Autoridades auspician verano con pan y circo

Rememoramos al poeta romano Juvenal del Siglo I con la Sátira; Aquella que narraba como los emperadores de época regalaban entradas y víveres para ver los juegos del coliseo, manteniendo al pueblo distraído de todo proceder político.

Rememoramos al poeta romano Juvenal del Siglo I con la Sátira; Aquella que narraba como los emperadores de época regalaban entradas y víveres para ver los juegos del coliseo, manteniendo al pueblo distraído de todo proceder político.

Rememoramos al poeta romano Juvenal del Siglo I con la Sátira; Aquella que narraba como los emperadores de época regalaban entradas y víveres para ver los juegos del coliseo, manteniendo al pueblo distraído de todo proceder político.

Una estrategia de siglos atrás, donde lejos de ser guardada en el baúl de los recuerdos, se ha mantenido en la caja de las herramientas, táctica al día de hoy vigente, algo así como lección aprendida con el objetivo de distraer al pueblo de los problemas contingentes y de interés ciudadano.

Luego del termino de un año agotador, las merecidas vacaciones para algunos y más de lo mismo para otros, viene el cierre de un año político ajetreado que termina tras la evidencia de políticos involucrados en compromisos con el empresariado, el poder económico y el descrédito político de sectores partidistas.

Mientras que en el congreso, y sus mayorías políticas no involucradas aprovechan el aventón para el cierre de proyectos y reformas comprometidas con una casta política alicaída y la totalidad de los congresistas con un pie en el parlamento y el otro en las puertas de sus vacaciones.

Dentro de este rango de cierre de año, los ciudadanos en su mayoría comienzan sus vacaciones planificadas en algunos casos y otros a la suerte de lo que esté más cerca, para marcar la diferencia entre trabajo y descanso.

El comienzo de las vacaciones es por cierto una gran oportunidad para que los municipios comandados por el alcalde de turno, hagan uso de su ingenio para ganar adeptos, yendo en busca de la diversión facilona para el más desposeído, auspiciándolo con piletas, escenarios y baile, anteponiendo un discurso de cultura y apoyo a las familias que integran la comuna, para que se diviertan y tengan unas buenas vacaciones gracias al municipio.

Algunos concejales hacen uso legal de las capacitaciones de verano auspiciadas por la municipalidad, dinero de cada uno de los ciudadanos de la comuna, donde la exigencia para fundamentar el viaje es solo un informe que justifique lo aprendido para ser aplicado en la comuna, “viajes al extranjero, para que los concejales de la municipalidad aprendan como hacer mejor su trabajo y traer nuevas experiencias a sus comunas”. Está de más decir que la regulación sobre los conocimientos aprendidos es inexistente, por tanto es una manera donde un montón de concejales aprovechan haciendo alarde del Chileno Pilluelo para darse unas buenas vacaciones gratis, producto del voto sincero de los integrantes de la comuna.

Probablemente algunos efectivamente han podido llevar a cabo lo aprendido, pero seamos sinceros y dejarse de bobadas, si no hacen lo adecuado con lo que tienen a mano, es poco probable que aprendan en el extranjero nuevas ideas salvadoras para llevar a cabo lo que no han hecho sin ellas.

Mientras tanto, el gobierno aprovechará la pasada junto al ministerio de cultura, el ritmo de la música popular a mano, haciendo un tour por todas las regiones del país, discursando la amabilidad y la preocupación del gobierno para pasar unas vacaciones entretenidas, con escenarios en la playita para bailar a base de ritmos populares que ni las mismas autoridades han escuchado antes, (en tanto en el congreso se ajustan y se juegan las últimas votaciones), en paralelo, los ciudadanos casi drogados adictos al circo político, siguen recibiendo la hostia como creyentes en misa.

Si bien, para algunos ciudadanos la diversión del circo se entiende, no es mal recibida ya que en algunos casos es la oportunidad para olvidar temporalmente las pocas posibilidades que tienen para elegir sus vacaciones.

Hay que tomar en cuenta que el Estado debe hacerse cargo económicamente del desarrollo social, para que los ciudadanos puedan satisfacerse así mismos bajo sus propios intereses y no que las decisiones o posibilidades de divertirse en verano sean auspiciadas por el gobierno de turno,  más encima a sabiendas que el desvió y distracción que producen a través de placebos son presentados al pueblo como si luego hubiese que agradecer las migajas de pan.

El Estado debe encargarse de que la economía y los presupuestos sociales para este tipo de eventos sean innecesarios, ya que el correcto financiamiento de proyectos sociales supondría al ciudadano para que posea los recursos necesarios para cubrir sus propios intereses veraniegos para no depender de auspicios temporales.

Inclusive, pensando que los gastos finalmente son proporcionados por los mismos ciudadanos, es como si los dineros que uno ahorra los gaste otro y de pasada intente convencerme de las diversiones que no me interesan pero tampoco puedo rechazar por mi poco acceso. En la práctica, que otros tomen las decisiones por uno, dando la comida en la boca dejando las manos y los pensamientos inservibles.

Pensar en la utonomía es indispensable, para que en las personas con menos recursos puedan elegir donde veranear y no conformarse con las apertura de los grifos y las piletas de plaza, sino conocer su propio país si les interesa, si no desean hacerlo bien, pero que puedan elegir. Por cierto, para que la supuesta clase media no termine hipotecándose todos los años su trabajo o optando por quedarse en casa por no tener los recursos adecuados.

A la larga, el populismo finalmente impacta en el aumento del descrédito político, porque el pan no lo puede proporcionar siempre el Estado, hay que comerlo todos los días y por lo tanto el presupuesto no alcanza. Por tanto el Estado debe hacer su tarea, y los gobiernos deben ejecutar su planificación de forma solidaria para la realización de proyectos sociales y políticas públicas adecuadas que permitan el desarrollo de cada ciudadano y por ende su futuro, para que a través de su autonomía el ciudadano pueda elegir y no optar por una esclavitud solapada recibiendo pan y circo como limosnas, para que sus vacaciones de verano se conviertan en un producto de sus mismos impuestos manipulados desligando la mirada de la realidad.

 

Personas Referencias
Equipo Revista Piojo.cl Revisión: Equipo Revista Piojo.cl
Cristian Vásquez Diaz Edición @PiojoChile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista Piojo.cl

Acerca de…

Revista PiojoChile está compuesta por una red de colaboradores con opinión, orientada a generar Conciencia Social a través de escritos urbanos.


Sitio Principal Piojo.cl
Twitter @PiojoChile
Pagina Facebook
Grupo en Facebook
Pagina en Google+
Canal de Youtube