Crónicas del abandono – Retomando mi causa – Cap.06

Crónicas del abandono – Retomando mi causa – Cap.06

Crónicas del abandono – Retomando mi causa – Cap.06

Muchos pensaran que contar mi historia es sencillo, pues no, moralmente es desgastante, yo no gano remuneración alguna con esto, ni tampoco los que me ayudan. Son un portal hasta ahora de beneficio universal y altruista, y nos da a muchos la posibilidad de ser leídos y escuchados.

Mi historia puede ser como muchas, pero también única como todas, no puedo cambiarla, pero espero que mi aporte sea de gran utilidad para aquellos que quieren y sienten la identidad de un ser humano, que por lo demás es tan propia y digna para ser respetada para cada uno de los Estados en los procesos de adopción, donde no se considera una gestión adecuada. Es importante y muy delicado porque si se comete un error, podría cambiar toda la construcción de vida de un ser humano.

Esta lucha que continúo, no solo busca justicia, sino el respeto por la identidad de un ser humano.

Yo sabía en mi interior, que de alguna manera iba a encontrar mi identidad, y para eso; siempre pensaba en positivo para buscar mi origen. Una infinidad de ideas pasaron y rondaron mi cabeza, mientras transitaba de niña a mujer-

Daré un salto a 1982 para irnos ligeramente al 2010

Durante el tiempo de ir y venir con Roberto, mi vida fue un infierno. Con momentos de falsa alegría y desesperada, ingrese a estudiar en el liceo nuevo y experimental de ese tiempo, el Liceo Domingo Santa María en Arica. Vivía a escondidas de mi realidad y golpeada violentamente por Roberto. En ocasiones se le escapaba de las manos su ira hacia mí. -gracias a Dios que sigo viva para contarlo-

Yo no podía más, le pedía a mamá Berta que me sacara de ahí, que me estaba muriendo, me dolía todo el cuerpo, los golpes me dejaban por semanas adolorida, mientras yo en silencio, tapando todo y sonriendo. No sé qué le pasaba a Roberto, cada vez se descontrolaba más. Yo, ya no sabía que ni quien era; si mi hermano, mi papá o el roba niños. Yo sufría una confusión horrenda. Cada vez que llegaba él, yo solo quería irme de ahí, era como regresar a la misma película. -golpes y humillación-

Regresando a Antofagasta ingresé al Liceo de Niñas, tuve muchas amigas, todas ellas muy cariñosas. En esos dos liceos también representé a la belleza de nuestro curso. -la cual me fue difícil disfrutar-

Mama Berta cada año estaba más cansada y viejita, -los años se le iban-. Mi primer trabajo de sobornos y negrería, en el que no duraría más de tres meses. Luego pasaron cosas muy escalofriantes. Sin más, tomé la decisión de emanciparme por mi cuenta, fueron momentos de plena oscuridad. No sabía qué hacer, a donde ir ni con quien hablar.

Me enteré un 18 septiembre, mientras vendía artesanías en el estadio de Antofagasta, que mi mejor amiga había partido. Ese día vi el cielo más oscuro, no podía aceptar que otra persona a la cual quería mucho, se me iba para no verla más. -Sally como te extraño y recuerdo-

Sobreviví dolorosamente un tiempo junto a mi pena, aquella que me pisaba los talones todo el tiempo. Finalmente, no pude tras el cansancio y la soledad. Unos amigos muy queridos Los Maureria. Ellos me ayudaron a regresar a Arica con Roberto, nuevamente no hubo respuesta ni apoyo por su parte.

-Tropecé con muchos obstáculos, pero me di el impulso y retome mis estudios con muchos vacíos y sin apoyo-

Al tiempo formé mi primera familia, también invité a mi mama Berta a visitar concepción donde vivíamos con mi familia. Esta ocasión fue la última vez que la abracé. -ella parecía una niña diciéndome que no quería volver con Roberto-

Mi mama Berta falleció al poco tiempo en Arica, quedó enterrada en San Miguel de Azapa. -Fue doloroso como Roberto me ignoró por completo con el deceso mi mamá Berta-

Fuera de Chile, me costo salir adelante con mi vida, pero siempre traté de ver aquello que me ayudaría a sobrellevar todo mi dolor y las confusiones que vivía. Continué buscando los registros de mi identidad, ya con familia, empecé a experimentar muchas cosas que yo quería, como: estudios, trabajos, becas, fondos de gobierno, trabajo voluntario y un sinfín de cosas, pero con el tiempo, fui decayendo.

Nunca deje de buscar a mi familia de origen, sabía que podía encontrar algo, estaba muy devastada por todos los años sin lograr nada. De este modo inicie mis escritos, cuyo contenido está en el primer capítulo de esta historia [1], donde gracias a ese investigador yo avancé en mi vida, para luego encontrar parte de la verdad y pude saber que aún hay una hermana perdida. Entendí tantas cosas que tenía difusas, como en una nube sin poder disipar. Pensar que estos hechos sucedieron por estar en unas tomas comunistas, donde nos atrapó la dictadura militar y nos tragó a todos para no vernos más, sin embargo no dio del todo resultado ya que de uno u otro modo pude encontrar mis orígenes.

Corte de apelaciones de Antofagasta.

Después de tantos años, yo vine a formar algo que le llamo “Justicia al Silencio”, cuando le escribí a los mandatarios de gobiernos más de una vez, tuve respuesta, pero no compromiso, porque cada cosa que se facilitaba era abrir un candado y tener cuidado de no cerrarlo, en esta fase me di cuenta de aquello por el juez a cargo de Asuntos Interiores de la Corte de Apelaciones de Antofagasta.

Juez Gibraltar me dio la razón, fue el que dictaminó y concluyo el caso con sus respectivas investigaciones, porque el caso no podía llegar a tribunales de justicia ni menos poner una querella en contra el Estado en las condiciones que estaba.

Llamaron a distintas personas, para aclarar la investigación, pero eran solo eran impulsos que se desvanecían con el tiempo. Y yo sin estar físicamente en Chile era más difícil.

Cuando acudí a la Corte Interamericana, obtuve una respuesta, pero había que esperar los fallos de la corte chilena, por lo que después de tantos años de lucha, decidí tomar un descanso.

-Hoy, estoy emocionada y agotada a la vez, en cualquier momento me levanto y avanzo, de eso estoy segura-

No dejaré esto así, me desordenaron mi vida y marcaron mi destino, el Estado en algún momento tendrá que dar su cara, ¿qué pasará y como actuará el Estado sobre este gran crimen que se cometió con tantos niños en Chile? Hasta ahora espero el resultado que parece no tener buen final. -Mientras tanto miro una sociedad con un arribismo que brota en el vino-.

Los temas importantes no logran mantenerse del todo, ya que nadie se atreve a opinar, no hay siquiera un preámbulo ante una opinión, ni menos el valor que se le debe al ser humano en condiciones como la pérdida de su identidad.

 

Continuará – “Crónicas del abandono – Final – Cap.07”

Personas Rol
Ojos Marrones Autor
Cristian Vásquez Diaz Editor 
@PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube