Acusación Constitucional en Salud: Ciudadanía, Clase Política y Gobierno

Acusación Constitucional en Salud: Ciudadanía, Clase Política y Gobierno

Acusación Constitucional en Salud: Ciudadanía, Clase Política y Gobierno

Los parlamentarios dentro de sus labores como autoridades, poseen mecanismos de fiscalización tales como: oficios, interpelaciones y acusaciones constitucionales. En el caso que la acusación constitucional surta efecto sobre el ejecutivo, este deberá ser destituido del cargo impidiendo ejercer cargos públicos por 5 años.

Hoy el sistema de salud, pilar fundamental de la nación está cayéndose a pedazos, ¿porque?. Bueno el tema en cuestión es: el arrastre y acumulación de todos estos años parchando problemas, desde el término de la dictadura a la fecha, se ha auspiciado un modelo de salud que no ha podido entregar la asistencia de salud necesaria y de forma integral para los ciudadanos del país. Esto ha provocado que emane en la ciudadanía un malestar, que tiene a las organizaciones de salud integrando la comisión para mostrar la enorme problemática que arrastra el sistema y de paso una acusación constitucional por parte de algunos parlamentarios.

Hoy la acusación constitucional se mueve en tres frentes de acción: Uno; El discurso de la defensa del ejecutivo de gobierno que lidera el ministerio de salud, Dos; Los Parlamentarios de oposición y Tres; Las organizaciones de salud.

El discurso de La defensa

La defensa en su discurso; hace alarde de la historia de la izquierda mundial, grandes textos y obras respecto del ser humano y su constructo social, apoyado por la elite intelectual y su soberbia para explicar el lado más amble de la situación, olvidando lo principal, las personas en su necesidad real.

La defensa se ancla en el discurso de la confianza, que es básicamente un aprovechamiento político por parte de la oposición, dado el momento país, vale decir, el control político ejerciendo, orientado a dar a conocer las debilidades o inoperancia del ejecutivo gubernamental, para convencer a la opinión pública que los problemas son endosables a una persona, ya sea esta la ministra de salud y no a una organización gubernamental.

Y por tanto, una acusación constitucional que no muestre hechos concretos o resultados respecto de la mala labor que realiza el ejecutivo, no tendría el suficiente peso como para proceder a una destitución. Es por esto, que la acusación redactada debe contener con claridad dos factores fundamentales, como primero; una clara demostración de la infracción la actual se acusa y como segundo; que las acciones del ejecutivo sean calificadas dentro de los marcos, como el abuso de poder o bien el delito.

En resumen la acusación constitucional por parte de la defensa refiere, o da cuenta de solo a una acusación de un supuesto, que no entrega valor, ni tiene el suficiente peso para poder acompañar siquiera el proceso.

Los Parlamentarios de oposición

Hoy la oposición de derecha, una oposición que levanta la voz con discursos muchas veces chovinistas y populares para hacer eco en la opinión pública. Lamentablemente no pueden escupir al cielo, porque tienen tejado de vidrio. No obstante, son representativos de los que hoy necesitan ser escuchados, mientras el ejecutivo hace de oídos sordos.

Parece ser que la tecnocracia de derecha es efectiva, eficiente y eficaz, y tanto los números como porcentajes son buenos a la hora de demostrar las debilidades o habilidades con datos científicos, sin embargo la gracia esta en la forma como estos se hacen llegar a la mesa, ergo, el arte político.

Hoy la derecha izquierdizada, pretende convencer sin tecnocracia, graso error, porque deja de lado el arma que los vio nacer y que los ha cobijado durante tanto tiempo.

En resumen, la oposición opera en el control político, para que actúe en la opinión pública, con interpelaciones, oficios y acusaciones constitucionales, para descansar según cuan convincente pueda ser, con el fin de generar la fuerza suficiente en la ciudadanía y mostrar la ineficacia, ineficiencia e inoperancia del gobierno frente al tema en cuestión, adicionalmente, siendo claro que en esta ocasión son oídos abiertos para la opinión pública, cuyo camino jerárquico y conducto regular les permite a las organizaciones de salud o ciudadanos presentar su malestar, problemáticas y disconformidad respecto de las realidades.

Organizaciones de Salud

Hoy, los ciudadanos han podido resolver más que antes, su miedo a generar opinión respecto del gobierno de turno y la política en general. Su habilidad está en saber operar en el marco político como ciudadanos sin entrar en el juego del sector militante de los del gobierno de turno ni los de oposición, claro que no es sencillo, pero el camino se esta cimentando para que el ciudadano tome sus derecho con las malos y lo levante lo necesario para hacerlo valer en la mesa.

Las organización con las redes sociales a su favor, están coordinando y enmarañando redes de contactos, que les están permitiendo dialogar y generar fuerza como poder político ciudadano. Lo paradójico de todo esto es que las organizaciones de salud han llegado con gran fuerza al congreso porque están enfermos y el Estado que debe cuidarlos, no parece importarle, pero si alguien se intenta suicidar, el Estado lo condena por delito, ¿será esa alternativa para ser escucharlos y así parar la tortura de sufrir por la falta de asistencia en salud?

Al cierre

El problema, es que la base que sostiene estos tres puntos de vista, están ligados a un texto: “La Constitución Política de la República de Chile”, cuyo escrito es interpretativo y por ende puede hacer oídos a tres formas de ser interpretada, y lo que genera es que el camino de la construcción o las leyes que moldean el sistema. Por que si miramos la constitución, “El derecho a la salud esta garantizado”, entonces ¿Por que tenemos problemas?, pues bien la interpretación que se hace respecto de cual es la mejor forma de llevar a cabo esta declaración de buena intención, es lo que probablemente dará la posibilidad que se escriban las leyes que rigen a los ciudadanos y para eso están los parlamentarios, quienes se supone que resguardan los intereses de la ciudadanía y no los propios.

Por ahora, las cartas se seguirán echando y por lo menos ahora, la ciudadanía y las organizaciones de salud se están empoderando, y si la tendencia es que los ciudadanos hagan valer sus derechos, pues, es lo mejor que le podría pasar al país, porque claro está que ni los gobiernos de turno, ni los parlamentarios, hoy, no han procedido a su favor.

Personas Referencias
Equipo Revista Piojo.cl Revisión: Equipo Revista Piojo.cl
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube