un modo tal y suficiente donde nuestras capacidades sean atrofiadas de poco en poco. Y mientras tanto, el camino del la miseria gozoso avanza sin escatimar, su nuevo paso, alertar a la sociedad puede ser tarde, tomando en cuenta el veloz tranco e histriónico que precipita la miseria. Pero tal como se podría ver lejana al expulsar de la boca su nombre, es tan cercana como el susurro en el oído.

Sensato es pensar entonces, que la sociedad en su conjunto, no es más que la fotografía de la cobardía, la comodidad y la intolerancia, por su parte baja, cuya historia humana ha dado ejemplos de la perdida y de su propia miseria. Y no ha bastado con esa muestra, sino que la miseria ha encubierto de un manto de tortura moderna que no castiga en la plaza, pero aplaza su tortura con brechas económicas sociales que propician aquellos miserables que hoy adoran el oro.

La vida misma, también, no ha estado ausente de hacerse parte de forma miserable y burlona, las personas en las calles no están dispuestas a mirar más allá de su plástico dinero y sus pretensiones materiales. Parece ser inevitable, que los individuos encuentren su volcado y algazara en los brazos de la felicidad inmediata, con tan solo un impulso, para abrir los barrotes de la esclavitud y llegar al momento del orgasmo material, para llenar sus nubes de fantasías y satisfacciones, para terminar con la angustia de las innumerables pulsiones y deseos para acallar toda construcción abrupta de las miserias que forjaron la estúpida e idiota vida de consumo.

Como toda imbecilidad humana, la sociedad no reacciona ante el abandono de su misma especie, en el mundo hay personas que mueren de hambre, pero esa proporción esta directamente relacionada con la posibilidad que quizás usted, tenga algo para comer. El mundo no hace nada hoy para evitar la muerte de personas incluyendo niños que tuvieron la mala fortuna de nacer, hoy, en un lugar de desventaja por decirlo de forma majadera.

Vivo en un país donde las personas ostentan su inteligencia ignorancia, donde el grito es la herramienta como el cromañón es a su hueso, vivo en un lugar donde la animalidad se hace presente cada vez que las palabras escasean, y donde las palabras sobran de boca de aquellos que como Hamelín, con una melodía hipnótica de egoísmos a fines, conducen a los ratones al abismo.

Usted y yo somos esclavos, trabajamos por un sueldo de lo contrario no vivimos. Sus colegas son aquellos que solo hablan con usted mientras usted les sea útil, no nos engañemos, en una sociedad individual y oportunista que precisa criar altas dosis de veneno insidioso para aquellas personas que envidian el talento

Por lo demás el talento de pocos no es relevante, por una condición básica y elemental, para la gran masa de personas son solo una amenaza que puede traerle caos a sus vidas solo por tener mayor condiciones, vea usted cuando en los trabajos los codazos sobran para subir un escalón que llene por completo la atmósfera del ego y el placebo del éxito.

La comodidad, es un oferta a la televisión y la vagancia, la reposera del vivir cotidiano. Si hasta la lapida de la postrera tendrá la vanidad del acápite, como si la misión en la vida quedase plasmada en el cemento, como si estuviéramos condenados a vomitar deseo cada vez que pasa el alfa sexual y quedar como un simio.

La familia ha sido desmembrada, el abuso de lo instrumental de la economía, absorbiendo la energía y citando a la imbecilidad y estúpida repetición evangelista que dicta de trabaja para vivir y no de vivir para trabajar, cuando ambas son lo suficientemente funcionales al trabajo, no es realmente simplón pensar que dos opciones generan la libertad pero con una única elección.

Dado lo anterior y un sinfín de ejemplos, es que es necesario realizar un cambio radical, realizar alguna modificación tan brutal con hechos concretos, que logre tal nivel de shock en la ciudadanía, que merezca lo pasmado y esclavizados que están los ciudadanos. El porque es simple, porque el ser humano es miserable por naturaleza y la manera integral para que reaccione es llevarlo al limite de su misma miseria, para que pueda encontrar su humanidad misma y pueda darse en la cara con su redención de un esclavo atado a sus grilletes

Mi trabajo, suponer, especular y disponer las características sobrevaloradas y mal utilizadas del ser humano, llenando de hipótesis a la dueña de mis sueños, deseos y fantasías.

Continuará…

Personas Referencias
 Anónimo  Hombre D mente
Equipo Revista Piojo.cl Revisión: Equipo Revista Piojo.cl
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube